Imágenes: Penguin Random House, La siniestra ensayos, Pesopluma editorial. Fotocomposición: El Comercio
Imágenes: Penguin Random House, La siniestra ensayos, Pesopluma editorial. Fotocomposición: El Comercio

¿Qué tienen en común el cómic de Agustina Guerrero, el ensayo de Zoila Mendoza y el primer libro de cuentos de Romina Paredes? Que los tres nacen de experiencias personales y encuentran, por medio de la escritura, una forma de devolverle al mundo lo vivido y aprendido.

En El viaje, Agustina Guerrero --conocida por su personaje la volátil-- cuenta su peregrinación por Japón de la mano de Loly, su mejor amiga. Juntas recorren el camino que las lleva a conocer y disfrutar de las ciudades japonesas, pero también un camino más personal, donde se enfrentan cada una, de forma particular, a asuntos internos irresueltos. Pero se tienen la una a la otra, y eso no es poco.

Otra es la historia de Qoyllur Riti, ensayo que nace de las peregrinaciones de la antropóloga Zoila Mendoza durante la conocida fiesta. Sin embargo, más que una crónica que ahonde en las reflexiones particulares y emotivas de la autora, se trata de un relato etnográfico cuya sencilla narración sorprende. Escribe, además, en quechua y castellano cuando el relato así lo requiere.

Finalmente está Famulus, la primera entrega narrativa de Romina Paredes. Traductora y narradora profesional, la autora nos sumerge, en ocasiones literalmente, al mundo de la disfuncionalidad familiar desde diversas aristas. La soledad atraviesa las relaciones entre padres e hijos, pero especialmente entre madres e hijas. La etimología de la palabra familia es una cosa rara, realmente.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más