Módulos Temas Día

Más en Entrevista

Gonzalo Torres: “La gentrificación no funcionaría en Lima”

El actor y conductor de televisión Gonzalo Torres acaba de presentar Los Barrios Altos, su primer libro

Gonzalo Torres (Lima, 1969) es incansable y multifacético. Durante muchos años se dedicó a la publicidad, también fue bajista de Nosequién y los Nosecuántos y La Liga del Sueño, luego pasó a la actuación, y hasta el año pasado fue columnista en El Comercio. Actualmente es conductor del programa de radio Mañana maldita y es presentador de A la vuelta de la esquina, que acaba de ganar el premio Luces 2016 a mejor programa cultural. En el 2015 debutó como director de teatro con la obra Víctor o los niños al poder. Este año llega con un libro de libre distribución bajo el brazo, Los Barrios Altos, un recorrido histórico, publicado en la colección Munilibros de la Municipalidad de Lima, y una nueva pieza teatral que estrenará como director.

(Foto: Richard Hirano)

Cuéntanos un poco sobre el unipersonal que estrenarás en marzo.
Sí, ahora hemos estado viendo fechas y hemos decidido que se va hasta abril. Es un unipersonal escrito y actuado por Katia, que es una excelente actriz, y yo le he dado forma. Creo que va a dar de qué hablar. Katia está muy bien. Tiene que ver con mujeres diferentes de entre 40 y 50 años, que lidian con sus propios problemas, pero todo es manejado en clave de humor.

Además, acabas de presentar tu primer libro de historia. ¿Cómo nació este proyecto?
Creo que, tarde o temprano, el proyecto iba a caer por su propio peso. Solo que sucedió antes porque me lo encargaron; si hubiera sido una iniciativa personal, uf, me habría demorado la vida en acabarlo. Y bueno, me sugirieron que trabajara Barrios Altos. Pero cuando empecé a escribir, me di cuenta de que me iba a quedar recontra corto el libro: no había avanzado ni la cuarta parte del índice que había preparado y ya iba por la mitad de las páginas previstas. Entonces tuve que reorganizar el libro y me tuve que quedar solo con dos espacios de Barrios Altos: la Plazuela de Cercado y sus alrededores, y la Plaza Italia y sus alrededores. Tuve que dejar fuera muchos otros lugares interesantes y ricos de Barrios Altos que, siendo un espacio tan reducido, concentra la mayor cantidad de patrimonio monumental en Lima; por eso es sorprendente que se encuentre en tan mal estado de conservación.

¿Dónde nace tu interés por la historia? ¿Fue a partir de A la vuelta de la esquina?
En realidad, me gusta mucho la historia del urbanismo, ver cómo la ciudad fue creciendo y entender cómo esto se relaciona con la Historia del Perú. Porque todos los cambios en el paisaje urbano son consecuencia de un periodo social y político particular.

De chico, mi padre que es arquitecto, me enseñó a ver la ciudad desde esta perspectiva. Además, en su biblioteca había varios libros sobre la guerra con Chile con fotos de la Lima de esa época, y me preguntaba “¿dónde están estos lugares?”. Eso se me quedó grabado. Después, cuando empecé con A la vuelta de la esquina, recordé esas fotos y me propuse integrarlas a la memoria de la ciudad. Y es finalmente eso lo que hace el programa: reconectar la historia de la ciudad con el ciudadano.

En alguna entrevista dijiste que necesitas sentirte retado constantemente, que te aburres fácilmente. Sin embargo, A la vuelta de la esquina tiene ya 12 años al aire…
Sinceramente, el año pasado sentí que ya no tenía tantas ganas de continuar. Pero el quid del asunto es renovar. Y eso es lo que hemos estado haciendo con las nuevas rutas fuera de Lima, por ejemplo. También probamos un nuevo enfoque, hicimos una especie de spin off que se llamó La otra esquina, donde recorrimos lugares desde otra perspectiva. Visitamos zonas menos conocidas, lugares B que quizá solo conoce el poblador. De alguna forma, era un intento por recuperar la idea nostálgica del barrio. Para este año, estamos grabando Lima por décadas: vamos a mostrar qué personaje resaltante vivió, qué hecho marcó cada decenio.



En tus recorridos has podido ver el verdadero estado en que se encuentran los monumentos y lugares emblemáticos. ¿Cómo crees que se podría solucionar este problema?
Es muy complejo. El problema fundamental es que hay un profundo divorcio entre el Estado y el propietario. Hay propietarios que quieren preservar el patrimonio, pero están atados de manos por el propio Estado porque no pueden tocar las construcciones, porque estas requieren de un trabajo de restauración; en otros casos, los dueños no tienen con qué pagar estas refacciones. En estas circunstancias, el propietario piensa que lo “mejor” que le podría pasar es que la casona se caiga. Es duro decirlo, pero es la realidad. Es responsabilidad de los entes oficiales articular un plan estratégico para actuar bajo un formato de ley específico. El Estado no puede beneficiar a un individuo, invirtiendo en su propiedad, sería malversación de fondos. Entonces, es urgente crear una figura legal que permita restaurar estos edificios. Porque finalmente estas casonas tienen dueño, pero también son bienes de todos los peruanos.

Con el tiempo, ciertos espacios históricos se han visto empobrecidos y han sido tomados por la delincuencia. ¿Crees que los proyectos de gentrificación, como el que se ha hecho en el Callao puedan ser la solución?
Creo que el concepto de gentrificación no funcionaría en Lima, salvo en sitios muy reducidos, porque no se sostienen. Estas iniciativas se acaban cuando se acaba la plata porque finalmente nadie va a permanecer ahí si es que el entorno no cambia. La que se hizo en Brooklyn, por ejemplo, funcionó porque hubo una inyección de grandes cantidades de dinero. Ahora, sin desmerecer los esfuerzos porque me parece un ejemplo digno, la gentrificación en el Callao es de dos cuadras. Cuando uno habla de gentrificación se refiere a un señor barrio, al que luego se le van sumando más y más. Pero eso no ha sucedido aquí, y dudo que se dé. Creo que es un concepto que no responde al patrón social del Perú. 

Tags Relacionados:

Gonzalo Torres

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada