• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Kósovo se enfrenta por primera vez a Occidente tras su independencia

11:24 | La ex república serbia se niega a aceptar un plan de las Naciones Unidas que busca redefinir la presencia internacional en el país

Pristina (EFE).- Kósovo se enfrenta estos días por primera vez a las potencias occidentales que hicieron posible su proclamación unilateral de independencia al resistirse a aceptar un plan de la ONU para redefinir la presencia internacional en esa ex república serbia.

La Unión Europea (UE) y la ONU negocian desde junio con Belgrado las condiciones para el envío de una misión civil europea (Eulex) a Kósovo y una reducción gradual de la presencia de Naciones Unidas en ese territorio, habitado en su gran mayoría por albano-kosovares.

El nuevo gobierno proeuropeo en Serbia no quiere poner en peligro sus ambiciones comunitarias con un bloqueo contra Eulex, y busca mantener -aunque sea formalmente- la soberanía sobre Kósovo.

Por eso, ha reiterado que aceptará la misión de Eulex en las partes serbias de Kósovo si se mantiene neutral en cuanto al estatus y si se basa en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU, que considera el territorio en disputa formalmente como parte de Serbia.

Un plan de seis puntos, elaborado por la ONU y aceptado por Serbia, propone entre otros asuntos que la policía serbio-kosovar responda no a la Eulex, sino a la administración de Naciones Unidas en Kósovo (UNMIK), al igual que la aduana y los tribunales.

Esto es rechazado por la cúpula albano-kosovar, liderada por el primer ministro, Hashim Thaci, y el presidente, Fatmir Sejdiu, al considerar que viola su soberanía, ya que crearía dos administraciones paralelas.

"Los seis puntos fueron, son y serán inaceptables", manifestó Thaci el jueves tras una reunión en Pristina con representantes del grupo de contacto para Kósovo, compuesto por EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia e Italia.

Según el este ex líder guerrillero, varios elementos del plan de la ONU no son aceptables porque incumplen la Constitución kosovar y ponen en peligro la soberanía del país.

Los albano-kosovares insisten en aplicar el plan del ex mediador internacional Martti Ahtisaari, que prevé una soberanía tutelada para Kósovo, algo que rechaza Belgrado.

Una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Kósovo, prevista para el martes de esta semana, fue cancelada ante la resistencia kosovar.

Por ahora, no hay nueva fecha para la presentación y el debate de las propuestas de Naciones Unidas sobre el futuro de Kósovo.

El presidente serbio, Boris Tadic, dijo el viernes que Belgrado no aceptará cambiar el plan y expresó su esperanza de que la comunidad internacional pueda convencer a Pristina para que acepte una solución.

El analista Ylber Hysa estimó en declaraciones a Efe en Pristina que el insólito rechazo kosovar, en contra del deseo de sus aliados occidentales, podría "tener consecuencias" para Kósovo.

Significaría "no enviar al norte (serbio) de Kósovo instituciones europeas que podrían garantizar la integridad territorial del país", aseguró Hysa.

Por su parte, Shpend Ahmeti, otro analista kosovar, recordó que Pristina "accedió a muchos compromisos durante las negociaciones (con Serbia) sobre el estatuto final".

"Por eso, más compromisos pondrían poner en peligro el funcionamiento del sistema", dijo a Efe.

Lo que está claro es que sea cual sea el plan aceptado finalmente por Pristina, los más radicales en Kósovo lo van a rechazar.

Albin Kurti, el líder del grupo extremista "Vetëvendosja" (Autodeterminación), ha anunciado ya que organizará manifestaciones contra la ONU y la presencia internacional en Kósovo.

"El pueblo kosovar debe despertarse y ver que existe el peligro de que se repita la historia cuando la autonomía de Kosovo fue abolida (por Belgrado) hace 20 años", señaló Kurti.

La fragilidad de la situación quedó en evidencia cuando el viernes pasado, varios desconocidos lanzaron un artefacto explosivo contra la oficina del futuro responsable de la Eulex, el holandés Pieter Feith.

Nadie resultó herido, pero tanto Thaci como Sejdiu convocaron inmediatamente una rueda de prensa para condenar el ataque.

La independencia de Kósovo, proclamada de forma unilateral en febrero pasado, ha sido reconocida hasta ahora por 52 países, entre ellos Estados Unidos y 22 de los 27 países miembros de la UE.

La Eulex estará compuesta por unos 2.000 expertos, jueces y policías, cuya misión será ayudar y vigilar la construcción de un Estado de derecho.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com