Módulos Temas Día

Más en El Dominical

Entrevista

Pablo Luna: “No hemos venido a hablar de derechos de forma panfletaria”

Con Paso Peatonal Luna ha creado una obra que aborda los conflictos que surgen a partir de la muerte de uno de los miembros de una relación homosexual. No solo narra el luto  sino también el desamparo de una sociedad que no reconoce la unión. 

Paso Peatonal

Pablo Luna, director de Paso Peatonal, junto a los tres actores que forman parte de esta obra que va hasta el 16 de diciembre.

¿Qué motivación existió para crear Paso peatonal?
Primero la motivación de poder comunicar y hablar de temas sociales en el Perú. Tengo un gran interés por hablar sobre la realidad peruana y lo que sucede en sociedad. Mi manera de contribuir es mediante el teatro. Es lo mejor que podemos hacer para sensibilizar a la gente en diversos temas.

¿Sientes que el teatro tendría más impacto que una novela o un cuento?
Escogí el teatro porque es uno de los lenguajes en los cuales me expreso con bastante libertad. Yo estudié dramaturgia y teatro profesional, actuación, narración y me he venido desempeñando en la dirección. Mi manera de comunicarme es mediante la palabra escrita, mediante la dramaturgia como es este caso. Esta vez ha sido el teatro porque me gusta mucho el arte vivo, siento que todo arte puede expresar cualquier cosa cuando se es claro en la forma pero a mí particularmente me gusta mucho ver. Existen personas que particularmente necesitan ver las cosas en vivo para poder reflexionar más e impactarse mejor.

En la obra tocas los efectos de la muerte de una de las partes dentro de una relación homosexual y también cuentas la historia de un niño. ¿Es tu intención demostrar que los niños tienen también una participación importante en este tema tan controversial?
La obra —y el mundo como yo lo concibo— es un mundo de relaciones humanas. Nosotros nos relacionamos por vínculos ya sean afectivos, sociales o de parentesco. En una familia, por ejemplo, tienes los adultos y los que no son adultos, sean muy mayores o muy menores, pero todos ellos conforman un vínculo familiar. Bajo mi perspectiva de las relaciones humanas, tenía que estar presente el niño porque en la fábula que ya había creado mi personaje femenino tiene un hijo. Una opción hubiera sido no ponerlo, pero yo creía que era muy importante que la gente viera al niño porque si no habría quedado en la imaginación. Hay cosas que no se deben ocultar, se deben decir y es también una forma de decirle a la sociedad que estos temas se deben tocar. Considero muy valioso que él esté presente porque es una realidad en las vida de las relaciones homo y hetero-afectivas. Somos un país latinoamericano que tiene alta tasa de niños y jóvenes; entonces, ¿Por qué solamente hablar de los adultos cuando en la historia ya hay un niño?

¿Cómo ha sido la recepción de la obra?
Muy favorable, muy buena. Ha sido algo realmente sorprendente para nosotros porque el público sale bastante afectado, conmocionado y sensibilizado.

¿Pensaste que habría una reacción negativa?
Claro que lo pensé. Sé muy bien en qué lugar estoy, en qué ciudad del mundo estoy. Y he visto reacciones negativas tanto en el teatro como en las redes sociales. Al inicio, cuando lanzamos el proyecto en redes, había personas que sin saber el contenido de la obra la calificaban peyorativamente. Yo simplemente las leía. Pero al lanzar la obra esos comentarios empezaron a disminuir, tanto así que ahora tenemos 100% de comentarios amables y muy amenos.

Poco conocemos cómo es una relación homosexual bajo el techo de un hogar. ¿Cuán difícil ha sido demostrar al espectador la normalidad de estas vidas? Porque usas también el escenario para trasmitir esa sensación de cotidianeidad.
Más difícil ha sido imaginarlo y pensarlo que hacerlo. Esta obra está inspirada en testimonios reales y hubo una investigación previa. También vi un reportaje televisivo que me impactó muchísimo. Es más, de ahí saqué el título de la obra. Pero ante la pregunta ¿cómo será vivir en la casa de un hombre homosexual? Uno puede imaginar muchas cosas, pero no hay que olvidar que al final todos somos seres humanos. Partiendo ahí ves que el personaje Alfredo hace sus cosas como cualquier persona: cocina, le encanta preparar postres, atiende a los invitados. No hay nada anormal dentro de lo que hace un ser humano. Además, era lo mismo que él hacía con su esposo cuando estaba en vida.

Comentaste hace un instante el nacimiento del nombre de la obra
Yo venía escribiendo la obra y el proyecto tenía un nombre, pero es cierto que casi nunca se llega al final con el nombre que se elige al inicio. Un día, viendo un reportaje televisivo, conocí la historia de Armando Zorrilla, quien estuvo comprometido con otro hombre mayor que él, que murió. Cuando sucede esto, Armando entrega todos los bienes a los hijos del difunto. Y en ese reportaje cuenta también que él y su pareja se conocieron en un paso peatonal. Cuando yo vi esa parte identifiqué inmediatamente una historia. El reportaje se centraba en el tema legal y otros temas, no en la forma en cómo se habían conocido, pero a mí me jaló la oreja la parte del paso peatonal.

Y el paso peatonal resulta ser un espacio público y lo relacionas con un tema que cada vez se está volviendo más público.
Es un espacio público, cotidiano y donde pasan cosas. Y las relaciones homosexuales son también públicas, cotidianas y, como en cualquier otra relación, pasan muchas cosas. Luego pude ya crear ciertos monólogos que son ficción que se van ajustando al desarrollo de la obra.

Sobre el tema legal, ¿ha sido difícil ponerlo dentro de la obra?
Me asesoré con dos personas para no cometer errores. No es una obra legal, aunque se toque el tema, sino ética y moral, donde el foco está en cómo reaccionarías tú ante tal circunstancia. Hay un momento en el que Alfredo se pone en muchos casos hipotéticos, pues no tiene ningún tipo de ley que lo ampare y le pregunta a su Irene ¿Qué sucedería si todo fuera al revés? ¿Qué pasaría si él tuviera derechos? En esa escena nos dice lo que la sociedad debería ser y no es. La obra la han visto varios abogados y les ha gustado mucho por el tema de derechos y por todo lo que hay que hacer en ese terreno. No hemos venido hablar de derechos de forma panfletaria. Esta esta es una obra que muestra un tema muy humano de dos personas a quienes se les debe respetar como tales.

¿Cuál es el recorrido que le toca seguir a la obra?
Ahora estamos en nuestra segunda temporada, lo que es bastante para una obra de teatro independiente. La obra tiene la proyección de presentarse en festivales nacionales e internacionales. Esperamos terminar nuestra segunda temporada aquí para arrancar una nueva etapa el próximo año.




Información que debes saber:

La obra de jueves a domingo a las 8:00pm en el Centro Cultural Ricardo Palma.
Venta de entradas en Teleticket y boletería del teatro.
La obra va hasta el 16 de diciembre.

Para conocer más de la obra visite su fanpage en Facebook dando click al siguiente enlace.

https://www.facebook.com/PasoPeatonaldePabloLuna/?jazoest=2651001038354115511056675116100110855790101828775661181101181067684108691021181176952118548349115494848805649655865100105107101517499105731151138397726510276101111117881111041197286105122108738974122105651078011651104481135784119

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada