Ariana Lira Delcore

Periodista

ariana.lira@comercio.com.pe

1 de 18
¿Cómo se pasa de Víctor Raúl Haya de la Torre y Luis Alberto Sánchez a Mario Hart? ¿Es culpa de la crisis del sistema político o de un partido que ha caminado hacia el ocaso? La historia del Partido Aprista Peruano es una de muerte y resurrección. De perseguidos políticos a investigados por la fiscalía, los militantes del partido de la estrella enfrentan hoy la posibilidad de quedarse sin inscripción de candidatos al Congreso para las elecciones generales. Serían ya dos periodos seguidos sin el Apra en Palacio Legislativo. 

En la foto, Alan García Pérez asume por primera vez la presidencia de la República. A su lado, la imagen de Víctor Raúl Haya de la Torre. Lo acompañan Luis Gonzáles Posada, Luis Alva Castro y Abel Salinas (Archivo EC).
EL COMERCIO
Una historia de muerte y resurrección.

¿Cómo se pasa de Víctor Raúl Haya de la Torre y Luis Alberto Sánchez a Mario Hart? ¿Es culpa de la crisis del sistema político o de un partido que ha caminado hacia el ocaso? La historia del Partido Aprista Peruano es una de muerte y resurrección. De perseguidos políticos a investigados por la fiscalía, los militantes del partido de la estrella enfrentan hoy la posibilidad de quedarse sin inscripción de candidatos al Congreso para las elecciones generales. Serían ya dos periodos seguidos sin el Apra en Palacio Legislativo. En la foto, Alan García Pérez asume por primera vez la presidencia de la República. A su lado, la imagen de Víctor Raúl Haya de la Torre. Lo acompañan Luis Gonzáles Posada, Luis Alva Castro y Abel Salinas (Archivo EC).

2 de 18
Casi un siglo ha pasado desde que, en 1924, Víctor Raúl Haya de la Torre fundó Alianza Popular Revolucionaria Americana (Apra). Siete años más tarde, el Partido Aprista Peruano tentaría por primera vez el poder en las elecciones de 1931. Haya de la Torre, sin embargo, fue derrotado por Luis Miguel Sánchez Cerro, en unos comicios que los apristas acusaron de fraudulentos. Empezaría, entonces una historia de persecución, levantamientos y clandestinidad que se extendería, interrumpidamente, por décadas. Desde aquel entonces, el Apra ha participado en 52 procesos electorales y ha conseguido colocar a más de 25 mil autoridades, desde regidores hasta presidentes.
La primera vez

Casi un siglo ha pasado desde que, en 1924, Víctor Raúl Haya de la Torre fundó Alianza Popular Revolucionaria Americana (Apra). Siete años más tarde, el Partido Aprista Peruano tentaría por primera vez el poder en las elecciones de 1931. Haya de la Torre, sin embargo, fue derrotado por Luis Miguel Sánchez Cerro, en unos comicios que los apristas acusaron de fraudulentos. Empezaría, entonces una historia de persecución, levantamientos y clandestinidad que se extendería, interrumpidamente, por décadas. Desde aquel entonces, el Apra ha participado en 52 procesos electorales y ha conseguido colocar a más de 25 mil autoridades, desde regidores hasta presidentes.

3 de 18
En 1949, Haya de la Torre, perseguido por el gobierno, se asiló en la embajada de Colombia, donde permaneció refugiado por más de cinco años antes de exiliarse en México. Por mientras, el Apra se mantendría en la clandestinidad, a cargo de su secretario general Ramiro Prialé. El líder y fundador del Apra no volvería al Perú sino hasta 1962. Aquel año, el Partido Aprista Peruano participó en las elecciones generales. 

En la foto: Ramiro Prialé (segundo de izquierda a derecha) y Luis Alberto Sánchez (cuarto de izquierda a derecha) participan en un mitin organizado por el Partido Aprista Peruano el año del retorno de Haya de la Torre (3 de enero de 1962, archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Haya vuelve

En 1949, Haya de la Torre, perseguido por el gobierno, se asiló en la embajada de Colombia, donde permaneció refugiado por más de cinco años antes de exiliarse en México. Por mientras, el Apra se mantendría en la clandestinidad, a cargo de su secretario general Ramiro Prialé. El líder y fundador del Apra no volvería al Perú sino hasta 1962. Aquel año, el Partido Aprista Peruano participó en las elecciones generales. En la foto: Ramiro Prialé (segundo de izquierda a derecha) y Luis Alberto Sánchez (cuarto de izquierda a derecha) participan en un mitin organizado por el Partido Aprista Peruano el año del retorno de Haya de la Torre (3 de enero de 1962, archivo El Comercio).

4 de 18
Pese a que Haya de la Torre fue el preferido en las urnas, las normas electorales se interpusieron en su camino: para ser presidente, uno debía obtener al menos un tercio de los votos. Antes de que el Congreso pudiera –como la ley dictaba– decidir quién tomaría las riendas del país, el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Ricardo Perez Godoy, tomó el poder a través de un golpe de Estado. Un año después, las elecciones convocadas por el gobierno militar dieron por ganador a Fernando Belaúnde Terry.

En la foto, tanquetas en los exteriores del local del Partido Aprista Peruano, durante el golpe de Estado de 1962 (archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Golpe

Pese a que Haya de la Torre fue el preferido en las urnas, las normas electorales se interpusieron en su camino: para ser presidente, uno debía obtener al menos un tercio de los votos. Antes de que el Congreso pudiera –como la ley dictaba– decidir quién tomaría las riendas del país, el Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Ricardo Perez Godoy, tomó el poder a través de un golpe de Estado. Un año después, las elecciones convocadas por el gobierno militar dieron por ganador a Fernando Belaúnde Terry. En la foto, tanquetas en los exteriores del local del Partido Aprista Peruano, durante el golpe de Estado de 1962 (archivo El Comercio).

5 de 18
En 1978, luego de la convocatoria a elecciones por parte de Francisco Morales Bermúdez, Haya de la Torre fue electo como presidente de la Asamblea Constituyente, que redactó la Constitución de 1979. Fue en aquella Asamblea, además, que comenzó la carrera pública de un discípulo de Haya de la Torre que, tras su muerte, representaría el aprismo por cuatro décadas: Alan García Pérez. El Apra ostentó la mayoría en el Legislativo. 

En la foto, homenaje a diputados apristas por Lima. Cuarto de izquierda a derecha, Alan García Pérez (13 de junio de 1980. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Nace Alan

En 1978, luego de la convocatoria a elecciones por parte de Francisco Morales Bermúdez, Haya de la Torre fue electo como presidente de la Asamblea Constituyente, que redactó la Constitución de 1979. Fue en aquella Asamblea, además, que comenzó la carrera pública de un discípulo de Haya de la Torre que, tras su muerte, representaría el aprismo por cuatro décadas: Alan García Pérez. El Apra ostentó la mayoría en el Legislativo. En la foto, homenaje a diputados apristas por Lima. Cuarto de izquierda a derecha, Alan García Pérez (13 de junio de 1980. Archivo El Comercio).

6 de 18
Víctor Raúl Haya de la Torre murió un jueves 2 de agosto de 1979 en su casa de Villa Mercedes, el mismo año en que nació la Constitución fruto de la Asamblea Constituyente que presidió. Tenía 84 años. En el velorio, que duró dos días, tuvo que cerrarse la pista contigua a la Casa del Pueblo, pues ya no cabían los arreglos de flores. Rodeado de cientos de personas, el ataúd fue cargado hasta el Congreso de la República, y pasó la noche en el Hall de los Pasos Perdidos. La muerte del líder generaría la más profunda brecha entre las alas izquierdista y derechista del partido de la estrella.

En la foto, los funerales de Víctor Raúl Haya de la Torre (agosto de 1979. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
El adiós de Haya

Víctor Raúl Haya de la Torre murió un jueves 2 de agosto de 1979 en su casa de Villa Mercedes, el mismo año en que nació la Constitución fruto de la Asamblea Constituyente que presidió. Tenía 84 años. En el velorio, que duró dos días, tuvo que cerrarse la pista contigua a la Casa del Pueblo, pues ya no cabían los arreglos de flores. Rodeado de cientos de personas, el ataúd fue cargado hasta el Congreso de la República, y pasó la noche en el Hall de los Pasos Perdidos. La muerte del líder generaría la más profunda brecha entre las alas izquierdista y derechista del partido de la estrella. En la foto, los funerales de Víctor Raúl Haya de la Torre (agosto de 1979. Archivo El Comercio).

7 de 18
Un miércoles 10 de abril de 1985, las urnas le dieron la victoria al Partido Aprista Peruano por primera vez desde su fundación, hacía ya más de medio siglo. Con 53% de los votos válidos, un abogado de solo 35 años se convertiría en el primer presidente aprista. Su nombre era Alan García Pérez.

En la foto, Alan García en la ceremonia de asunción de mando. Atrás, con corbata azul, el aprista Enrique Cornejo (28 de julio de 1985. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Primer gobierno aprista

Un miércoles 10 de abril de 1985, las urnas le dieron la victoria al Partido Aprista Peruano por primera vez desde su fundación, hacía ya más de medio siglo. Con 53% de los votos válidos, un abogado de solo 35 años se convertiría en el primer presidente aprista. Su nombre era Alan García Pérez. En la foto, Alan García en la ceremonia de asunción de mando. Atrás, con corbata azul, el aprista Enrique Cornejo (28 de julio de 1985. Archivo El Comercio).

8 de 18
Reconocido por sus tradicionales “balconazos” y dotes de oratoria, Alan García entonaba, allá por los 80, un potente discurso antiimperialista. 

(Foto: archivo El Comercio).
Desde el balcón

Reconocido por sus tradicionales “balconazos” y dotes de oratoria, Alan García entonaba, allá por los 80, un potente discurso antiimperialista. (Foto: archivo El Comercio).

9 de 18
El primer gobierno de García, sin embargo, no tuvo un final feliz. Sus medidas económicas sumergieron al Perú en una de las peores crisis de su historia: una inflación por encima del 2000% –la más alta de la historia reciente de América Latina, luego de la generada por Nicolás Maduro en Venezuela–, la escasez de productos básicos y las kilométricas colas para adquirirlos llevaron al primer presidente aprista a terminar su mandato con un pálido 9% de aprobación (había comenzado con más de 90%). El día que Alan García entregó el mando del país a Alberto Fujimori, en 1990, se retiró del Congreso en medio de pifias e insultos por parte de los parlamentarios, que no lo dejaron pronunciar su discurso de despedida. Tras el autogolpe de 1992, García se refugió en la residencia del embajador colombiano. Gracias a un salvoconducto, huyó a Colombia y luego a París (foto: archivo El Comercio).
El gobierno de la escasez

El primer gobierno de García, sin embargo, no tuvo un final feliz. Sus medidas económicas sumergieron al Perú en una de las peores crisis de su historia: una inflación por encima del 2000% –la más alta de la historia reciente de América Latina, luego de la generada por Nicolás Maduro en Venezuela–, la escasez de productos básicos y las kilométricas colas para adquirirlos llevaron al primer presidente aprista a terminar su mandato con un pálido 9% de aprobación (había comenzado con más de 90%). El día que Alan García entregó el mando del país a Alberto Fujimori, en 1990, se retiró del Congreso en medio de pifias e insultos por parte de los parlamentarios, que no lo dejaron pronunciar su discurso de despedida. Tras el autogolpe de 1992, García se refugió en la residencia del embajador colombiano. Gracias a un salvoconducto, huyó a Colombia y luego a París (foto: archivo El Comercio).

