Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en El Dominical

120 años

Migración japonesa: De la tierra, el sol y las estrellas, por Diana Gonzales Obando

Por los 120 años de la inmigración japonesa al Perú, destacamos algunas de las contribuciones científicas de sus descendientes a nuestro país.

Migración japonesa

Imagen de 1915 que retrata a los inmigrantes japoneses que se asentaron en las zonas agrícolas de la costa. Crédito: Museo de la Inmigración Japonesa.

“Para colaborar con los estudios astronómicos del Año Geofísico Internacional, llegó ayer al Callao procedente del Japón el señor Mutsumi Ishitsuka, quien se dirigirá de inmediato a Huancayo para trabajar en el Instituto Geofísico de dicha ciudad, con el coronógrafo instalado últimamente en el indicado observatorio”, relata la noticia del 5 de junio de 1957 publicada en este Diario. Un joven Ishitsuka arribaba en barco a nuestro país para hacer historia.

Un asteroide y un planetario llevan su nombre en honor a los grandes aportes que realizó en los más de sesenta años que estuvo en nuestro país. Se convirtió, así, en un emblemático personaje que siempre mantuvo lazos con instituciones japonesas, lo que le permitió conseguir donaciones que acercaron al Perú a las estrellas. Según la página de Instituto Geofísico del Perú, donde trabajó por muchos años, entre los principales aportes de Ishitsuka se cuenta la construcción del Observatorio de Cosmos, en el distrito de San José de Jarpa, en Junín. Gracias al apoyo del Observatorio de Huancayo y los gobiernos peruano y japonés se pudo establecer, en 1965, que esta zona era el lugar más apropiado para el observatorio. Fue terminado en 1978 y diez años después ahí se observó por primera vez la línea verde de la corona solar. Un acontecimiento que fue opacado lamentablemente por el atentado terrorista de Sendero Luminoso contra sus instalaciones. Sin embargo, esto no detuvo la labor de Ishitsuka y su equipo ni esa curiosidad de fuego que lo acercaba al sol.

Julio Kuroiwa

Julio Kuroiwa

“Ishitsuka fue un gran amigo mío y un científico importante para el país, con investigaciones de relevancia internacional”, recuerda el sismólogo e ingeniero civil Julio Kuroiwa, otro de los más reconocidos científicos peruanos descendientes de la inmigración. Sobre su vocación por el estudio de los movimientos telúricos, Kuroiwa comenta: “Quizá inconscientemente el terremoto (seguido de un incendio) que ocurrió en Yokohama, donde mi abuelo perdió toda la mercadería que iba a traer a Perú, influyó en mí”. Después evoca otro hecho de su niñez: “La casa de adobe donde nací, en Cañete, tenía una rajadura de un sismo; eso me asustaba”.

Los diseños de estructuras sismorresistentes de Kuroiwa han dado la vuelta al mundo. El Centro Biográfico Internacional de Cambridge lo incluyó en su Salón de la Fama, pues lo considera uno de los 100 científicos más destacados del mundo. Pero Kuroiwa, a sus 82 años, no se detiene. “Durante 18 meses, sin descanso, he actualizado dos libros en español y uno en inglés, con motivo de los 120 años de la inmigración”, cuenta. Pronto presentará Gestión de riesgo de desastres en el siglo XXI, libro que será comentado nada menos que por el presidente Martín Vizcarra, su exalumno. Con total lucidez, dice que tiene mucho más para dar: “Mi labor en la tierra no ha terminado”.

* * *
Ricardo Fujita es un nombre que ha marcado la historia del Perú por partida doble. Así se llamó el primer dibujante nisei en trabajar en la prensa nacional. Luego, su hijo (quien también lleva el mismo nombre) es un afamado genetista, cuyas investigaciones se centran en tres ramas: la investigación del cáncer hereditario, la reconstrucción de la genealogía de nuestros antepasados incas y preincas a través del análisis del ADN y la investigación de enfermedades raras.

Esta última rama la desarrolla Fujita, el hijo, desde el Instituto de Genética y Biología Molecular de la Facultad de Medicina Humana, de la Universidad de San Martín de Porres, el cual dirige. Ahí realiza una labor social con pacientes que padecen estos males. Los llamados niños mariposa, por ejemplo, tienen una enfermedad congénita que afecta la piel y las mucosas, y que les provoca la aparición de heridas y ampollas.

La curiosidad de Fujita hijo lo llevó al campo científico al igual que a sus hermanos. Él reconoce en esta vocación la libertad y la curiosidad con la que lo educaron sus padres: él, nikkei; ella, peruana.

