Reconoce un sistema eléctrico óptimo en centros comerciales

03.12.18
Miles de vidas se pueden salvar cuando se respetan las normas de electricidad.
slider slider

Solo en 2016 se registraron 96.049 incendios en el país, según el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP). Gran parte de ellos fueron originados por una falla en el sistema eléctrico. Dicha falla deviene en un cortocircuito; es decir, en el aumento brusco de la corriente debido a la sobrecarga de energía. De no ser controlado, puede ser mortal.

Si bien no existe una estadística clara sobre cuántos de estos siniestros se generaron en centros comerciales, es razonable deducir que en estas moles de cemento atiborradas de tiendas se encuentra el mayor peligro. Según Abdul Miranda, gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Lima, Mesa Redonda registra una afluencia diaria de un millón de personas durante la campaña navideña, que empieza el 1 de diciembre.

Precisamente en esta zona se realizó un operativo inopinado en un centro comercial compuesto por más de 200 puestos, ubicado en la avenida Andahuaylas. Aquel predio cumplía con las exigencias de Defensa Civil y la Municipalidad de Lima; sin embargo, al frente se ubicaba otro centro comercial con los cables expuestos y el tablero de control totalmente descuidado. Lamentablemente, Mesa Redonda, como otros emporios comerciales de la capital, aún es un posible motor de incendio.

El 40% de los incendios producidos en Lima, Callao e Ica se generaron el año pasado por un cortocircuito, según el CGBVP.

Para evitar un cortocircuito en centros comerciales, los expertos recomiendan la instalación de los elementos básicos de un sistema eléctrico. El tablero de control es una de las piezas principales, pues contiene interruptores termomagnéticos que miden la sobrecarga, además de los interruptores diferenciales, que bloquean el paso de la corriente en el caso de que suceda una falla eléctrica.

De acuerdo con el Código de Electricidad, los interruptores termomagnéticos son los ideales a instalar en un centro comercial. La llave cuchilla con conductores de plomo como fusibles, que antes se usaban en las viviendas y en los grandes predios, hoy está prohibida. Dicho código también detalla que las personas autorizadas para proyectar una instalación eléctrica solo son ingenieros o arquitectos especializados en la materia.

INSTALACIONES ELÉCTRICAS PARTE 2 INSTALACIONES ELÉCTRICAS PARTE 2

frase

Según EPEI Perú, el 20% de los productos eléctricos que importa el Perú son bambas.

Es decir, uno de cada cinco productos eléctricos usados en las viviendas peruanas es falso. Al respecto, la norma EM 010 de Instalaciones Eléctricas del Reglamento Nacional de Edificaciones también especifica la calidad de los tomacorrientes.

Juan Francisco Barrios, asesor experto de Maestro, nos aclara que los tomacorrientes bamba son de aluminio, mientras que los originales son de cobre; por lo tanto, tienen mayor durabilidad y no se recalientan fácilmente. Esto se puede evitar comprando los elementos del sistema eléctrico en tiendas autorizadas.

La lucha contra la informalidad sin duda es difícil. Según Capeco, al año se venden US$ 700 millones en material de construcción falsificado en nuestro país, lo cual representa el 16% del mercado. Lo primero a entender es el riesgo al que nos sometemos al comprar productos bamba.

La informalidad no solo está relacionada a la compra de productos falsos, sino también a la desidia de los dueños o administradores de los centros comerciales o galerías. Y es que el 70% de las construcciones peruanas que son autoconstruidas, según Capeco, no realizan un mantenimiento adecuado de las instalaciones eléctricas.

“Debemos tomar acciones preventivas para evitar accidentes eléctricos e incendios. Por ello es importante que un especialista revise las instalaciones eléctricas en las viviendas, para verificar que se encuentren en buen estado”, explica Óscar Chevarría Meza, supervisor de Atención al Usuario de Osinergmin, quien agrega que dicho mantenimiento debe ser ejecutado por lo menos una vez al año. De lo contrario, cualquier falla podría devenir en un gran siniestro.

 

MATERIALES A USAR EN UN SISTEMA ELÉCTRICO

De esto deben ser conscientes los propietarios de centros comerciales, quienes no solo se exponen a millonarias pérdidas por no haber realizado una óptima instalación eléctrica, sino también a la sanción económica de cada comuna contra aquellos que no respetan el Código de Electricidad. Mario Casaretto La Torre, gerente de Defensa Civil de la Municipalidad de Lima, recuerda que la multa por no contar con un sistema eléctrico adecuado va desde 1 UIT hasta 4 UIT, de S/ 4.150 cada una.

Según el ingeniero civil Edgard Trillo, quien es inspector certificado por el Ministerio de Vivienda, el costo de un sistema eléctrico correcto en una casa es de entre el 10% y el 15% del valor inicial del predio. Si bien es una inversión, “a la larga una instalación óptima con materiales de calidad es un ahorro para el propietario”, dice Trillo.

La garantía que dan los materiales de calidad no se compara con la inseguridad de los bambas. Un problema que muchas veces nace cuando el propietario arregla con el maestro de obras y decide bajar el presupuesto “para ahorrar”. Esta informalidad en el sector construcción es la puerta a las fallas eléctricas, que pueden costarnos la vida. Es mejor invertir de manera adecuada, para más tarde no lamentarnos por haber provocado un incendio fatal.

comment comment
comment
Arq. Fernando Bálbaro Martínez
Miembro de la comisión de Seguridad e Instalaciones Eléctricas del Colegio de Arquitectos del Perú
comillas

Estamos próximos a las campañas de ventas de fin de año en los locales comerciales y cabe reflexionar sobre los problemas de seguridad contra incendios y de evacuación que podrían generarse en estas condiciones.”

Los riesgos eléctricos muchas veces están ahí: en la decoración con luces y adornos navideños, colocados o apoyados frágilmente sobre pasamanos, barandas y balcones o colgando improvisadamente desde el techo de la galería del centro comercial. Peor aún, cuando estas decoraciones, incluidos los avisos luminosos publicitarios, van conectadas a circuitos o tableros eléctricos sin respetar los procedimientos de instalación.

En épocas de mayor afluencia de público, las instalaciones eléctricas tienen mayor demanda de consumo de energía. Y es que todos los locales están operando al 100%; por lo tanto, aumentan los riesgos de cortocircuitos, sobrecargas, recalentamiento de los conductores y equipos, etc. Esto sin contar con el hecho natural del deterioro mismo de los conductores eléctricos.

Galerías comerciales o campos feriales con locales sin ninguna separación entre sí de tabiques resistentes al fuego y con instalaciones eléctricas precarias, expuestas a la mercadería combustible, exhiben un riesgo de daño mucho mayor porque, además, almacenan mercadería en la misma área de venta. Son verdaderas bombas de tiempo.

Más aún si estas instalaciones eléctricas aumentan en extensión y se conectan improvisadamente a un punto de la red pública —poste de alumbrado público—como si estuvieran conectando el foco de su casa.

¿Qué se está haciendo para prever situaciones de riesgo en centros o galerías comerciales? Pues la labor de los inspectores, ya sea como autoridad competente, es fundamental. Los sistemas de protección contra incendios y de evacuación no funcionan eternamente: requieren mantenimiento y supervisión constantes para asegurar en el tiempo que el día que se necesiten usar funcionarán efectivamente. De nada vale invertir en proteger las vidas o en construir medios de evacuación si no se realizan labores de verificación del buen estado de las instalaciones, en especial de las eléctricas en la edificación.

Ya que estamos empezando la temporada comercial de fin de año, es urgente verificar el correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad contra incendios y de evacuación, así como el buen funcionamiento de las instalaciones eléctricas en los locales comerciales.