“Eso ya fue”, el último sencillo de Wendy Sulca está basado en los ritmos del hip hop, el trap y el reguetón.
“Eso ya fue”, el último sencillo de Wendy Sulca está basado en los ritmos del hip hop, el trap y el reguetón.
Francisco Melgar Wong

Los efectos en el Perú se empezaron a sentir con fuerza recién en 2019, y no solo en lo que se refiere a los artistas relacionados con estos géneros —ellos ya dominaban Spotify desde hace un par de años— sino también a artistas asociados con el rock, el huaino y el viejo pop local. El 10 de enero, casi 14 años después del lanzamiento de su exitoso huaino pop “La tetita”, Wendy Sulca subió su último sencillo a las principales plataformas de streaming. La canción titulada “Eso ya fue” reemplazó las sonoridades andinas modernas asociadas a Sulca por el nuevo pop global basado en los ritmos y timbres del hip hop, el trap y el reguetón. Sulca incluso le dio a la letra un giro metatextual, al afirmar haber dejado atrás el periodo musical de su primer gran éxito: “No soy una señorita, soy una mujer./ No me llames no me sigas, que ya te olvidé./ Ya no estás más en la lista, te borré./ No me pidas ‘la tetita’, que ya fue”.

En un arranque de sinceridad —y quizá también de oportunismo—, Leslie Shaw señaló que el rock ya era cosa del pasado y que ahora se iba a dedicar a la música urbana. Aunque sus comentarios hicieron rabiar a los rockeros —la facción más conservadora y reaccionaria de toda esta historia, sin lugar a dudas—, su camino no tardó en ser recorrido por varias bandas del indie rock local como Turbopótamos y Tourista, cuyas canciones más recientes —“Terremoto” y “Venganza”, respectivamente— se ubican bajo los paradigmas sonoros del nuevo pop global.