10 de 18
Tras la caída del fujimorato en el 2000, Alan García retornó al Perú para participar en las elecciones del año siguiente. En un multitudinario mitin en la Plaza San Martín, pronunció uno de los discursos más recordados de la historia reciente del país. “Yo no sé y no quiero despertar ni odios ni rencores, ni gritos ni vejámenes. Perdono a todos los que me gritan, perdono a todos los que me injuriaron, perdono a todos los que me dejaron. Los perdono en nombre del Perú. No sé a dónde me conduzca la vida, no sé si me lleve a la muerte, pero aquí estoy, entregando todo lo que soy, otra vez, al servicio de la patria”, dijo entre gritos y aplausos de los asistentes. En los comicios, fue derrotado por Alejandro Toledo. En el Congreso, sin embargo, el Apra consiguió 28 curules. 


En la foto, mitin en la Plaza San Martín por el retorno de Alan García (27 de enero del 2001. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Alan vuelve

Tras la caída del fujimorato en el 2000, Alan García retornó al Perú para participar en las elecciones del año siguiente. En un multitudinario mitin en la Plaza San Martín, pronunció uno de los discursos más recordados de la historia reciente del país. “Yo no sé y no quiero despertar ni odios ni rencores, ni gritos ni vejámenes. Perdono a todos los que me gritan, perdono a todos los que me injuriaron, perdono a todos los que me dejaron. Los perdono en nombre del Perú. No sé a dónde me conduzca la vida, no sé si me lleve a la muerte, pero aquí estoy, entregando todo lo que soy, otra vez, al servicio de la patria”, dijo entre gritos y aplausos de los asistentes. En los comicios, fue derrotado por Alejandro Toledo. En el Congreso, sin embargo, el Apra consiguió 28 curules. En la foto, mitin en la Plaza San Martín por el retorno de Alan García (27 de enero del 2001. Archivo El Comercio).

11 de 18
En el 2006, Alan García triunfó en las elecciones ante un electorado temeroso de Ollanta Humala, candidato que se asociaba con el chavismo. Este periodo, además, fue el que más apristas tuvo el Congreso (36). A diferencia del primer gobierno del Apra, en la gestión del 2006-2010 logró avances como la reducción de la pobreza, el crecimiento económico, la firma de diversos tratados de libre comercio y el aumento de la alfabetización.

En la foto, Alan García saluda desde la puerta de Palacio de Gobierno tras jurar como presidente de la República (28 de julio del 2006. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Segundo round

En el 2006, Alan García triunfó en las elecciones ante un electorado temeroso de Ollanta Humala, candidato que se asociaba con el chavismo. Este periodo, además, fue el que más apristas tuvo el Congreso (36). A diferencia del primer gobierno del Apra, en la gestión del 2006-2010 logró avances como la reducción de la pobreza, el crecimiento económico, la firma de diversos tratados de libre comercio y el aumento de la alfabetización. En la foto, Alan García saluda desde la puerta de Palacio de Gobierno tras jurar como presidente de la República (28 de julio del 2006. Archivo El Comercio).

12 de 18
El 5 de octubre del 2008, sin embargo, la difusión de un audio por parte del programa dominical Cuarto Poder daría pie al escándalo de corrupción más grande del segundo gobierno aprista: el caso Petroaudios, que mostró presuntas irregularidades para beneficiar a la empresa noruega Discover Petroleum con la adjudicación de lotes petroleros. Tras una ola de protestas ciudadanas, el primer ministro, Jorge del Castillo, renunció junto a su gabinete. 

En la foto, el entonces presidente del Consejo de Ministros Jorge del Castillo junto a su gabinete luego de irrumpir en el Congreso para "dar la cara y limpiar su honor" tras el escándalo (9 de octubre del 2008. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Petroaudios

El 5 de octubre del 2008, sin embargo, la difusión de un audio por parte del programa dominical Cuarto Poder daría pie al escándalo de corrupción más grande del segundo gobierno aprista: el caso Petroaudios, que mostró presuntas irregularidades para beneficiar a la empresa noruega Discover Petroleum con la adjudicación de lotes petroleros. Tras una ola de protestas ciudadanas, el primer ministro, Jorge del Castillo, renunció junto a su gabinete. En la foto, el entonces presidente del Consejo de Ministros Jorge del Castillo junto a su gabinete luego de irrumpir en el Congreso para "dar la cara y limpiar su honor" tras el escándalo (9 de octubre del 2008. Archivo El Comercio).

13 de 18
Los Petroaudios no fueron el único escándalo que protagonizó el segundo mandato de Alan García. El 5 de junio del 2009, una tragedia sacudió el país. Cientos de nativos bloqueaban la “Curva del diablo”, de la carretera Fernando Belaúnde Terry, en Bagua (Amazonas), como protesta en contra del inicio de actividades mineras en la zona. Tras la orden por parte del gobierno de despejar la vía, las fuerzas del orden se envolvieron en un enfrentamiento sanguinario. 23 policías y 10 nativos murieron en el ‘Baguazo’.

En la foto, la entonces ministra del Interior Mercedes Cabanillas asiste a la comisión de Defensa del Congreso para responder por la masacre (8 de junio del 2009. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
El Baguazo

Los Petroaudios no fueron el único escándalo que protagonizó el segundo mandato de Alan García. El 5 de junio del 2009, una tragedia sacudió el país. Cientos de nativos bloqueaban la “Curva del diablo”, de la carretera Fernando Belaúnde Terry, en Bagua (Amazonas), como protesta en contra del inicio de actividades mineras en la zona. Tras la orden por parte del gobierno de despejar la vía, las fuerzas del orden se envolvieron en un enfrentamiento sanguinario. 23 policías y 10 nativos murieron en el ‘Baguazo’. En la foto, la entonces ministra del Interior Mercedes Cabanillas asiste a la comisión de Defensa del Congreso para responder por la masacre (8 de junio del 2009. Archivo El Comercio).

14 de 18
En el 2010, el Apra anunció la candidatura a la presidencia de Mercedes Araóz como invitada del partido. Tres meses antes de las elecciones, Aráoz renunció en vivo a su postulación por el partido de la estrella. “Pongo mi candidatura a disposición; sí renuncio a mi candidatura al Partido Aprista”, anunció en el set de Cuarto poder. La entonces exministra dijo que su decisión se debió a que el partido no había cumplido con la única condición que puso para aceptar la candidatura: la no inclusión en la lista al Congreso de personas con procesos o investigaciones por corrupción. En aquellos comicios, el Apra obtuvo solo cuatro escaños en el Congreso.

En la foto, Mercedes Aráoz en las elecciones de delegados del Partido Aprista Peruano (28 de noviembre del 2019. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Meche no va

En el 2010, el Apra anunció la candidatura a la presidencia de Mercedes Araóz como invitada del partido. Tres meses antes de las elecciones, Aráoz renunció en vivo a su postulación por el partido de la estrella. “Pongo mi candidatura a disposición; sí renuncio a mi candidatura al Partido Aprista”, anunció en el set de Cuarto poder. La entonces exministra dijo que su decisión se debió a que el partido no había cumplido con la única condición que puso para aceptar la candidatura: la no inclusión en la lista al Congreso de personas con procesos o investigaciones por corrupción. En aquellos comicios, el Apra obtuvo solo cuatro escaños en el Congreso. En la foto, Mercedes Aráoz en las elecciones de delegados del Partido Aprista Peruano (28 de noviembre del 2019. Archivo El Comercio).

15 de 18
El 2016 fue el último año en que Alan García Pérez tentaría la presidencia del Perú. Lejos de la gloria de antaño, sus virtudes como orador ya no hacían eco en un electorado distinto. Se alió, incluso, con Lourdes Flores Nano, a quien años atrás había bautizado como “la candidata de los ricos”.

En la foto, Alan García junto a Lourdes Flores Nano en el cierre de campaña en el Callao (4 de abril del 2016. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Enemigos íntimos

El 2016 fue el último año en que Alan García Pérez tentaría la presidencia del Perú. Lejos de la gloria de antaño, sus virtudes como orador ya no hacían eco en un electorado distinto. Se alió, incluso, con Lourdes Flores Nano, a quien años atrás había bautizado como “la candidata de los ricos”. En la foto, Alan García junto a Lourdes Flores Nano en el cierre de campaña en el Callao (4 de abril del 2016. Archivo El Comercio).

