• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Árabes elogian al periodista que lanzó sus zapatos al presidente Bush

19:55 | Muntadhar al-Zeidi fue interrogado sobre si alguien le pagó para que lanzase los zapatos contra Bush durante una conferencia de prensa

Bagdad (AP) - El mundo árabe elogió el lunes a un reportero iraquí que le lanzó sus zapatos al presidente George W. Bush en señal de desprecio, al tiempo que miles de iraquíes salieron a las calles para exigir la libertad del periodista, a quien calificaron de héroe.

Muntadhar al-Zeidi, que el año pasado fue secuestrado por milicianos extremistas, estaba detenido por los servicios iraquíes de seguridad y fue interrogado sobre si alguien le pagó para que lanzase los zapatos contra Bush durante una conferencia de prensa la víspera en Bagdad, dijo un funcionario iraquí.

Además, se le realizaban exámenes para determinar la presencia de drogas o alcohol, y los zapatos estaban retenidos como evidencia, dijo el funcionario, que habló a condición de anonimato.

Mostrarle la suela de los zapatos a alguien en el mundo árabe es señal extrema de falta de respeto y lanzarle los zapatos es aún peor.

Los iraquíes y otros árabes mostraron el lunes su alegría ante el lanzamiento de los zapatos a Bush. Muchos consideraron el gesto de al-Zeidi como algo heroico, expresando su profundo desprecio por el líder norteamericano al que consideran el responsable de años de derramamiento de sangre, caos, y del sufrimiento de millones de civiles.

Ver a un árabe común y corriente ponerse de pie y mostrar su indignación ante el líder de la potencia más grande del mundo fue para muchos algo asombroso.

La mayoría de los árabes consideran a Bush el símbolo de la devastación de Irak desde su ocupación en 2003 y el causante de decenas de miles de muertos y de centenares de miles de desplazados de sus hogares.

En una escuela primaria de Bagdad, una profesora de geografía preguntó a sus alumnos si habían observado por televisión cómo al-Zeidi le arrojaba a Bush sus zapatos. Luego, la profesora les dijo: "Todos los iraquíes deben sentirse orgullosos de este valiente iraquí, Muntadhar. La historia lo recordará para siempre".

En el enclave chiíta de Ciudad Sadr, en Bagdad, miles de partidarios del clérigo antinorteamericano Muqtada al-Sadr quemaron banderas de Estados Unidos para protestar contra Bush y exigir la liberación de al-Zeidi.

Según expresaron árabes en la calle, lo que más los enorgullece de al-Zeidi es haberse enfrentado a Bush. Muchos acusan a los autocráticos líderes árabes de acatar la política norteamericana en Medio Oriente.

"Al-Zeidi es el hombre", dijo el hombre de negocios jordano Samer Tabalat, de 42 años. "El hizo lo que los líderes árabes no hicieron".

Ghazi Abu Baker, un tendero de 55 años en la ciudad cisjordana de Jenin, afirmó: "Este periodista debería ser elegido como presidente de Iraq por lo que ha hecho".

Diarios en todo el mundo árabe imprimieron el lunes fotos de Bush esquivando los zapatos, y estaciones televisivas transmitieron repetidamente el incidente, que fue objeto de muchas bromas y elogiado por numerosas personas en la región.

"Iraq considera el domingo como el día internacional de los zapatos", dijo un mensaje de texto que circulaba el Riad, la capital saudí.

Periodistas palestinos en la ciudad cisjordana de Ramala bromearon acerca de quién tendría el valor suficiente para lanzarle los zapatos a la secretaria de estado norteamericana Condoleeza Rice.

El mandatario estadounidense dialogaba con los reporteros el domingo acompañado del primer ministro de Iraq, Nuri al-Maliki, cuando el hombre gritó en árabe "¡Este es un beso de despedida, perro!" y le arrojó los zapatos.

"Esto es por las viudas, los huérfanos y todos los muertos en Iraq", agregó.

Bush se agachó para evadirlos y ninguno de ambos mandatarios fue alcanzado por los proyectiles improvisados.

El periodista es corresponsal de la estación de televisión iraquí Al-Baghdadia, con sede en El Cairo.

Aparentemente tratando de sacarle provecho al sentimiento árabe, la estación de televisión Al-Baghdadia, donde trabaja al-Zeidi, transmitió el lunes repetidamente pedidos a las autoridades para que pongan en libertad al reportero, en tanto mostraba imágenes de explosiones y reproduciendo una música de fondo que denunció la presencia militar estadounidense en Iraq.

El mandatario estadounidense visitó la capital iraquí cuando le faltan apenas 37 días para que herede la guerra su sucesor, el presidente electo Barack Obama, quien ha prometido acabar con el conflicto.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas
Certifica.com