• Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

Juan Seminario: El 'Pichichi' peruano que juega tenis con Rafael Nadal

10:29 | El goleador con el Zaragoza en 1962, revela su amistad con el mejor tenista del mundo y analiza el presente del fútbol peruano

Por Mario Fernández

Cuando entraba en contacto con la pelota, había rumores de gol en la tribuna. Juan Seminario Rodríguez (piurano, hoy con 72 años) fue siempre peligro inminente en el área y no necesitaba de demasiados trámites aduaneros para llenarse la boca de gol.

El Veco, que lo vio en el Sudamericano de 1959 en Buenos Aires, dice que Juan fue un jugador práctico que conjugaba la simpleza con la efectividad y el gol. Dentro y fuera de la cancha siempre resultó noticia. Fue en las instalaciones del Lawn Tennis --donde todo estaba en su lugar-- cuando el popular 'Loco' arrancó y terminó la entrevista de manera apasionante.

Porque fue enumerando una sucesión dramática de momentos explosivos y cambiantes de su vida futbolística para terminar, por ejemplo, contando que últimamente se juega unos cuantos sets en Mallorca con el actual número 1 del tenis mundial: Rafael Nadal. "Lo conozco desde que tenía 12 años y no sabes el aprecio que él me tiene a mí y yo a él como a toda su familia", cuenta.

"Pudo ser un gran futbolista. Tiene carácter y cuando lo veía con la pelota era siempre de mediocampista con proyecciones. No dudo en decirte que tenía grandes condiciones, pero después se fue para el tenis. Sus tíos Tony y Miguel Ángel --quien fue jugador de Barcelona y la selección española--, apostaron por él y miren, joder, resultó fenómeno", dice.

"A mí me dice: 'Juancito, lo que quieras', cuando le llevo camisetas de amigos para que las firme. Y cuando jugamos un partidito de tenis, hay momentos que le digo que se tire al piso de la cancha del Lawn Tenis de Manacor, en Mallorca, para hacerle al menos un punto. Y él lo hace, riéndose. Mejor dicho, los dos nos reímos".

EL BALANCE DE JUAN
Sostiene que entre los males del fútbol peruano está la poca motivación de la juventud. "En mis tiempos, en los colegios había ex jugadores de fútbol de entrenadores. Salíamos 15 o 20 jugadores por año. Hoy recuerdo al 'Conejo' Benítez, Minaya, Salas, Bolívar, Natteri, Andrade, Montalvo, Lostanau, Custodio, Grimaldo, De la Vega, entre otros...".

"Los campeonatos interescolares nacionales eran verdaderas fuentes de semilleros. Se lo he dicho a Arturo Woodman, muy amigo mío, que esto es lo que falta en el Perú: incentivar a la juventud, mentalizarla con gente que tenga experiencia, que haya jugado fútbol profesional. Decirle que el fútbol es una carrera como cualquier otra. Tienen, sí, que pagar su adolescencia y juventud con sacrificio porque si quieres ser figura, tienes que sacrificarte".

Se pregunta: "¿Es bueno que se vayan rápido al extranjero? Si es para su bien, para mejorar su técnica, está bien. Equipos grandes del exterior me han pedido que les informe de jugadores infantiles y juveniles para venir por ellos. Yo me llevé a Sigi Martínez a España cuando tenía 16 años. En Europa fue grande. Jugó conmigo en Zaragoza y Barcelona lo quiso. Su infortunio fue lesionarse".

Habla de los problemas de indisciplina que no faltan en nuestro fútbol. Y al toque pone el parche: "Nunca me metí una borrachera. Mis hermanos se iban a fiestas y yo a dormir, porque al día siguiente tenía que jugar. Gracias a Dios salí adelante. Ahora no. A los 14 prefieren estar en fiestas que jugar. Cuando haya competición --a la que hay que fomentar con publicidad e incentivos con premios-- se verá que en lugar de perderse en tragos y drogas, tendrán un motivo especial para vestirse de corto y demostrar lo que valen".

"Hay que entrenar y cuidarse profesionalmente. Acá sale un jugadorcito como el (Reimond) Manco este, pero allí queda. Ya estuvo metido en problemas. No progresan. Yo era zurdo y hubo dos entrenadores (Jorge Orth y Juan Valdivieso) que me enseñaron a patear también con la derecha. Fíjate que las dominé tanto que terminé jugando hasta de centrodelantero".

"Fue en el Sudamericano del 59 en Buenos Aires donde nos consagramos. Brasil, que venía de campeonar por primera vez en Suecia 1958, con Pelé y Garrincha, ganaba 2-0 y con dos goles míos le igualamos 2-2". El Veco cuenta: "El partido duraba 5' más y Perú ganaba, tenía arrinconado al famoso rival".

Cuenta Juan que de ese equipo casi todos se fueron a jugar al extranjero. "Armando, el presidente de Boca, vino a Lima para llevarme a su equipo. Yo no quería ir a Argentina. Le pedí cifras inimaginables para ese época y en todas me decía sí. Bueno --le dije al final--, firmaré en el aeropuerto una vez que pasemos por migraciones. Por supuesto que nunca me aparecí y más bien me perdí en Huampaní".

"Allí nomás vino Helenio Herrera, el mejor entrenador de Europa de ese entonces, para llevarme al Barcelona y acabé en el Sporting, para seguir en Italia y España. Todo me salía hasta que a los 37 años dije aquí nomás y me fui".

Un crack no solo jugando.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook


Contador de más vistas