Reseña: Viaje a la semilla
Reseña: Viaje a la semilla
Alessandra Miyagi

Por Alessandra Miyagi 

Cuando en 1983 apareció "Primero estaba el mar", el nombre Tomás González (Medellín, 1950) empezó a sonar tímidamente en los círculos de la crítica literaria; y desde entonces, poco a poco, libro a libro, comenzó a forjar una de las obras más sugerentes de la narrativa actual en Latinoamérica. Ahora, a más de 30 años de esta, su primera novela, Seix Barral se ha propuesto relanzar sus primeros títulos en ediciones de lujo para despojarlo por fin del título de “secreto mejor guardado de la literatura colombiana”. 
     Inspirado en un incidente real —la muerte de Juan, su propio hermano, quien fue asesinado a tiros en su finca del golfo de Urubá donde vivía junto a su esposa—, González construye la tragedia personal de J. y Elena, una joven pareja que decide abandonar la frivolidad y el bullicio urbano para embarcarse en la búsqueda de una vida sencilla a orillas del Caribe. Sin embargo, muy pronto el anhelado paraíso se convierte en un territorio infernal, donde las virtudes y defectos que nos hacen humanos son incapaces de salvarlos del irremediable camino a un estado de salvajismo primordial. 
     En esta novela cargada de elementos simbólicos e imágenes agudas, González, autor también de la inolvidable "La luz difícil" (2011), nos sumerge en un mundo en el que la vida y la muerte, el placer y el espanto están íntimamente entrelazados, y en donde la circularidad de la vida se manifiesta en su brutal naturalidad, aniquilando cualquier intento humano de perdurar en el tiempo, pues al principio como en el fin siempre estará el mar. 

El libro
Novela: 
Primero estaba el mar
Autor: Tomás González
Edición: Seix Barral
Páginas: 155
Precio: S/ 59,00