¿Se viene una segunda ola? (Foto: Anthony Niño De Guzmán)
¿Se viene una segunda ola? (Foto: Anthony Niño De Guzmán)
Redacción EC

¿Peligro de rebote o segunda ola?

Con el fin de las medidas de confinamiento en muchos lugares del mundo, el fantasma de un rebrote del coronavirus asoma en el horizonte. ¿Cuál es el riesgo de que esto ocurra? En el Perú, afirman los expertos, no se podría hablar de rebrote como ocurrió en China o Nueva Zelanda, pues aquí nunca hemos dejado de tener nuevos casos. Por eso, epidemiólogos como el doctor Ciro Maguiña prefieren hablar de olas. Esta semana hemos entrado ya a la segunda ola y podría venir una tercera; por eso, no olvide los protectores faciales y las medidas de seguridad de siempre: lavado de manos y mascarillas.

Las acciones de las antivacunas

Varios científicos están investigando el desarrollo de una vacuna universal para coronavirus. (GETTY IMAGES)
Varios científicos están investigando el desarrollo de una vacuna universal para coronavirus. (GETTY IMAGES)

Antes de que exista una vacuna contra el coronavirus, esta ya tiene detractores que difunden extravagantes especulaciones: desde aquellas asociadas a microchips inyectables hasta un posible control tecnológico de masas. Ello afecta la credibilidad de los esfuerzos científicos que se realizan actualmente. Ya desde 2019, la OMS considera la reticencia a las vacunas como una de las diez amenazas para la salud global. Según la Asociación Española de Vacunología, es necesario enseñar a la población a verificar fuentes y datos para distinguir entre información y fake news.

Alertan posibles incendios forestales

Lo ocurrido hace unos meses en Brasil y otros lugares del planeta podría repetirse este 2020. Según el Instituto Geofísico del Perú, existe actualmente una similitud en la frecuencia acumulada de días secos e índices de vegetación, tal como ocurrió entre 2005, 2010 y 2016. Como se sabe, en esos años, la frecuencia de incendios forestales aumentó en un 400 %. Por eso, se recomienda evitar las quemas de bosques, que podrían ser los detonantes de nuevas catástrofes, especialmente en los Andes, entre los 1.500 y 4.000 metros de altura, donde más ocurren estos fenómenos.


TAGS RELACIONADOS