• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Las cinco claves de un nuevo fracaso futbolístico

9:55 | Una mirada detenida a las razones de otro papelón en la categoría juvenil

Por Carlos Salas

1. MALA PROGRAMACIÓN
A diferencia de Chile y Paraguay que trabajaron con la Sub 20 desde fines del 2007, el equipo de Tito empezó a laborar recién en julio del 2008. Cuando en el verano del año pasado le preguntaron a Manuel Burga por qué no nombraba un entrenador, él respondía: "¿Por qué la prisa? ¿De qué sirve nombrar el técnico si recién se podrá trabajar en mayo, cuando se liberen fechas del campeonato nacional para los jugadores sub 20?". Lo que faltó preguntarle al doctor fue por qué la FPF no le impuso a la ADFP la liberación de fechas con más anticipación. Si lo hubiera hecho, el equipo habría llegado con más rodaje de amistosos y, evidentemente, con más posibilidades de pelea.

2. NO HAY CONTINUIDAD
La idea, al menos en la previa, era que esta Sub 20 fuese una continuación de aquella Sub 17 mundialista. No necesariamente en la elección de jugadores, pero sí en conceptos, en línea de juego. Por más que Burga diga que todo el trabajo de menores responde a los principios de la Unidad Técnica, hoy queda claro que no hubo la más mínima similitud entre el estilo de Oré y el de Tito. Es más, la relación entre ambos ni siquiera es fluida. El candidato de Jota Jota siempre fue Víctor Rivera, pero tras el no del 'Chino', en Videna improvisaron de nuevo y trajeron al único técnico que aceptaba las limitadas condiciones que imponían. No les interesó si seguía la línea de Oré, o si cambiaba sus dictados de modo radical. En la FPF, como tantas otras veces, querían un bombero y Tito Chumpitaz venía casi regalado, con traje rojo y casco puesto.

3. TITO FUE UN ERROR
No solo administró mal la herencia de Oré, sino que transmitió casi todo el tiempo la sensación de ser un tipo nervioso, demasiado alterado. Primero se metió a la cancha en un amistoso ante México en la San Martín y le quiso pegar al árbitro. Después denunció un complot de los medios porque en una pastilla de Juego en Corto se alertó de la supuesta influencia de Manco en la nómina. Por último, ni bien llegó a Maturín vetó a varios diarios --incluido El Comercio-- y hasta tuvo el desatino de pretender indisponer a los jugadores con la prensa. Cuando Pedro Canelo, enviado de este diario, llegó a recibir al equipo a Caracas, Chumpitaz le gritó a Manco: "Reimond, ahí llegó tu 'amigo', cuidado". ¿Ese es un técnico A1? ¿Ese es un entrenador que sirve de referencia a sus jugadores? Creemos que no. Su frase de remate ("si me faltan el respeto me voy a las manos") es digna de un matón y no de un técnico nacional.

4. ESTRELLITAS 'OUT'
Sacando a Manco, Perú llegaba al torneo con tres claras referencias ofensivas: Damián Ísmodes, Danny Sánchez y Anderson Cueto. El drama es que la Sub 20 fue eliminada en el minuto 90 del partido ante Argentina sin ninguno de ellos en la cancha. Ísmodes se lesionó y nunca recuperó su nivel. Sánchez fue enviado casi de paseo porque el técnico lo usó solo 61 minutos. Tampoco jugó Cueto, un zurdo del Lech Poznan que Chumpitaz ignoró olímpicamente. La pregunta es obvia: ¿Puede Perú darse ese lujo? ¿Perú puede pretender armar juego si no pone al mejor Sub 20 de la temporada --Sánchez-- y a uno de los Sub 20 de mejor rendimiento en Europa --Cueto--? Claro que no.

5. EL FACTOR BURGA
Ya se sabe; si ganamos dice que él ideó el proceso. Si perdemos mira para otro lado y reparte culpas por doquier. Ese es Burga, ya se le conoce. El tema es que aquí el doctor tiene una responsabilidad muy evidente y muy pesada: la de haber contaminado de mala fama a la Videna. La de haber hecho una gestión tan desprolija que tipos competentes como Víctor Rivera o Rafo Castillo prefirieron la seriedad de sus clubes y no firmar contrato con la FPF del doctor. No es un asunto menor. Burga afea todavía más el ya de por sí deslucido fútbol peruano y su presencia --ya se dijo, pero se repite-- es un gran obstáculo en el crecimiento de la FPF. Si tuvimos un técnico como Tito es porque, bajo el mando de Burga, no podremos aspirar, al menos en inferiores, a entrenadores de más categoría.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas