• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Volcadura de ómnibus con jugadores de segunda división fue un asesinato

19:00 | Policía de Cajamarca confirmó que el hecho fue planificado por unos empresarios de transporte para sacarse del camino a unos competidores

(DPA/elcomercio.com.pe).- Un supuesto accidente de tránsito derivado de un intento de asalto, en el que murieron ocho personas hace un mes en Perú, entre ellas dos futbolistas de jugaban la Copa Perú, fue en realidad un asesinato planificado por José Melquiades Marín e Higinio Caman, dueños de la empresa de transporte Gran Pajatén, que buscaban sacar del camino a una empresa competidora, Calconga, propiedad de los hermanos Jorge y Miguel Ángel Villar.

Portavoces policiales confirmaron hoy que las investigaciones y las contradicciones del chofer Johnny Álvarez permitieron confirmar que la caída del autobús a un abismo fue deliberada y tenía por objeto causarles la muerte a los hermanos Villar, quienes, en efecto, fallecieron en el accidente.

El director de la decimocuarta Dirección Territorial de la Policía (Dirtepol), General PNP Elmer Zelada Cancino, le confirmó al corresponsal de El Comercio, José Luis Gonzales, que Johnny Álvarez, José Melquiades Marín e Higinio Caman han sido acusados de homicidio calificado, y que en estos momentos los tres se encuentran no habidos. El caso ya se encuentra en el Poder Judicial de Cajamarca.

Testimonio delatador
Johnny Álvarez dijo que poco antes de llegar a la ciudad de Celendín procedente de Tarapoto, a donde había ido a llevar al equipo San Cayetano para un partido de la Copa Perú, su ómnibus fue detenido por asaltantes que lo obligaron a bajarse. Él obedeció, pero por el susto olvidó enganchar el vehículo, que rodó al precipicio.

No obstante, la Policía no halló huellas de las enormes piedras con que los asaltantes supuestamente obstaculizaron el camino, a lo que se sumaba lo extraño de que ningún otro ocupante del autobús hubiese visto a los ladrones.

En ese marco, el chofer reconoció haber sido contratado por los dueños de la empresa Gran Pajatén, que competía por el transporte en Celendín con Calconga.

En el hecho murieron, además los futbolistas del San Cayetano Robin Medina y Lenin Chávez, dos miembros del cuerpo técnico del equipo, un ex alcalde de Celendín y un periodista de radio de esa ciudad que había ido a Tarapoto para la cobertura del partido. Varias otras personas sobrevivieron, aunque con heridas.

Al parecer, las posiciones que solían ocupar los Villar en el ómnibus hacían poco probable que pudieran sobrevivir a una caída de esas características. El chofer está ahora bajo detención, mientras que los presuntos autores intelectuales pasaron a la clandestinidad en cuanto empezaron a aclararse los hechos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com