• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Eugenio Figueredo: 'Si yo fuera Burga ya habría renunciado'

9:59 | El vicepresidente de la Conmebol y ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, asegura que no soportaría la presión de presidir la FPF

Por Mario Fernández

Es el brazo derecho de Nicolás Leoz. O si prefiere una de las cabezas pensantes de la Conmebol. Se llama Eugenio Figueredo, es uruguayo y años atrás tuvo que abandonar la presidencia de la federación de su país por presiones políticas. ¿Su caso puede compararse con el de Manuel Burga, atacado por casi todos los hinchas y repudiado por casi todos los sectores políticos? Él prefiere no hacer ningún tipo de paralelo, pero aclara que si hubiera estado en el lugar del titular de la federación peruana, hace buen tiempo que habría dejado el sillón principal de la Videna. Esta semana Figueredo fue noticia porque dijo que si el IPD no podía garantizar los estadios para el Sudamericano de enero, Perú podría perder la sede. Ayer se marchó de Lima ("espero que el problema se solucione", deseó), pero antes habló con Deporte Total.

Usted estuvo nueve años como presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y la presión lo sacó del cargo, ¿no es eso cierto?
Un momento. Sí fueron nueve años, pero fue cuando salió elegido un nuevo gobierno en mi país (del actual mandatario Tabaré Vásquez) en que se produce mi salida.

¿No fueron acaso las declaraciones de un ministro (de Turismo y Deporte, Héctor Lescano) las que precipitaron esa salida?
Mire, había ingresado un gobierno socialista (el de Vásquez) y apenas apareció una puntita (hace un gesto con los dedos) en el seno de la Asociación Uruguaya de Fútbol me rajé. No estaba para otras cosas. Sabía por dónde iba todo. Ojo que tenía mayoría entre los representantes de los clubes, pero entendí también que era el momento de hacer cambios.

¿Y la afición no presionó para que se fuera?
Quiero expresar que la opinión publicada en medios periodísticos no es la opinión pública.

Eugenio, si usted se fue y no postuló a otro período ni bien un ministro le sugirió que no era conveniente hacerlo, ¿cómo explica que Manuel Burga siga acá en el cargo, pese a que más del 90% no lo quiere?
Bueno, lo mío es lo mío. Respecto de Manuel, es un tipo que, como abogado que es, se maneja bajo jurisprudencia. Él fue elegido democráticamente en elecciones en las que yo estuve presente. Hubo gente del IPD y la votación fue correcta. Nadie impugnó nada. Es un hombre honrado, de una gran formación profesional.

¿Si Figueredo fuera Burga, se hubiera mantenido en el cargo?
¡Ah no! No hubiera soportado tanta presión. Está la familia primero y, bueno, todo tiene su límite.

Pero Burga sigue...
Depende de la persona. Burga, para expresarme mejor, es el tipo de gente que por más que lo pinchen no se va a ir. Otros ni bien sienten un pinchazo se desmayan y se van. Burga no es así. Le aseguro que va a continuar en su cargo. Está bien elegido porque así lo aceptó la Asamblea de Bases y se confirmó en las elecciones.

Oiga Eugenio, usted es vicepresidente en la Conmebol. La vida tiene sus ciclos y en algún momento Nicolás Leoz dejará de ser su presidente, ¿asumiría usted su puesto? ¿Quién lo haría?
Mire, Leoz anda en los 80 años, está saludable, fuerte y si se va él, nos vamos todos. Yo llego a un aeropuerto y puedo conectarme telefónicamente con 40 personajes porque me conocen. Se va Julio Grondona de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), ¿quién cree que lo reemplazaría? Dígame un solo nombre.

CANCHAS SINTÉTICAS Y EL CHIP
¿Qué opinión le merecen las canchas sintéticas?
Las canchas sintéticas al cabo de diez años de ser instaladas en diversos escenarios del mundo han sido un fracaso, aun cuando se siguen jugando en ellas.

Sin embargo, la FIFA hizo un ensayo y Perú fue una especie de conejillo de Indias aceptando instalar canchas de ese tipo para el Mundial Sub 17.
Efectivamente. Pero no dieron los resultados esperados, hay que ser justo en reconocerlo.

¿Por qué tan rotundo en su expresión?
Porque basta preguntárselo a los jugadores que son los que se movilizan en esas canchas para conocer si están de acuerdo. Nadie las quiere.

¿Y entonces para qué servirían?
Para correr un rato por ellas, jugar en forma recreativa, pero nunca para partidos de alta competencia.

¿Si usted fuera Arturo Woodman, qué haría con la cancha sintética del Estadio Nacional?
La cambiaría mañana mismo. Simplemente no se puede jugar en ella.

¿Y qué hacemos los peruanos con las canchas que se han instalado en estadios como los de Piura, Chiclayo, Trujillo e Iquitos?
(Figueredo se mantiene en silencio y se encoge de hombros).

¿No cree que hemos terminado pagando pato, como decimos los peruanos?
Reconozco que esas canchas no dieron resultados.

Como tampoco dieron fuego las pelotas con chips para que los árbitros se percataran de que la pelota ingresaba al arco..
Tampoco sirvieron. Si hasta cuando salía fuera (la pelota) sonaba el chip. Imagínate.

ASÍ SOY YO
Eugenio Figueredo. Directivo Conmebol
Cargos: Ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, actual vicepresidente de la Conmebol.
Lo imperdible: Dirigió dos períodos a la asociación, pero se marchó tras críticas del ministro uruguayo.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas