• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Cien años de Libertad Lamarque

11:09 | Un día como hoy, hace un siglo, nació en Rosario, Argentina, Libertad Lamarque

Por Daniel Roca Alcázar

Libertad Lamarque tuvo la carrera más larga y exitosa que se recuerde en la historia del espectáculo. Debutó en 1924 en el Teatro Nacional de Buenos Aires y actuó en México hasta el 2000. Como actriz cultivó un cine de tipo familiar y nos dejó su imagen a través de 65 películas taquilleras como "Ayúdame a vivir" (1936), "Puerta cerrada", "Cuando me vaya" (1954) y "Bodas de oro". De gran versatilidad, triunfó en operetas ("La viuda alegre", "Tres valses") y en comedias musicales ("Hello, Dolly!", "Aplausos").

Como cantante, el bellísimo registro de su voz inundó de tangos y canciones populares todos los cielos de América y en 1931 fue coronada Reina del Tango en el Teatro Colón de Buenos Aires. Vendió unos ochenta millones de discos, el primero fue "Chilenito" (1926) y el último "El día que me quieras" (1997). Fue la única estrella del mundo de la canción que pasó de los discos de cera al láser. Dejó el legado de su voz maravillosa, a través de grabaciones inolvidables como "Caminito", "Madreselva" o "Besos brujos". Obtuvo muchos premios, condecoraciones y reconocimientos a lo largo de su dilatada trayectoria, y en ocasión de los festejos por los quinientos años del descubrimiento de América, recibió en Puerto Rico el título de Símbolo de América, en presencia del rey Juan Carlos de España.

Lamarque fue la estrella mejor pagada del espectáculo. Recibió 300.000 dólares por su actuación en el filme "Rosas blancas para mi hermana negra" (1970) y en su reaparición en el Madison Square Garden de Nueva York en 1979, ante 25 mil personas, ganó una cifra superior a la que recibió Julio Iglesias en ese mismo escenario.

Su vida personal se asemejó al argumento de muchas de sus películas: tragedias, lágrimas, desengaños. Matrimonios difíciles, un intento de suicidio, el rapto de su hija y un desencuentro con la poderosa Eva Perón que motivó su alejamiento de Argentina y la inclusión de su nombre en las listas negras durante diez años. Nada de eso empañó su triunfal carrera. De una fuerte personalidad, carismática y con una salud envidiable, se mantuvo siempre en primer plano y se adaptó a las nuevas corrientes sin abandonar su estilo ni traicionar a su público fiel que la colocó en un pedestal.

De belleza delicada, supo capitalizar con inteligencia el milagro de su permanente juventud. En los últimos tiempos tuvo una destacada labor televisiva y falleció en México el 12 de diciembre del 2000. Su última voluntad fue que sus cenizas se esparcieran en el océano para que la corriente las llevara por todas las costas de esta América que ella tanto amó y que tanto la amó.

Entre 1935 y 1982 cantó seis veces en nuestro país y obtuvo siempre el aplauso de todos. Fue una en un millón, una gran dama, una gran artista que trascendió su tiempo y que será siempre recordada con profunda admiración y respeto.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com