• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Muchos países están al borde de la bancarrota al no poder obtener créditos

9:07 | Conozca a las principales víctimas de la crisis financiera mundial. Una abultada deuda externa y la falta de liquidez para importar productos son otras de las razones 

Hamburgo (dpa).- Ante una bancarrota, el gobierno de un país no puede atender sus deudas, debiendo interrumpir los pagos. En ese caso, los acreedores pierden el dinero prestado más los intereses. Islandia, Hungría, Ucrania y Pakistán, entre otros, corren peligro de tener que declararse en bancarrota. Un problema es que debido a la falta de confianza es virtualmente imposible obtener créditos en el exterior.

Las razones de ello son diversas: mientras en Islandia el sector financiero en relación al resto de la economía ha crecido en forma excesiva, Hungría tiene una abultada deuda externa que está imposibilitando en grado creciente atender los compromisos internacionales y obtener créditos frescos. Buena parte de la población vivió en Hungría por encima de sus posibilidades, lo que complica más aún el problema. Pakistán virtualmente carece de divisas para pagar por sus importaciones, con la consecuencia de que los precios del petróleo y los alimentos se han encarecido drásticamente.

ISLANDIA: El país está esperando los créditos ya aprobados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y algunos países para impedir su colapso. Los tres bancos en problemas que debieron ser estatizados, Kaupthing, Landsbanki y Glitnir, crecieron de forma desproporcionada debido a sus actividades en el exterior. Este pequeño país con una población de 320.000 habitantes no está en condiciones de salvar, por la vía de su recaudación impositiva, a los bancos ahora en manos del Estado. La deuda bancaria está asfixiando a toda la economía.

Los créditos se han vuelto virtualmente impagables ante la amenaza real de que el país se declare oficialmente en bancarrota. Los intereses por sobregiro de una cuenta corriente se sitúan actualmente en 25 por ciento. Los créditos se encarecen porque el Banco Central, por presión del FMI, debió subir los intereses en un seis a un 18 por ciento. Esta medida pretende respaldar a la divisa local, la corona, que ha perdido en el curso de un añom hasta las tres cuartas partes de su valor frente al euro. La situación continúa siendo extremadamente riesgosa. "Mucha gente perderá mucho dinero", dijo el primer ministro Geir Haarde.

HUNGRÍA: Hungía es por ahora el único miembro de la Unión Europea seriamente amenazado de declararse en suspensión de pagos. El FMI, el Banco Mundial (BM), y la Unión Europea (UE) salieron en socorro del país a finales de octubre y salieron en ayuda de las finanzas del país con un crédito por 20 mil millones de euros, después de que los mercados de dinero quedaran virtualmente paralizados tras la crisis financiera. Hungría es un país particularmente vulnerable debido a su elevada deuda externa. El primer ministro Ferenc Gyurcsany dijo que Hungría se encontró al borde del colapso financiero.

UCRANIA: Este país obtuvo un crédito por 13.400 millones de dólares del FMI, con la finalidad de estabilizar su situación financiera. Políticamente inestable, Ucrania cuenta actualmente con tan solo 34.300 millones de dólares en reservas. "Los fondos del FMI buscan dar un efecto psicológico", dijo el experto en asuntos económicos de Kiew Igor Burakowski. La primera ministra ucraniana Julia Timoschenko desea utilizar estos fondos frescos del FMI para respaldar a los bancos nacionales.

PAKISTÁN: Pakistán, una potencia atómica, es el país fuera de Europa actualmente más amenazado de caer en bancarrota. El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier pidió a la comunidad internacional que asista a este país a resolver sus problemas financieros. El FMI debe conceder un "crédito adecuado", dijo Steinmeier a finales de octubre en Islamabad. Pakistán requiere unos 15 mil millones de dólares.

ARGENTINA: El país sudamericano no es un caso actual, aunque ha sido el último estado en declararse en suspensión de pagos antes de estallar la crisis financiera, a finales de 2001. Después de que el FMI negara a la nación latinoamericana un crédito multimillonario, los inversores comenzaron a sacar masivamente sus ahorros y depósitos del país. La paridad de 1:1 entre el peso y el dólar complicó aún más la situación. Cuando los ciudadanos con ahorros en dólares comenzaron a retirar sus divisas, el gobierno aplicó el freno de emergencia y dispuso una serie de restricciones para la extracción de dinero en afectivo.

Manifestantes intentaron tomar a los bancos por asalto, el gobierno renunció y el Estado se encontraba en estado de virtual bancarrota. El peso fue devaluado para luego oscilar en torno de los 3,50 pesos por dólar. Los ciudadanos perdieron mucho dinero al levantarse la paridad. Debido a la falta de confianza de los organismos internacionales en el país, Argentina no está recibiendo fondos frescos. Recientemente, la presidenta argentina Cristina Kirchner anunció la estatización de los fondos privados de pensiones, aparentemente para evitar una nueva bancarrota del país según piensan los opositores al gobierno, porque Argentina tiene virtualmente vedado el acceso a los mercados internacionales de capital desde 2002.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com