Módulos Temas Día

Más en El Dominical

"Querido Armando", por Mina Maggiolo Dibos

A pocos días de la partida del músico, compositor y director Armando Sánchez Málaga, un recuerdo de Mina Maggiolo , exdirectora de la Orquesta Sinfónica Nacional.

Armando Sánchez Málaga Gonzales

Agosto 2006: Concierto Sacro de la Asociación Prolírica dirigido por Armando Sánchez Málaga Gonzales en la Catedral de Lima. [Foto: Giancarlo Shibayama / Archivo]

Agosto de 2006: Concierto Sacro de la Asociación Prolírica dirigido por Armando Sánchez Málaga, en la Catedral de Lima. [Foto: Giancarlo Shibayama / Archivo]

Giancarlo Shibayama / Archivo


Por Mina Maggiolo Dibos

El maestro Armando Sánchez Málaga Gonzales, quien acaba de dejarnos, fue una de las personalidades más destacadas del mundo musical peruano. Entre las cosas muy importantes que vivió, fue la de ser testigo de la fundación de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), siendo después de Theo Buchwald, el primer director titular peruano de la misma.

Su vasta formación musical se inició con las enseñanzas de su padre, el compositor Carlos Sánchez Málaga. Posteriormente se especializó en el estudio del violonchelo, la dirección y la composición musical en el Conservatorio Nacional de Música, en la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile, y en la Hochschule für Musik de Múnich. Su recorrido en dirección, composición, docencia e investigación fue muy amplio, y los importantes cargos, condecoraciones y reconocimientos que ha recibido son, asimismo, innumerables.

En lo personal, nuestros caminos se cruzaron en diversas oportunidades y circunstancias. La primera vez fue como alumna suya en los cursos que dictaba en la escuela de Arte de San Marcos. Volvería a encontrarme con él al ser nombrada directora adjunta de la OSN. Luego, cuando Armando regresó como director titular, en su tercer período en la OSN.

Al finalizar con su encargo, me nombraron directora titular, y me convertí en su sucesora en este importante puesto. Él siempre estuvo cerca y realizamos muchos proyectos interesantes. Finalmente, a principios del 2016, recibí la llamada de Armando, que me dijo: “Mina, quisiera que me ayudes a dictar mis cursos en San Marcos”. Yo le respondí sin siquiera pensarlo: “Por supuesto”.

Querido Armando, aprender y compartir contigo ha sido un privilegio.
Muchas gracias por toda una vida entregada al gran arte de la música, a su investigación y a su enseñanza.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías