• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Luis Horna y Pablo Cuevas cayeron en la semifinal del Másters de Shangái

9:10 | El serbio Nenad Zimonjic y el canadiense Daniel Nestor se vengaron de la dupla peruana-uruguaya que los derrotó en la final del Roland Garros

Shangái (dpa) - El peruano Luis Horna y el uruguayo Pablo Cuevas se despidieron hoy del Másters de tenis de Shangái al sufrir en semifinales una severa derrota ante el serbio Nenad Zimonjic y el canadiense Daniel Nestor en solo 46 minutos por 6-1 y 6-3.

Zimonjic y Nestor estaban dispuestos a vengarse de la final perdida en Roland Garros ante los mismos oponentes. Y lo lograron. Las condiciones de Shangái eran muy diferentes y la dupla sudamericana no tardó en darse cuenta.

En solo 18 minutos el zurdo canadiense y el diestro serbio ya habían ganado el primer set por 6-1 gracias a dos quiebres sobre el servicio de Cuevas.

"Fue una historia repetida. Fue el partido que se había dado en Roland Garros, pero al revés. Nada de lo nuestro les molestó y todo lo de ellos nos hizo estar incómodos. No pudimos devolver bien, nos devolvieron muy fácil. No hay mucho más de que hablar", dijo Cuevas, de 22 años.

Nestor y Zimonjic estuvieron brillantes en la red, con las muñecas firmes para frenar todos los potentes intentos de passing al cuerpo de Horna y Cuevas. El peruano no podía contenerlos arriba ni Cuevas en la línea de fondo.

La segunda mejor pareja del mundo se disparó enseguida 3-0. Un quiebre en blanco con servicio de Cuevas les dio el 5-1, y con el saque de Zimonjic se cerró la primera manga.

El serbio estaba brillante, tanto en la volea como en el drive, y de nuevo el servicio de Cuevas fue aprovechado por Zimonjic y Nestor para lograr el primer break en la segunda manga.

"Me quebraron tres veces. Devolvieron fácil y nosotros no tuvimos ninguna chance de quiebre. Se fueron arriba rápido en los dos sets", señaló Cuevas.

Intocables con su servicio, el objetivo del canadiense y el serbio era terminar rápido, pasar a la final y hacer sangre por la derrota en París. Hoy no había arcilla ni cielo abierto ni llovizna previa.

"No esperábamos ganar tan fácilmente. El Abierto de Francia fue en condiciones muy diferentes, en su superficie favorita, con lluvia. Hoy era todo más adecuado para nosotros", señaló Nestor.

La lluvia llegó en forma de tenis por la dupla que pelea por acabar el año como números uno del mundo.

La solidez de Horna en el saque no era suficiente. Tampoco los oponentes de los sudamericanos veían peligrar su servicio.

Cuevas defendió su saque por primera vez y su compañero Horna lo celebró con los brazos en alto, como si se tratara del pase a la final. Ante el dominio rival, al menos la dupla sudamericana, decimotercera del mundo, oponía humor.

Nada más se podía hacer contra Zimonjic, que sometió a Horna para ganarle su servicio en blanco, el set y el partido en la primera oportunidad: una volea -la enésima- del serbio.

"Zimonjic jugó a un gran nivel. Sólo queda felicitarlos. Cuando los rivales juegan así, hay que aplaudirles por el nivel que demostraron. Si ganan son los números uno del mundo, por algo están en esa posición", señaló Horna, de 28 años.

"Estuvieron muy sólidos en ambos lados, sacaron muy bien y jugaron un partido muy rápido", abundó el peruano.

Zimonjic no quiso hablar de venganza tras lo sucedido en París. "Para nosotros era más importante estar en la final y tener la oportunidad de luchar por el número uno", dijo el serbio.

Horna hizo un balance positivo de la semana y de la temporada junto a Cuevas. Pese a haber disputado sólo cuatro torneos son la primera pareja sudamericana en ganar un Grand Slam en la era Open y alcanzaron las semifinales del Masters.

"Nos vamos contentos con esta semana. Es muy bueno haber llegado a semis de un Masters. Es algo realmente bueno, nos vamos contentos con esta experiencia y por haber competido de la manera que lo hicimos", agregó Horna.

Al peruano le hubiera gustado estar en la final de la Copa Davis de la próxima semana entre Argentina y España en Mar del Plata. Un challenger en Lima le impedirá asistir a un evento para el que se ofreció incluso como "sparring".

Por su parte, Cuevas se operará del menisco de la rodilla izquierda en cuanto llegue a Buenos Aires, donde reside. Luego, llegarán las vacaciones para ambos y el momento de pensar qué hacer la próxima temporada.

"Ojalá por ahí podamos jugar unos pocos más de torneos juntos", deseó Cuevas. "La prioridad ahora son las vacaciones", señaló Horna, que se debate entre dar más prioridad a su carrera individual o intensificar la de dobles que tanta satisfacción le ha dado en 2008.

Los rivales de Nestor y Zimonjic por el título del Masters y por el número uno del mundo al cierre del año serán mañana los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan, primeros del ranking y que vencieron a los polacos Mariusz Fyrstenberg y Marcin Matkowski por 6-4 y 6-4 en 1:08 minutos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas