• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Tras la tregua en Gaza, israelíes y palestinos no confían en la paz

8:34 | Los habitantes de las inmediaciones de la franja no tienen muchas esperanzas de que el alto el fuego, que se inició hoy, dure bastante

Sderot / Gaza / Tel Aviv (DPA).- La palestina Salwa Abu Raja y el israelí Noam Bedein están totalmente de acuerdo en lo que respecta al alto el fuego: mejor no apostar por una larga duración.

"El alto el fuego se romperá en dos semanas, lo mismo que los anteriores", pronostica la palestina de 29 años en Gaza. "Somos optimistas pero sólo esperamos que la tranquilidad dure al menos un par de días", dijo Bedein en la ciudad israelí fronteriza de Sderot.

Y mientras los ciudadanos especialmente afectados por la violencia respiran un poco aliviados, en Israel continúan las refriegas verbales entre defensores y opositores del alto el fuego. Se habla de un "rastrero paseo de Canosa" (una petición humillante) "calma ficticia" o de "capitulación de Israel ante Hamas".

Desde la mañana de hoy a las 06:00 horas (03:00 GMT), en la franja de Gaza y en las ciudades fronterizas israelíes callan las armas. "Todos en Sderot recuerdan aún el último alto el fuego del 21 de noviembre del 2006, que duró hasta el 15 de mayo del 2007. Durante ese tiempo se dispararon 315 cohetes contra Israel", cuenta Bedein.

"Las familias no vuelven aún a la vieja rutina. Siguen durmiendo juntos en el salón y no en sus camas de los pisos superiores". Al otro lado de las verjas fronterizas, el profesor palestino Chader Mohammed cuenta que "los israelíes solo aceptaron el alto el fuego forzosamente porque tenían una crisis de Gobierno. No confío en la tranquilidad, solo confío en Alá".

Pese al escepticismo de ambas partes, tanto la cúpula israelí como Hamas venden el alto el fuego como un éxito propio. "El acuerdo es una victoria de los palestinos", aseguró el portavoz de Hamas, Sami Abu Suhri.

"Es un período necesario para aliviar el sufrimiento de nuestra gente. No es ningún regalo a los ocupadores", hizo saber el brazo militar de Hamas, al mismo tiempo que apelaban a Occidente a levantar el boicot a Hamas y reconocer finalmente su victoria en las elecciones de enero del 2006.

No fue Israel, sino Hamas, quien pidió el alto el fuego, afirmó por su parte el primer ministro israelí, Ehud Olmert. "Israel es consciente de que la tregua probablemente será frágil y durará poco, pero creemos que hay que agotar todas las posibilidades para una solución pacífica del problema en Gaza", consideró Olmert.

Según informaciones del diario "Jediot Achronot", la coalición de Gobierno Israelí se encuentra profundamente dividida entre defensores y críticos del alto el fuego. Con una abstención, 16 ministros están a favor y ocho en contra. El hecho de que en Israel comenzara ya hace tiempo una campaña no oficial contribuye también a agudizar los comentarios.

El ministro de Transporte, Shaul Mofas, habla de una "capitulación de Israel ante Hamas" que ahora tendrá la posibilidad de ganar fuerza y mejorar técnicamente sus cohetes. El vicejefe de gobierno, Chaim Ramon, consideró la tregua una "victoria del Islam radical", que ganó recientemente en forma del proiraní Hezbolá en Líbano y ahora lo hace en Gaza.

Allí los palestinos apenas pueden esperar al domingo. Si hasta entonces se respeta la tregua, Israel relajará por primera vez el bloqueo a la Franja de Gaza. Los alrededor de 1,4 millones de palestinos recibirían entonces, tras meses de privación, grandes cantidades de alimentos, ropa, materiales de construcción, bienes de consumo y combustible.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com