• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

El presidente Alan García tiene pendientes varias promesas de hace un año

9:57 | La transferencia de proyectos de Foncodes a regiones aún no se concreta. Hasta el momento, el Pacto Social por un empleo digno tampoco ha despegado

Faltan solo dos días para el tradicional mensaje presidencial de Fiestas Patrias que el jefe del Estado, Alan García, brindará en el Congreso de la República. Sin embargo, el mandatario aún tiene pendientes algunos ofrecimientos del pasado 28 de julio.

Con respecto a la descentralización, García manifestó el año pasado que el Fondo Nacional de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes) iba a transferir a los gobiernos locales sus proyectos de infraestructura; no obstante, según el titular del gobierno regional de Junín, Vladimiro Huaroc, "estos proyectos aún siguen en poder del Gobierno Nacional y, al día de hoy, solo unos pocos están en proceso de transferencia".

Asimismo, García dijo que las acciones de las empresas de distribución regional de electricidad se entregarían a las regiones; sin embargo, Huaroc afirma que en Junín esto no ha sucedido, ya que "la empresa Electrocentro aún está bajo la potestad del Poder Ejecutivo".

El Ceplan no despejó
En su discurso también señaló que a fin de superar la departamentalización se iba a constituir el Centro Estratégico de Planeamiento (Ceplan). Lamentablemente, esto tampoco ha ocurrido, y nuevamente Junín, por iniciativa propia, y con el apoyo de la cooperación internacional, impulsa la creación de un Ceplan regional.

El objetivo fundamental de la acción del Gobierno iba a ser la lucha contra la pobreza --se dijo--, pero para el antropólogo y sociólogo Carlos Eduardo Aramburú, "aunque las estadísticas muestran que la pobreza ha disminuido significativamente (5% en los últimos 14 meses), esta disminución se debe más al mercado y al sector privado que a las políticas sociales del Gobierno".

Pero Aramburú no se queda en la crítica y reconoce que la reducción de los programas sociales de 86 a 26 y la lucha contra la desnutrición infantil crónica a través del programa Crecer "son dos aspectos positivos que el Poder Ejecutivo sí se ha molestado en cumplir".

Por último, sostuvo que el Gobierno debe concentrar sus esfuerzos en una política social que se inmiscuya más con la economía. ¿Cómo? "Con el desarrollo de capacidades, sobre todo en los jóvenes rurales, y la creación de oportunidades económicas".

Un pacto fallido
En relación al trabajo, García propuso la formación de un Pacto Social que procure un empleo decente a nivel de salarios, de jornada laboral y de derechos a la seguridad social y jubilación.

La iniciativa fue coordinada por el jefe del Gabinete, Jorge del Castillo, junto con el Ministerio de Trabajo, empleadores y trabajadores, y se designó al constitucionalista Víctor García Toma como director de ese pacto. Sin embargo, solo pasaron siete meses para que este último afirmara que "el pacto social ya fue".

Sobre este tema también habló en su momento el presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Jaime Cáceres Sayán. Afirmó que el Pacto Social iba a ser algo muy positivo, ya que serviría como un espacio para el intercambio de ideas laborales. Lamentablemente, hoy le cuesta recordar en qué quedó dicha propuesta presidencial.

"¿Cómo fue el tema? Lo que pasó fue que se dijo que el Pacto Social estaba representado en el Acuerdo Nacional, así que se consideró absurdo crear otra entidad para tratar los mismos asuntos. Todos los sindicatos, los trabajadores, los políticos y fuerzas vivas miembros del Acuerdo Nacional acordaron esto", señaló ayer al ser consultado por este Diario.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com