Módulos Temas Día

Más en Actualidad

César Vallejo, natalicio y El Comercio

Al recordar los 123 años del gran poeta, recordamos también su contribución al periodismo desde esta casa

César Vallejo, natalicio y El Comercio

César Vallejo, natalicio y El Comercio

RAÚL MENDOZA CÁNEPA (algunas sorpresas por leer clickeando aquí)

Han transcurrido 123 años desde el nacimiento de César Vallejo (1892-1938).  Su aporte a la poética peruana es fundamental. Para algunos representa el dolor metafísico, la invocación al espíritu, la nostalgia, el cultivo de la palabra misma o, tal vez, la entraña y poder de la poesía. 


Clemente Palma deshizo su poesía con una crítica apresurada e injusta y Estuardo Nuñez lo observó con toda su plenitud de poeta universal encaramándolo en la cumbre. Pero Vallejo, celebrado por sus versos, también tuvo una faceta de cultor del análisis desde las páginas de este Diario. Aunque los artículos periodísticos, por mal, no han alcanzado la categoría de género literario, su pluma suma al lustre y palabra de muchos de los grandes articulistas que por este medio han pasado.

Testimonio

Así lo cuenta, además, Don Aurelio Miró Quesada (“César Vallejo en El Comercio”-1992), quien tuvo una cordial relación personal con él. La amistad se remonta a fines de 1922, pese a que mediaba entre ambos una relativa diferencia de edad. Pero la distancia generacional nunca es un obstáculo para la simpatía amical o intelectual. Pasarán siete años  para que  Vallejo se convierta en  articulista de El Comercio. Publicaba sus crónicas dos veces al mes (por 500 francos) y fueron 23 entre 1929 y 1931.  De esta manera y de algunas otras más sustentaba su vida en París.

La colaboración de Vallejo, además de sortear las duras condiciones de su vida europea, permitió al Perú conocer sus perspectivas.  Fue un cronista pulcro en el lenguaje, artífice de neologismos y siempre cautivante para el público lector.  Como señala Aurelio Miró Quesada, en el periodismo, el poeta encontró su única fuente de ingresos. Pero más importante, quizás, le permitió investigar, observar y describir la realidad internacional, desde su conocida posición ideológica y desde su particular circunstancia individual

Vallejo colaboraba además con las revistas "Mundial", "Variedades”  y, ocasionalmente, en “Amauta”, así como para diversas publicaciones internacionales. Se refiere también a las colaboraciones del poeta en la revista “Variedades”. 

Su paso por El Comercio fue auspicioso y con altura. El bautismo fue a través de un artículo dedicado a la obra de Splenger, sobre “La decadencia de Occidente”. En él, Vallejo observó la disparidad del desarrollo político de América Latina con relación a los Estados Unidos. La cultura no fue ajena a este recorrido intelectual periodístico. Examinó, también, la relación entre el artista y su obra, el teatro, la poesía estadounidense, entre otros temas.  

Desde 1930 la crisis internacional golpeó todas las economías y, por consecuencia,  a todas las empresas y los medios periodísticos del mundo. El gobierno de la llamada “Patria Nueva”, de Augusto B. Leguía, llegó a su fin.  Algunos emblemas de la bohemia literaria, como el Palais Concert, colapsaron y un tiempo de brío se fue con ellos.Las revistas más prestigiosas también llegaron a su fin. 

El Comercio siempre supo percibir  la dimensión universal de aquel poeta que, pese a las lacerantes marginaciones de algunos críticos, traspuso el umbral de la gloria literaria.

Tags Relacionados:

César Vallejo

Poesía

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada