Keiko Fujimori

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Veo con gran preocupación que el Perú es un enfermo que hoy se debate entre la vida y la muerte, postrado en una cama de cuidados intensivos. Lo tienen intubado, y de forma negligente lo único que han hecho los gobiernos anteriores es aplicarle anestesia para que no sienta los efectos de todos los males que lo aquejan; lo han medicado con potentes paliativos y solo se dedicaron a monitorear sus signos vitales.

MIRA: Perú Libre y Fuerza Popular: Equipos técnicos responden preguntas claves sobre economía, minería, salud, educación y seguridad

Ahora, todos los males se han venido de golpe y la señora Sara, agricultora en Junín, a quien acabo de ver durante mi última visita, siente en carne propia el mal del olvido. El señor Andrés, un emprendedor de Trujillo que produce unos zapatos dignos de exportación, padece el mal de la quiebra, a causa del síndrome de las promesas incumplidas. Y así podría seguir mencionando todos los males que padecen millones de peruanos a lo largo y ancho del país. Males que, agravados por la pandemia, han llevado al Perú del bicentenario a una sala de cuidados intensivos.

La pandemia no solo ha traído dolor por la pérdida de vidas, sino que ha develado la fragilidad de nuestro sistema sanitario y económico. En un solo año hemos retrocedido en la lucha contra la pobreza todo lo avanzado en los 10 años precedentes.

No hay tiempo que perder. El tratamiento en los primeros 100 días será muy fuerte. Activaremos el programa “Suma de Vacunas” para vacunar a todo mayor de edad este año. Realizaremos 70 mil pruebas moleculares por día, instalaremos 100 plantas de oxígeno y adquiriremos 10 mil concentradores.

Se reiniciará la atención primaria de la mano con la telemedicina. Otorgaremos el “Bono Oxígeno”, 10 mil soles para cada hogar que haya perdido un familiar por COVID 19. “Contigo Perú” recomprará deudas originadas por gastos de atención de la pandemia hasta por un monto de 25 mil soles, con un plazo de 7 años, con 3 años de gracia y a una tasa del 0%.

Vamos a reactivar la economía. Se ejecutarán los programas “Perú Abierto” con nuevos protocolos sanitarios, “Volver a Empezar” para apoyar la reapertura de 1 millón de pequeños negocios. Iniciaremos la ejecución de cientos de obras a nivel nacional, creando miles de empleos. “Canon para el Pueblo” permitirá entregar el 40% del mismo directamente a la población.

Para nuestros adultos mayores más pobres se duplicará su asignación bimensual de Pensión 65. Para los más olvidados, ampliaremos el Programa Juntos con 250 mil usuarios adicionales. “Agua para ti” llevará agua gratuita a quienes hasta hoy no tienen este servicio.

Con la entrega de “Canastas Tecnológicas” aseguraremos educación de calidad para nuestros niños. “Mi Primera Chamba” otorgará incentivos a las empresas que contraten por primera vez a jóvenes sin experiencia laboral.

Un país en cuidados intensivos es un paciente de riesgo extremo. El remedio no puede ser peor que la enfermedad, estoy convencida que la libertad social y económica con un profundo cambio hacia adelante es en definitiva el oxígeno que el Perú necesita para sobrevivir y tener una mejor calidad de vida para salir al encuentro del futuro.

Aclaración: Texto de la corrección: El Comercio invitó a los dos candidatos -Pedro Castillo y Keiko Fujimori- a escribir su visión de país para los primeros 100 días de su eventual gobierno. El candidato de Perú Libre no envió su columna, por lo que replicamos la que escribió para la primera vuelta. Dicho texto fue publicado el 6 de febrero como parte del despliegue de El Comercio y tras invitar a todos los candidatos presidenciales a que escriban su visión de país.