16 de 18
En un intento por atraer votantes, el Partido Aprista Peruano invitó al chico reality Mario Hart a integrar su lista de candidatos al Congreso. Nada fue suficiente: el 10 de abril del 2016, la derrota fue contundente: Alan García obtuvo tan solo un 6% de los votos válidos y logró obtener 5 curules en el Congreso. Para aquel año, el antiaprismo bordeaba el 50%, según el libro "El mal menor" (IEP,2019) del politólogo Carlos Meléndez.

En la foto, Alan García junto a Mario Hart en el cierre de campaña en el Callao (4 de abril del 2016. Archivo El Comercio).
EL COMERCIO
Jales poco ortodoxos

En un intento por atraer votantes, el Partido Aprista Peruano invitó al chico reality Mario Hart a integrar su lista de candidatos al Congreso. Nada fue suficiente: el 10 de abril del 2016, la derrota fue contundente: Alan García obtuvo tan solo un 6% de los votos válidos y logró obtener 5 curules en el Congreso. Para aquel año, el antiaprismo bordeaba el 50%, según el libro "El mal menor" (IEP,2019) del politólogo Carlos Meléndez. En la foto, Alan García junto a Mario Hart en el cierre de campaña en el Callao (4 de abril del 2016. Archivo El Comercio).

17 de 18
En abril del 2019, en el marco de una investigación del equipo especial Lava Jato, el Poder Judicial ordenó la detención preliminar de Luis Nava Guibert, quien fuera secretario de la Presidencia de Alan García. El 30 del mismo mes, la medida se reemplazó por una orden de prisión preventiva por 36 meses; luego, se varió por arresto domiciliario. Nava es investigado por lavado de activos y colusión por el caso Odebrecht. Ese mismo año, Miguel Atala, quien confesó ser el intermediario para recibir dinero de la constructora y entregárselo a García, fue conminado a arresto domiciliario. 

En la foto, Luis Nava es escoltado por un agente policial (Foto: El Comercio).
TROME
Entorno detenido

En abril del 2019, en el marco de una investigación del equipo especial Lava Jato, el Poder Judicial ordenó la detención preliminar de Luis Nava Guibert, quien fuera secretario de la Presidencia de Alan García. El 30 del mismo mes, la medida se reemplazó por una orden de prisión preventiva por 36 meses; luego, se varió por arresto domiciliario. Nava es investigado por lavado de activos y colusión por el caso Odebrecht. Ese mismo año, Miguel Atala, quien confesó ser el intermediario para recibir dinero de la constructora y entregárselo a García, fue conminado a arresto domiciliario. En la foto, Luis Nava es escoltado por un agente policial (Foto: El Comercio).

18 de 18
La mañana del 17 de abril del 2019, ante una inminente detención por el caso Odebrecht, Alan García escogió quitarse la vida. Con él, dirán algunos, murió también un pedazo del Apra. Cuarenta años después de la muerte de Víctor Raúl Haya de la Torre, las calles aledañas a la Casa del Pueblo se vieron nuevamente repletas durante su funeral. El gobierno declaró tres días de duelo nacional. En las elecciones congresales del año siguiente, el Apra quedó fuera del Congreso por primera vez en 60 años tras no pasar la valla electoral.

En la foto, el sepelio de Alan García Pérez (19 de abril del 2019. Foto: El Comercio).
GRUPO EL COMERCIO
La noche del Apra

La mañana del 17 de abril del 2019, ante una inminente detención por el caso Odebrecht, Alan García escogió quitarse la vida. Con él, dirán algunos, murió también un pedazo del Apra. Cuarenta años después de la muerte de Víctor Raúl Haya de la Torre, las calles aledañas a la Casa del Pueblo se vieron nuevamente repletas durante su funeral. El gobierno declaró tres días de duelo nacional. En las elecciones congresales del año siguiente, el Apra quedó fuera del Congreso por primera vez en 60 años tras no pasar la valla electoral. En la foto, el sepelio de Alan García Pérez (19 de abril del 2019. Foto: El Comercio).