Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en El Dominical

Entrevista

“Nosotros alimentamos al mundo, pero tenemos que hacerlo mejor”

Una charla con Fernando Ortega, Director de Investigaciones y Estudios del CONCYTEC, sobre la importancia de la prospectiva y sus posibilidades en nuestro país, donde ha primado más bien la falta de prevención y planificación.

Fernando Ortega

Fernando Ortega dice que la prospectiva estudia el futuro para poder influir sobre él.

Países desarrollados como Japón, Corea o Alemania se adelantaron a su tiempo e investigaron cómo ser mejores aproximadamente 50 años atrás. Hoy viven los resultados. Fernando Ortega nos da algunas pautas necesarias para tomar en serio la investigación de los diversos escenarios de nuestro país de cara a las próximas décadas, identificando sus problemas y posibilidades con anticipación.

¿Qué es la prospectiva?
Es una disciplina de las ciencias sociales que nace en 1958 en Francia a partir del trabajo de dos sociólogos, Gastón Berger y Bertrand de Jouvenel. Es la ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir sobre él.

Usted ha mencionado que a veces se confunde con la futurología.
La futurología es una pseudociencia. Fue una propuesta de filósofos de la Alemania nazi que trataron, a través del análisis del futuro, sentar las bases para el Reich de los mil años. Se trató de darle un sustento científico a la construcción de una propuesta política de Hitler. Por eso resulta ofensivo que a un científico dedicado a analizar el futuro ––nos autodenominamos futuristas–– le digan futurólogo.

¿Qué conocimientos nos puede proporcionar la prospectiva?
Los países desarrollados han empleado la prospectiva para diseñar sus planes nacionales de largo plazo. El caso más llamativo es el de Japón: este país realizó desde la década de los sesenta estudios prospectivos quinquenales para determinar cuál debería ser su respuesta ante los cambios tecnológicos, económicos, de mercado o sociales que van a ocurrir en los próximos 30 años. Si bien los estudios son quinquenales, su horizonte es de 30 años por delante. Corea y Alemania lo han seguido. Los países desarrollados ya tienen una trayectoria en el plano de la prospectiva de muchos años atrás. Estamos hablando de casi 50 años de su uso en formulación de políticas públicas.

Es algo que no aplicamos en el Perú.
Exacto. En algunos países de América Latina se ha estado empleando, aunque no de una manera tan profunda como en los países desarrollados. Tenemos como ejemplo experiencias de planeamiento en Brasil, Colombia, México, Cuba o Argentina, aunque es cierto que no han logrado tener un alto nivel de influencia en el desarrollo de políticas públicas.

¿Alguna experiencia latinoamericana de éxito?
Cuba utiliza mucho la prospectiva en el tema salud, por ejemplo. Es indiscutible el liderazgo que tiene en campos como el uso de biomateriales, medicamentos biológicos o en tratamientos contra el cáncer usando su biodiversidad. En Cuba sí hay un análisis prospectivo para determinar cuáles serían las líneas de investigación que le permitirían posicionarse como un centro generador de conocimiento y productor de medicina. En temas agrícolas está Brasil, que utiliza mucho la prospectiva para el caso de alimentos, prevención de plagas, etc. De hecho el mayor éxito que ha tenido en el análisis del futuro es lo que hoy día nosotros llamamos superfoods, alimentos que tienen características específicas en términos de proteínas, vitaminas, etc.

Ya que estamos atrasados en el tema de proyectarnos y de lo que tenemos que hacer como país, ¿cuáles son las otras posibilidades?
Tenemos que comenzar a trabajar para reemplazar nuestra producción actual con nuevos productos que puedan atender mejor las necesidades en las que somos expertos. En realidad, nosotros alimentamos al mundo, pero hay que hacerlo mejor. Hay que comenzar a trabajar con alimentos preparados que permitan que la gente se nutra mejor. Por ejemplo, países como Tailandia están trabajando en impresión 3D de alimentos. Tenemos que comenzar a pensar en otras formas de las prestaciones del consumo de los bienes, pensando en alimentos que se puedan consumir en nuevas presentaciones y que respondan a pedidos nutricionales muy específicos. Debemos darles valor agregado basado en las nuevas tecnologías; tenemos que trabajar en maneras totalmente distintas que estar pensando en dar más de lo mismo. El gran problema es que esta información te obliga a salir de tu zona de confort, y eso es lo más difícil de conseguir.


Tags Relacionados:

Fernando Ortega

Concytec

prospectiva

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada