Omar Chehade  intentará llegar por segunda vez al Congreso. Es el cabeza de la lista del partido de Acuña.  (Foto: Rolly Reyna/ El Comercio)
Omar Chehade intentará llegar por segunda vez al Congreso. Es el cabeza de la lista del partido de Acuña. (Foto: Rolly Reyna/ El Comercio)
Sebastian Ortiz Martínez

, ex segundo vicepresidente de la República y exparlamentario, afirma que decidió adelantar su retorno a la política para “proteger a la nación” en un momento de inestabilidad política. Ahora, en las filas de , dice que su “buque insignia”, de resultar elegido, será la restauración de la bicameralidad.

— ¿Por qué postula a un Congreso que tiene mandato de un año y medio?

Postulo, en primer lugar, para proteger a la nación, al pueblo peruano en un momento irrepetible de inestabilidad política y de ingobernabilidad. Lo que se necesita en el actual momento es salir de este lamentable atolladero al que nos ha llevado este paupérrimo Congreso y también la imposición del presidente Vizcarra.

— ¿Cuáles serán los primeros tres proyectos de ley que presentará, si resulta elegido?

Me pienso abocar primordialmente a la reforma política, no solo hay tres sino hasta cinco proyectos que son básicos: la eliminación parcial de la inmunidad parlamentaria, la eliminación del voto preferencial y otro tema, que es importantísimo, que es el buque insignia, es la bicameralidad, que fue aprobado en la Comisión de Constitución, cuando yo fui congresista [entre el 2011 y 2016], pero en el pleno no tuvimos los votos necesarios…

— ¿Existen las condiciones para concretar el retorno de las dos cámaras teniendo en cuenta que esta medida fue rechazada en el referéndum?

[Cuando] el presidente Vizcarra anunció el proyecto sobre la bicameralidad, este tenía una aprobación del 60%, lo que pasa es que el Congreso disuelto le había sacado la vuelta al proyecto, [incorporando cambios] en la cuestión de confianza y para reelegirse. Al sacarle la vuelta al proyecto del Ejecutivo, Vizcarra retrocede y es ahí donde el pueblo le hace caso. Pero un inicio la bicameralidad tenía el 60% [de respaldo].

— ¿Su propuesta estará alineada a la iniciativa del Ejecutivo? ¿Se permitirá la reelección en el Senado?

No, no, la no reelección va a continuar vigente.

— Por ejemplo, un diputado podrá, después, postular al Senado de manera inmediata…

No, porque lo que se está buscando es respetar lo que señaló el pueblo, la no reelección parlamentaria en cualquiera de sus formas. Lo que queremos es que la Cámara de Diputados tenga iniciativa legislativa, que tenga el impulso necesario y que el Senado sea la instancia reflexiva y revisora. Está comprobado estadísticamente que un Congreso, cualquiera que sea, aprueba 800 leyes en cinco años. En un Parlamento unicameral, de las 800 leyes el gobierno observa cerca de 300 leyes. En cambio cuando hay Senado, el Ejecutivo solo desaprueba entre 25 y 30 leyes en cinco años. En la unicameralidad, que ha fracasado, las leyes son observadas en un promedio de 10 o 12 veces más que cuando existe un Senado reflexivo. Esto va a obligar a los partidos a mejorar sus cuadros parlamentarios.

— Si el próximo Congreso restaura el Senado para el 2021, los congresistas que fueron elegidos en el 2016 y los que saldrá electo en el 2020, ¿podrán postular?

Hay que respetar la voluntad popular [expresada] en el referéndum, tendría que haber una cláusula transitoria que señale que no va poder ser reelegidos.

— ¿Usted propone un Senado sin ningún tipo de reelección, en resumen?

Sin ningún tipo de reelección, pero un Senado reflexivo, que mejore la calidad de las leyes que lamentablemente en su gran mayoría son malas. Lo importante es que haya un Senado corto, de 40 o 50 integrantes, donde estén las mejores personalidades del país […] Y una iniciativa que tuve, pero que no se cumplió en el gobierno de Ollanta Humala porque a este no le convenía, fue el juicio de residencia para los presidentes [que dejen el cargo]...

— ¿Cuáles será la institución que estaría a cargo de este juicio de residencia? ¿El Ministerio Público, el Poder Judicial o la contraloría?

Primero el presidente que termine funciones no podrá salir del país durante tres meses, él deberá demostrar ante la contraloría y el Ministerio Público, y por qué no también ante el Congreso, que se va con los mismos bienes y fortuna con los cuales salió elegido. Los temas técnicos se pueden perfeccionar, pero creo que el juicio de residencia es básicamente importante.

— También consideró que la inmunidad parlamentaria debe ser “recortada parcialmente”. ¿A qué se refiere exactamente?

Solo en un caso especial no puede ser recortada, cuando, por ejemplo, un congresista que pertenece a la Comisión de Fiscalización o a un grupo especial está fiscalizando a un ministro de Estado por una irregularidad o a un alcalde o gobernador regional, si no tiene inmunidad lo más probable es que esa autoridad investigada le interponga una denuncia para paralizar las pesquisas. Entonces, la inmunidad parlamentaria solo [debe permanecer] para esos casos, para los otros no.

— ¿Está a favor o en contra de cambiar el sistema de elección de magistrados del TC?

Creo que la invitación es importante, creo que se deben elegir a los juristas más destacados del país, que tengan probidad, carrera y que no sean maltratados, porque lamentablemente hubo muchos casos de buenos juristas, buenas personas que han sido maltratadas cuando se les llevó al Congreso. Yo creo más que en el concurso, en la invitación y la entrevista personal. Si hubiese Senado esto sería rápido. Con un Senado reflexivo, académico y con buenos cuadros partidarios, como lo había antes, acá no hubiera ningún problema para elegir en su momento, sin que se pase un día de gestión, a los integrantes del TC, la Defensoría del Pueblo o BCR.

— ¿Está a favor o en contra del matrimonio de personas del mismo sexo?

Este es un tema para el cual la población todavía no está preparada y yo soy una persona cristiana, conservadora en ese aspecto. El país todavía no está preparado para afrontar una situación radicalmente distinta a lo que siente y piensa la mayor parte del ciudadano de a pie. Sin embargo, estoy de acuerdo con otorgarle una serie de derechos y que no haya ningún tipo de discriminación contra ellos. Pero una cosa es no discriminar, otorgar derechos y otra es aprobar el matrimonio gay, porque, además, la Constitución es clara: el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

La relación con Alianza para el Progreso

— ¿Cómo llegó a APP, el partido de César Acuña? ¿Quién lo invitó?

Recibí una invitación directa de César Acuña, fueron varios días de diálogo, de conversación, no acepté de manera inmediata, quería escuchar su plan programático. Y me di cuenta de las propuestas de APP, que es un partido de centro, coincidían en su gran mayoría con los conceptos que yo siempre he profesado: economía libre y social de mercado, mejorar el sistema educativo, también el de salud y la reforma política. El modelo económico ha funcionado, por supuesto que se tiene que humanizar, el modelo económico no está escrito en piedra, hay cosas que mejorar, [como] la inclusión social, darle un rostro más humano…

— ¿A qué se refiere cuando dice que el capítulo económico de la Constitución puede ser modificado?

En primer lugar creo que hay técnico especializados en economía que podría por ahí agregar uno que otro artículo para eliminar los oligopolios y los monopolitos, digamos que esas son las taras que todavía tiene este modelo económico liberal. Pero la columna vertebral se debe mantener. Una de las razones principales para llegar al partido del señor Acuña y apoyar sus propuestas es ponernos en la primera fila del frente de batalla contra los comunistas, los marxistas que han prometido una Asamblea Constituyente para cambiar el capítulo económico y para involucionar a las épocas del velascato o del primer gobierno de Alan García, de proteccionismo, control de precios y subsidios, que trajo más pobreza al país.

— César Acuña primero anunció la expulsión de Marisol Espinoza, pero luego APP le abrió proceso disciplinario. ¿Cuál es su situación actualmente? ¿Aún es parte de APP o ya no?

Entiendo que ya dejó de ser miembro del partido Alianza para el Progreso, en todo caso habría que preguntarle a ella. Si me da mucha pena, Marisol Espinoza es una amiga mía, ha sido una buena parlamentaria durante 13 años y me da pena lo que le ha sucedido, y le deseo la mejor de las suertes.

— César Acuña acusa a Marisol Espinoza de “confabularse” con el fujimorismo y el aprismo. ¿Pero no fue la bancada de APP aliada de estas dos fuerzas?

No conozco los detalles, yo he adelanto mi retorno a la política, en retrospectiva no tengo conocimiento.

— Richard Acuña fue vicepresidente del Parlamento en dos oportunidades, en mesas directivas que dirigió Fuerza Popular…

También se debe decir que las mesas directivas son multipartidarias, en mi tiempo no era de un solo partido […] Las mesas directivas desde el 2001 en adelante han sido multipartidarias.

— ¿No cree que APP jugó a dos cachetes, con el gobierno y también con Fuerza Popular en el Congreso?

Alianza para el Progreso es un partido propositivo y nosotros lo vamos a ser, si Dios mediante llegamos al Congreso. Si hay que criticar al señor Vizcarra por acciones que van en contra de la ley, en contra de nuestra economía, en contra de lo que postulamos, o que va en contra del país, lo vamos a criticar y seremos férreos opositores. Pero si hay temas en los que el señor Vizcarra acierta y está en nuestra línea, evidentemente, lo vamos a apoyar. Nosotros no somos ni oposición ni oficialismo. Cuando lleguemos al Parlamento no vamos a ser ni oposición a Vizcarra ni oficialismo, vamos a ser propositivos.

— La bancada de APP tuvo a dos congresistas desaforados (Edwin Donayre y Benicio Ríos). ¿Qué distinto se ha hecho en el proceso de selección de candidatos?

Entiendo que esta vez- lo sé, porque me consta, y eso sucedió con todos nosotros- se pidió no solo antecedentes penales, sino los judiciales y policiales. Hubo entrevistas largas con todos los candidatos, por lo menos me refiero a Lima. No sé cómo habrá sucedido en el 2016.

