Slavoj Žižek escribe sobre la necesidad de apelar a la unión de la humanidad para enfrentar la pandemia. (Foto: Getty Images)
Slavoj Žižek escribe sobre la necesidad de apelar a la unión de la humanidad para enfrentar la pandemia. (Foto: Getty Images)

Es uno de los pensadores más influyentes del mundo y, debido a las polémicas discusiones en las que se ha envuelto, ostenta títulos como “el filósofo rockstar”, “el Elvis de la teoría cultural” o “el filósofo más peligroso de Occidente”. Amado y odiado, Slavoj Žižek, siempre presente en los debates culturales contemporáneos, es uno de los primeros pensadores en publicar un volumen dedicado exclusivamente a los impactos de la enfermedad que ha paralizado al mundo.

Autodenominándose un ateo cristiano (un no creyente conocedor del mensaje bíblico), el pensador esloveno inicia su último libro Pandemia: la covid-19 estremece al mundo refiriéndose al pasaje en el que Jesús, recién resucitado, frente a María Magdalena, pronuncia: “No me toques”, porque la expresión del amor y la fe no dependen del contacto físico. En el contexto de la pandemia, la distancia corporal tampoco ha deteriorado el amor que sentimos por los seres más cercanos a nosotros; al contrario, la ausencia física ha hecho que pensemos en ellos, que los llamemos o les escribamos, que nos interesemos por el bienestar de aquellos a quienes no podemos ver.

Una triple crisis

A pesar de querer pasar como un filósofo pesimista, Žižek siempre teje esperanzas en los momentos más críticos. La idea de preocuparnos por el bienestar de los otros podría llevarnos, entonces, progresivamente, a la propagación de una nueva dinámica social que alcance a ser “una sociedad que se actualice en forma de solidaridad y cooperación global”. Solidaridad será una de las palabras más repetidas a lo largo de este volumen, ya que solo a través de ella podríamos terminar con lo que Žižek denomina una crisis triple: médica, económica y psicológica.

Sin embargo, el esloveno no solo se referirá a la solidaridad entre individuos, pues tiene claro que ningún cambio estructural es viable si no se modifican también las acciones de los Gobiernos. Žižek, a quienes sus detractores señalan como radical, afirma que grandes cambios en el funcionamiento socioeconómico mundial ya se están experimentando, y no precisamente desde gobiernos de izquierda. Menciona, por ejemplo, los bonos universales de Estados Unidos o la provisional nacionalización de los ferrocarriles de Inglaterra —medidas que, en otro contexto y bajo otros líderes, serían tildadas de comunistas—. En muchos países, incluido el nuestro, se está recurriendo a la distribución de dinero del Estado entre la población. Esas son acciones que estarían dándose “fuera de las coordenadas del libre mercado”.

La confianza mutua

No se trata, entonces, de establecer una solidaridad global futura. El cambio ya está comenzando frente a nosotros, ahora mismo. La propia Organización Mundial de la Salud recomienda una estrategia colectiva, global, entre Gobiernos. En ese sentido, Žižek también señala que es crucial tener políticas transparentes, aquellas en las que la mayoría de la población pueda confiar: “La única manera de salir de esta encrucijada es la confianza mutua entre la gente y los aparatos del Estado”. Pero esa sería una tarea especialmente difícil, ya que ningún Gobierno ha estado preparado para esta coyuntura. A pesar de las advertencias de la comunidad científica, ni siquiera los países más poderosos han podido contener la epidemia. Como resultado, los Gobiernos entran en pánico, pues toda la población tiene la mirada sobre ellos y sus medidas de emergencia, quizá como nunca antes en la historia de las repúblicas modernas.

El libro nos recuerda que, como en las películas apocalípticas de ciencia ficción, debemos juntarnos como humanidad y sobrepasar las ideas aislantes de los Estados nación. Pero ahora no estamos en una película, sino en la vida real. El trabajo colectivo entre personas y entre Gobiernos, entonces, más que filantrópico, se hace necesario para sobrevivir. Hay que cuidar al otro para cuidar de uno mismo. Frente al barranco, vemos el camino. O, en palabras de Žižek, “solo a través de esta amenaza mortal podemos vislumbrar una humanidad unificada”.

*Puede empezar a leer Pandemia en la web de Editorial Anagrama, dando .

El libro de 120 páginas, publicado en español por Anagrama, está disponible como e-book en todas las tiendas virtuales. El autor destinará enteramente las royalties mundiales de este libro a la ONG Médicos sin fronteras.
El libro de 120 páginas, publicado en español por Anagrama, está disponible como e-book en todas las tiendas virtuales. El autor destinará enteramente las royalties mundiales de este libro a la ONG Médicos sin fronteras.