Fijuta

Ricardo Fujita

* * *
Cuando llegó a la ciudad de Fukuoka para estudiar una maestría y un doctorado que ganó gracias a una beca de la Embajada de Japón, Angie Higuchi Yshizaki, especialista en marketing de alimentos e investigadora de la Universidad del Pacífico, quedó asombrada con el desarrollo y organización de los pequeños productores de alimentos: “Me sorprendió, además, que aunque no tuvieran tantas hectáreas dentro del sector agrícola, habían llegado a ser millonarios a diferencia del Perú donde los campesinos son pobres”. Con agudeza y curiosidad, Higuchi investigó el funcionamiento de este sector en Japón: “Entonces me interesó el tema del marketing de alimentos. Mis temas de investigación han sido las cooperativas de café y cacao en la selva, el consumo de pescado fresco, la quinua, etc. Ahora mismo estoy en el campo del cacao y he expandido un poco más el tema comparando realidades con Ecuador”. A la pregunta de ¿por qué se dedicó a la agricultura?, responde: “Puedo decir con orgullo que mis abuelos han sido agricultores y siempre me interesó la naturaleza. Mis cuatro abuelos son japoneses”. Higuchi no aprendió japonés porque sus padres tampoco lo hablaban: “Mis abuelos no les enseñaron porque durante la Segunda Guerra Mundial sufrieron persecución. Tuvieron que huir a La Oroya, donde sufrieron por el frío y la falta de oxígeno”. “¿Si tuve influencia de mi cultura? Sí, y muy grande. Nuestros padres nos enseñan desde muy pequeños a tener disciplina, honradez, a persistir y nunca desistir”, agrega.

Angie Higuchi

Angie Higuchi

La bióloga Saori Grillo Yara conoció a la mayor influencia para su formación académica en el colegio. “En tercero de secundaria tuve un profesor que era biólogo. Escuchar sus experiencias sobre los lugares que visitaba o los ciclos de las plantas me fascinó, y Biología se convirtió en mi materia favorita”, nos relata por teléfono desde la Reserva de Tambopata, donde participa en la investigación de poblaciones de murciélagos. Su interés por este mamífero nació de casualidad, cuando estudiaba la polinización del cactus Haageocereus acranhthus que se encuentra en toda la zona costera del Pacífico. Grillo se percató de que el murciélago Platalina genovensium era el responsable de la polinización de este cactus, que estaba desapareciendo debido al crecimiento urbano. “Nací en un pueblito donde todo es verde. Se llama Querecotillo en Piura. Es una zona rodeada de cultivos”, nos dice. La naturaleza, como sucedió con muchos inmigrantes, siempre fue parte de su vida.

Saori Grillo

Saori Grillo

Enfoque:
Por Marino Morikawa

"A pesar de la coyuntura social y política en la que vivimos, los japoneses y la sociedad nikkei, hasta el día de hoy, brindan importantes aportes para la mejora de nuestro país. Por ejemplo, el Ministerio de Educación del Japón, a través de su embajada, ofrece todos los años oportunidades a muchos peruanos para obtener becas de estudio en diferentes ramas, sobre todo en la ciencia y tecnología a cualquier universidad de prestigio de Japón.
Desde hace décadas, el gobierno de Japón brinda asesorías técnicas en agricultura, acuicultura, redes satelitales como el sistema digital, estudios de glaciares, cambio climático, etc.

Entre las personas que admiro puedo mencionar al Dr. Mutsumi Ishitsuka quien realizó estudios de astronomía en Perú, realizando proyectos importantes como la Estación Solar en Ica y junto con el IGP construyeron el planetario nacional a gran escala.

Por su parte, Yoshitaro Amano fue un gran amante de nuestra cultura. Recorrió todo nuestro país enamorándose de la cultura Chancay, investigando y descubriendo las diferentes técnicas de bordado. Su proyecto principal fue construir uno de los más grandes museos sobre la cultura Chancay, incentivando a la investigación.

Así tenemos a muchos célebres investigadores japoneses que no solo nos han apoyado con sus estudios, sino también con el amor que se le debe tener a un país que los ha acogido y, por ende, el agradecimiento eterno.

Por mi parte, gracias a los estudios que realicé en Japón, pude aprender y crear diversos sistemas tecnológicos --como la nanotecnología--, para recuperar los hábitat naturales y tratar los diferentes contaminantes que están afectando a nuestro Perú. También puedo afirmar que todo hábitat se puede recuperar".

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada