Módulos Temas Día

Más en El Dominical

"La versatilidad de Enrique Victoria", por Santiago Soberón

A una semana del fallecimiento del actor Enrique Victoria, un homenaje de Santiago Soberón, investigador teatral y crítico. 

Enrique Victoria

En agosto del 2014, Enrique Victoria protagonizó, junto a Ricardo Blume y Carlos Gassols, el que su último filme: "Viejos amigos"Enrique Victoria.

Archivo



Enrique Victoria nos ha dejado a los 92 años, en medio de la congoja de sus familiares, de la comunidad artística y del público. Pero aunado al duelo también hay una suerte de satisfacción por la vida de un artista que brindó lo mejor de sí desde pequeño —se inició a los ocho años— y cuya actividad abandonó hace tan solo hace dos años, por razones de salud. Tal como lo pide su hijo Carlos, será recordado por su talento en la actuación y su espíritu de lucha en favor de su gremio.

Enrique Victoria, al igual que su gran amigo Carlos Gassols, encarna una línea transversal en la historia de la actuación en el Perú. Hasta 1946 en que se funda la Escuela Nacional de Arte Escénico, el aprendizaje del actor se daba en el oficio, muchas veces en el entorno de una familia de artistas. Y un espacio particular de aprendizaje fueron las compañías que ofrecían espectáculos variados. Enrique Victoria integró la compañía de los hermanos Gassols, con la que participó de varias giras. De aquella experiencia, pasó a la zarzuela, la comedia, al drama y la televisión. En suma, fue un actor que transitó por todas las modalidades posibles de la actuación. Entre sus mayores virtudes, tuvo la pulcritud en la interpretación del texto, la claridad en la composición de sus personajes y una gran experiencia escénica.

Alguna vez contó que debió interpretar a Judas Iscariote en una representación de la Pasión. Justo en la escena en que Judas se suicida, le vino una “laguna mental”, no recordaba ninguna palabra del texto. Entonces, tomó prestado de La vida es sueño uno de los soliloquios de Segismundo y se “ahorcó” entre el aplauso del público y el desconcierto de sus colegas. Así era Enrique, un actor de grandes dotes y recursos.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada