Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en El Dominical

Nutrición

Alimentos contra la depresión, por Elmo León

El cacao, las hojas de albahaca, la chirimoya y la guanábana son algunos productos de la naturaleza que tienen sorprendentes componentes antidepresivos.

alimentos

Los arándanos y las piñas son eficaces neuroprotectores.

Desde que me uní a mi esposa Nancy, ahora en el cielo a causa del cáncer, ella supo introducirme en otros conocimientos de la vida no necesariamente científicos. Uno de ellos siempre fue la culinaria, por lo que rara vez nos perdíamos un capítulo de No reservations, programa del famoso cocinero Anthony Bourdain, quien se quitó la vida hace casi un año. Recientemente, otro evento similar ha causado conmoción en nuestra población.

Solo entre enero y setiembre de 2018 la prensa reportó casi 1.400 intentos de suicido en el Perú, la mayoría perpetrados por jóvenes menores de 30 años y mujeres. Los móviles principales fueron problemas con la pareja, parentales y de salud mental, particularmente, la depresión.

Sin lugar a dudas, la depresión requiere de una red de acciones como el apoyo de la familia y de psicoterapeutas para evitar que afecte la vida de una persona. Pero ¿es posible que determinados alimentos puedan ayudar a prevenirla?

La relación entre la depresión y la alimentación es un tema de las ciencias de los alimentos, la neurología y la inmunología. Paul Holman, psiquiatra de Victoria, Australia, ha señalado que cuando hay un consumo excesivo de ácidos grasos saturados, vitaminas del complejo B, ácido fólico, biotina, vitamina D e inclusive la ingesta saturada de minerales como calcio y magnesio los cuadros de depresión se pueden incrementar.

—La solución natural—
Las hojas de albahaca, que perfuman nuestro tallarín verde, contienen un aceite esencial sedante, dado que puede influenciar a los receptores GABA (ácido gamma aminobutírico). El jugo de arándanos, hoy en boga en nuestros mercados, también puede evitar trastornos como la depresión, dado que esta fruta es neuroprotectora y puede estimular a la dopamina: el neurotransmisor del placer y la felicidad.

Nuestra exquisita chirimoya contiene algunos alcaloides como la anonaina y liriodenina que surten un efecto antidepresivo. De manera similar, su pariente, la guanábana, pone en acción a la nuciferina, una especie de sedante que puede actuar en el hipocampo con un efecto dilatador. La hierbabuena contiene también un aceite esencial que parece calmar a la ansiedad, según estudios de laboratorio.

Por su parte, el kion que suele acompañar a nuestra gastronomía de origen chino, puede generar un efecto ansiolítico gracias a 6-gingerol, cuyo principio es similar al del diazepam, de modo que es considerado antidepresivo. Un principio similar lo tiene la maca y su metabolito secundario macamida, una sustancia neuroprotectora y de efecto sedante.

Otro producto natural de reconocida tradición es la manzanilla. Esta planta, con abundantes estudios de respaldo en cuanto a su acción ansiolítica, antidepresiva y sedante, es interesante porque, además, sus bondades y efectos han sido demostrados en ensayos clínicos. Inclusive se ha llegado a proponer que sus flores pueden beneficiar a niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

—La valeriana y el cacao—
Pero es probable que dos productos naturales sean los más famosos en cuanto a sus efectos antidepresivos: la valeriana y el cacao. Mientras que en el primer caso dichos efectos se dan gracias al valerenal y la valeranona, componentes de su aceite esencial; en el cacao son debido a la presencia de feniletilamina, un alcaloide natural que es un neurotransmisor y que puede generar sensación de placer debido a su acción frente a catecolaminas y anfetaminas. Además, el cacao contiene anandamida, la cual provoca un efecto similar a los endocannabinoides (ácidos grasos poliinsaturados que regulan la liberación de neurotransmisores relacionados al dolor, memoria, aprendizaje y a la regulación de la homeostasis en nuestro cuerpo, una de las propiedades más importantes en nuestra salud).

El rico matiz de productos naturales que tenemos a nuestra disposición nos brinda la posibilidad de evitar trastornos depresivos y pueden formar parte de terapias complementarias. Y, si va a degustar un chocolate, adquiera uno de una marca reconocida para el efecto deseado, no el que se rotula “con sabor a chocolate”. Busque la vida, no la muerte.

Tags Relacionados:

alimentos

depresión

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada