Yeni Vilcatoma dejó las filas naranjas y ahora, bajo la marca amarilla de Solidaridad Nacional, busca estar nuevamente en un escaño del Congreso. (El Comercio)
Yeni Vilcatoma dejó las filas naranjas y ahora, bajo la marca amarilla de Solidaridad Nacional, busca estar nuevamente en un escaño del Congreso. (El Comercio)
René Zubieta Pacco

El partido Solidaridad Nacional dejó la semana pasada el silencio en el que se encontraba al anunciar jales sorpresivos para su lista por Lima, rumbo a las . No solo fue incluida Rosa Bartra, expresidenta de la Comisión Lava Jato y de la Comisión de Constitución del Congreso, sino también extercera vicepresidenta de la Mesa Directiva. Así, ambas dejan atrás una etapa como representantes de Fuerza Popular en el Poder Legislativo.

Pero mientras Bartra fue una figura clave y constante en la bancada, la historia de Vilcatoma con el grupo parlamentario fujimorista tuvo vaivenes. La abogada conversó con El Comercio al respecto y también comentó cómo así cambió la camiseta naranja por la amarilla. Sobre la decisión del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de permitir postular a los parlamentarios ‘disueltos’, manifestó tener confianza de cara a obtener el voto ciudadano y saludó la decisión del ente electoral: “Hicieron valer su autonomía”.

—Su salida de Fuerza Popular—

El último 16 de octubre, los salientes congresistas de Fuerza Popular se reunieron en el local del Centro de Lima. Vilcatoma expresó en ese cónclave sus intenciones de postular el 2020. Y aunque otras voces señalan que sí intentó ser candidata naranja, ella asegura que no llegó a presentar los documentos que le solicitaron para tentar nuevamente un escaño.

“Dije que iba a ver otros caminos y que si se generaba la posibilidad lo iba a hacer, pero ya no con Fuerza Popular”, manifestó.

Asimismo, negó haber dialogado con el secretario general del partido, Luis Galarreta, que encabezó el comité de selección de candidatos. “Decidí irme, no voy a estar rogándole a nadie. Tomé mi decisión fría, categóricamente. Conservo los buenos términos. Hay varias respuestas que se quedan pendientes, el tiempo lo dirá. Pero yo no fui a buscar a uno a otro a pedir, a rogarles, no. Las personas que me rodean lo saben, saben que desde un principio que no estaba pidiéndole absolutamente nada a nadie. Lo hice público en una reunión y de ahí tomé mi camino”, añadió.

Yeni Vilcatoma deja atrás a Fuerza Popular y busca ahora ser nuevamente congresista con Solidaridad Nacional. (Foto: Miguel Bellido / El Comercio)
Yeni Vilcatoma deja atrás a Fuerza Popular y busca ahora ser nuevamente congresista con Solidaridad Nacional. (Foto: Miguel Bellido / El Comercio)

—Anteriores idas y vueltas en la bancada fujimorista—

Aunque ahora afirma que se ha ido agradecida de la agrupación naranja y que ya volteó la página, Vilcatoma bebió más de un trago amargo durante su relación con la bancada. Solo a menos de dos meses de iniciada la anterior función legislativa, la exprocuradora renunció a la bancada tras una serie de hechos: acusó a su colega Úrsula Letona de “petardear” su proyecto sobre la autonomía de las procuradurías, denunció a Héctor Becerril ante la Comisión de Ética acusándolo de haberla amenazado y por ello fue sometida a un proceso disciplinario interno al que calificó de “arbitrario”.

Pero la naranja que le supo agria en un momento, se volvió dulce posteriormente. En julio del 2018, retornó sorpresivamente a la bancada fujimorista. Es más, lo hizo por la puerta grande: tercera vicepresidenta del Congreso.

Yeni Vilcatoma tuvo distintos vaivenes con Fuerza Popular. Tras su renuncia en el 2016 a la bancada, volvió el 2018 e integró la Mesa Directiva. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Yeni Vilcatoma tuvo distintos vaivenes con Fuerza Popular. Tras su renuncia en el 2016 a la bancada, volvió el 2018 e integró la Mesa Directiva. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)

Así, atrás quedaron las quejas porque no se les daba importancia a sus propuestas. ¿Acaso retornó por dicho cargo? Vilcatoma responde: “No necesariamente, se me hacía difícil promover los proyectos que tenía. Sin bancada, tienes que conseguir firmas de otros voceros, pero en las comisiones no había quiénes impulsen las propuestas. Como no tenía una bancada, eso se había convertido en un círculo vicioso. Entonces, tenía que ingresar a una para que, por lo menos, un grupo de congresistas pudiera votar en caso se someta un dictamen a la aprobación o desaprobación. Tengo un gran respaldo de las bases de fujimorismo, no consideré correcto irme a otra bancada”.



Pero sea como parte de Fuerza Popular, no agrupada, o nuevamente en las filas naranjas, lo cierto es que en tres años su producción legislativa fue nula. Según el portal web del Parlamento, ninguna de sus iniciativas se publicó en el diario oficial “El Peruano” como ley.

“Hay varios proyectos que se han acumulado. Pero soy sincera al reconocer que todos los proyectos de ley que yo he presentado, en primer lugar, no merecieron el respaldo que yo esperaba en la bancada [Fuerza Popular] y tampoco en las comisiones […] Sí he presentado iniciativas legales, las he expuesto en bancada, he pedido el apoyo, pero estaban tan distraídos en otros proyectos, que no les dieron el respaldo”, explica.

La siguiente pregunta cae por su propio peso. Si no ha logrado en tres años colocar alguna ley, ¿qué podría lograr en año y medio en caso sea elegida el 2020? “Soy consciente de qué es lo que podría lograr en un año y medio. En mi despacho hay cientos de carpetas hacinadas con pedidos ciudadanos. Hay otros que hemos atendido satisfactoriamente. Continuaré con mi rol de fiscalización. Y voy a ir con una única propuesta legislativa, dado el tiempo: que se retire la inmunidad a los congresistas. Pero que se les retire por completo también a los jueces supremos, fiscales supremos y al presidente de la República”, adelanta.

—Su llegada a Solidaridad Nacional—

Hace unos días, tras la disolución dispuesta por el presidente Martín Vizcarra, Yeni Vilcatoma señaló a este Diario que el Congreso era un capítulo cerrado para ella y que se iba a dedicar a ejercer su carrera de abogada y a la docencia universitaria. Al momento, ya ha abierto una oficina de asesoría legal en el emporio comercial de Gamarra, en La Victoria, e implementará otras en San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores y otros distritos limeños.

Pero hoy, va con el número 2 en la lista de Solidaridad Nacional por Lima. ¿Entonces? “El capítulo cerrado era en relación a querer aferrarse a un hecho consumado, porque que no se exija en estos momentos las respuestas a la constitucional o inconstitucional de disolver el Congreso no desaparece el hecho. Lo que hice cuando se cerró el Congreso, el mismo 30 [de setiembre], fue dejar Fuerza Popular y dejar en mano de las autoridades el pronunciamiento sobre ese escenario complejo. Ahora se da una invitación para volver, por supuesto que lo hago. No he hecho nada malo, incorrecto, corrupto. Sí entiendo que mi participación en Fuerza Popular era una mochila muy grande que no me ha permitido ejercer mis funciones sin cuestionamientos”, argumenta.

¿Pero acaso Solidaridad Nacional no carga también una mochila pesada? Si bien su líder Luis Castañeda Lossio ha pedido licencia, él es la figura más importante del partido. Y a la exautoridad edil se le imputa lavado de activos y tiene impedimento de salida del país a raíz de la investigación en su contra por presuntamente haber recibido aportes de OAS y Odebrecht para su campaña. Vilcatoma reconoce: “Hay cuestionamientos, hay que ser consciente de ello”.

Sin embargo, replica que quien la contactó fue Rafael López Aliaga, actual secretario general del partido amarillo. Según agrega, evaluó quién le hacía la invitación, quién estaba al frente de la agrupación ahora y conversó con Castañeda sobre su licencia para decidir, finalmente, aceptar ser candidata. Ello, afirma, no contradice su discurso de lucha contra la corrupción.



“Mi postura de lucha frontal contra la corrupción continúa. Y más aún cuando se ha dado de manera concreta con denuncias, cuestionamientos a todas aquellas autoridades sobre las cuales yo haya podido investigar u obtener información. Entrar al partido Solidaridad Nacional no significa que yo vaya a blindar al señor Castañeda Lossio ni esté de acuerdo con lo que ha realizado”, asevera.

Yeni Vilcatoma afirma haber conversado con Luis Castañeda Lossio, líder de Solidaridad Nacional actualmente con licencia, antes de decidir postular al Congreso con dicho partido. (Foto: GEC)
Yeni Vilcatoma afirma haber conversado con Luis Castañeda Lossio, líder de Solidaridad Nacional actualmente con licencia, antes de decidir postular al Congreso con dicho partido. (Foto: GEC)

Además, refiere que si tiene que votar o adoptar acciones en torno a investigaciones contra Castañeda Lossio desde el Parlamento, lo hará sin blindajes.

¿Lo hizo antes? El 9 de noviembre del 2018, en el pleno, votó en contra de que se incluya al fallecido expresidente Alan García en el informe final de la Comisión Lava Jato. Luego, las actas publicadas en el portal web del Legislativo dan cuenta de que estuvo ausente en las otras votaciones sobre los capítulos del documento, incluido el del proyecto Línea Amarilla y Vías Nuevas de Lima, que implica a Castañeda Lossio.

En ese acápite del informe se recomienda a la fiscalía investigar a Castañeda Lossio por el presunto delito de negociación incompatible por la ejecución del by-pass de la Avenida 28 de julio, el ilícito con pena más benigna a comparación de otros que le imputa el equipo fiscal del Caso Lava Jato.

Yeni Vilcatoma arguye que probablemente no se consignaron los votos a mano alzada: “No sé si en algunas no habré alcanzado a votar, pero sí tengo varias votaciones a favor, otras en contra y otras en abstención. No tengo la votación a la mano, pero debo de haber votado a favor o a mano alzada. Estoy de acuerdo con que se investigue. Y si tuviera que tomar una decisión nuevamente, frente a un cuestionamiento siempre estoy a favor de que se investigue”.

¿Puede asegurar Yeni Vilcatoma que no se va a pelear con Solidaridad Nacional y que se mantendrá en dicha bancada de llegar al Parlamento? “Por supuesto que sí”, responde.



“Cuando salí de Fuerza Popular no me peleé, yo exigía que cumplamos con una promesa de campaña electoral, que era lograr la autonomía de las procuradurías. Fue la primera iniciativa que presente, y recibí una falta de voluntad de cumplir con una promesa. Lamentablemente, no era el interés de Fuerza Popular. Lo que tengo ahora es una invitación que tomo con responsabilidad”, agrega.

Cerrado entonces el capítulo naranja de su vida política, Yeni Vilcatoma porta la bandera amarilla y asegura que esta postulación no es un termómetro de cara a su interés por un nuevo cargo público en el futuro.

“Tuve varias reuniones con otros partidos, varios líderes, he conversado con ellos. Y recibí la invitación de señor López Aliaga [secretario general], lo conocía. Empezamos a conversar. Habrá sido hace un mes atrás”, insistió.

López Aliaga ha confirmado a El Comercio que las conversaciones con Vilcatoma y Bartra vinieron de “varias semanas” atrás. “Yo las conozco de tiempo, hemos venido conversando de tiempo […] Es necesario gente con experiencia. Una [Vilcatoma] es exfiscal anticorrupción, no es cualquier cosa”, indicó.

Vilcatoma no considera haber sido parte de la postura confrontacional que sí le sindica a demás colegas de Fuerza Popular. Desde otro grupos políticos, los señalamientos han ido dirigidos a su excolega naranja y hoy compañera amarilla Rosa Bartra.

Pero su relación anterior con el actual gobierno incluyen una denuncias constitucionales y acusaciones penales contra el presidente Martín Vizcarra y algunos de sus ministros; el 30 de setiembre presentó un pedido de vacancia por incapacidad moral contra el mandatario a propósito de la disolución del Parlamento; le pidió renunciar; sostuvo que el Ministerio Público y el Poder Judicial eran la “chacra” del jefe de Estado y tuvo distintos calificativos contra este.

“En esta nueva etapa, voy a acudir con una posición propositiva. En esta nueva etapa, gane o no, me presento con esperanza de una nueva oportunidad de seguir haciendo política. No voy con interés de hacer obstaculización al gobierno. Voy para poder hacer propuestas, aportar. Voy a marcar diferencia con todo aquel que tenga una posición confrontacional sin sentido”, promete finalmente.