— ¿No se encontrarán sorpresas en APP, como lo fueron Donayre y Ríos? Por ejemplo, Donayre fue candidato cuando era público que su juicio por el ‘gasolinazo’ ya había comenzado…

De las experiencias y golpes, cada uno aprende, por eso es que ahora las reglas han cambiado, son muy estrictas, están pidiendo todo tipo de antecedentes […] Lo lamentable es que los partidos políticos en el Perú, en general, son prematuros. Y el fujimorismo avasalló la institucionalidad democrática en los 90’, incluido a los partidos. Los partidos, ahora, se deben adecuar a las nuevas normas electorales. Entonces, es un proceso de desarrollo en el que ya el partido APP ha aprendido de sus errores.

El pasado nacionalista

— Usted afirmó que la reunión que tuvo en el restaurante “Brujas de Cachiche” con altos mandos policiales fue “un error político”. Sin embargo, su hermano fue sentenciado a 4 años de prisión efectiva por este mismo hecho…

Primero quiero decir que yo me sometí a todas las investigaciones, mi proceso no solo fue archivado en el Congreso, sino también por un fiscal de la Nación que no tenía nada que ver con el nacionalismo, incluso se la adjudicaba tener simpatía por un partido opositor. Sin embargo, admití que fue un error político. Pero ya que preguntas esto, quiero aprovechar la oportunidad para contar algo privado. Mi hermano lamentablemente, lo digo con mucha pena, padece de un trastorno que a veces lo ha llevado a [situaciones de] delirio, en uno de sus fases, como consecuencia de esto, ha tomado a lo largo de su vida decisiones erradas, como concertar sin mi consentimiento una reunión en el referido restaurante, por demás absurda e inadecuada. Reconozco que fue una mala decisión que se tomó y una mala decisión de no enfrentar el problema de mi hermano, no enfrentarlo a él mismo e ir soslayando sus acciones durante muchos años y esto generó consecuencias. Todo esto ha sido para mi familia muy duro, también para él, quien tuvo una sentencia desproporcionada e injusta. Él ahora lleva un tratamiento.

— ¿Por qué esta situación no se hizo mención en el juicio de su hermano? ¿Y qué tipo de tratamiento es el que lleva?

Yo prefiero no ahondar más en la herida, quiero a mi hermano, es una buena persona. Lamentablemente en el Perú, los políticos y las familias, a veces acostumbramos a esconder temas tabú como la salud mental.

— ¿Puede Omar Chehade caminar derecho? ¿Le molestó esa crítica que le hizo Nadine Heredia?

Siempre he caminado derecho, mi currículo así lo ha demostrado, nunca he tenido ningún proceso penal ni civil, mi vida siempre ha sido correcta, siempre he dormido tranquilo. Pasaron los años y más bien a ella [Nadine Heredia] se le revirtió esa maliciosa y funesta frase de caminar derecho. Ella y su marido estuvieron 10 meses en prisión por temas graves de corrupción y estoy seguro que dentro de poco tiempo volverán a prisión, pero no a una preventiva, sino por una condena de manera firme.

— ¿Usted sigue siendo abogado de Diosdado Navarro Oré, quien es sindicado como uno de los cabecilla de “Los nuevo dueños del sur”, que se dedica al tráfico de terrenos?

Fui abogado de él, porque considero su inocencia. Es un tema absolutamente profesional, es un tema entre privados, entre Súmac Pacha, que es [la empresa] que he defendido, a él como presidente, y Tierras del Sur, es un tema entre privados, en la que [Navarro Oré] me contrató como abogado y yo defiendo mi profesión lícita, como lo hace un médico o un arquitecto.

— ¿Hasta cuándo ha sido su abogado?

Hasta hace muy poco.

— Puede ser más específico.

No tengo la fecha, pero hasta hace muy poco. Si llego al Congreso, no voy a defender a nadie, voy a renunciar a todas mis defensas.

— ¿Pero en este momento no defiende a Navarro Oré?

En este momento mi persona no lo defiende.

[Tras apagar la grabadora, el señor Chehade solicitó hacer una precisión, así retomamos la entrevista].

Quiero hacer una precisión, en el caso de Diosdado Navarro todavía tengo mis apersonamientos, que todavía no los he subrogado, entonces legalmente todavía la defensa continúa. Sin embargo, yo no mantengo contacto con él desde poco tiempo […] Sigo ligado a la defensa porque todavía hay documentos que avalan mi patrocinio legal, no tengo nada de qué arrepentirme, porque entiendo que el caso es legal, profesional. Considero que es una causa justa. En el momento, si salgo electo al Congreso no solo renunciaré a esa defensa sino a todas las demás.

— ¿Entonces, como candidato al Parlamento va a mantener esa defensa?

Mira tengo un estudio de abogados, entonces yo ya no estoy dedicado al 100% al tema profesional, ahora estoy en campaña más allá de alguna audiencia que tengo. Mi participación está en stand-by.