Todo lo que una casa de playa segura debe tener

16.12.18
Los cuidados y normas que recomiendan los especialistas para estas viviendas
slider slider

En el terremoto de 2007, cientos de personas que vivían en el litoral de Ica, en Tambo de Mora, perdieron sus viviendas. El sismo generó la licuación del suelo y las casas de playa colapsaron. ¿Qué sucedió? ¿Por qué no resistieron? El arquitecto José Sato, consultor del Centro de Estudios y Prevención de Desastres - PREDES, asegura, en primer lugar, que esos predios sucumbieron porque en muchos casos habían sido construidos de manera informal, sin el necesario y obligatorio estudio de suelos.

“La licuación de suelos por sismo ocurre cuando el terreno pierde la capacidad de resistir el peso y las casas se hunden”, dice José Sato. El especialista agrega que lo más importante en la edificación de una casa de playa es realizar un estudio para conocer las características físico-químicas del suelo. El hecho de no conocer el suelo en donde se cimentará una vivienda es demasiado peligroso. Los vecinos de Villa El Salvador, quienes viven sobre lomas de arena, asumieron ese riesgo y hoy viven en zozobra.

35% del distrito de Villa El Salvador está construido sobre arena, según el Cismid.

Tanto en Villa El Salvador como en otros terrenos arenosos cercanos al mar, una gran alternativa para asegurar la cimentación son los pilotes. “Son como unos peines o agujas que atraviesan el terreno y llegan hasta el estrato. La idea es asegurar la capacidad portante de la futura casa”, dice el ingeniero civil Raúl Estacio, responsable de Obra en GBS Internacional Trading.

En los terrenos de playa se realizan forados de entre 10 y 40 metros, todo depende de a cuánta profundidad se encuentren las rocas en donde se tienen que asentar los pilotes. Solo los ingenieros civiles y arquitectos especializados en el rubro, basándose en estudios técnicos, son los indicados para determinar si un terreno cercano al mar requiere la inversión que supone la instalación de pilotes.

CASAS DE PLAYA PARTE 2 CASAS DE PLAYA PARTE 2

frase

17’037.297 personas habitan en la costa peruana, según el INEI.

Muchos de ellos viven en medio de la informalidad. Al respecto, el ingeniero Julio Kuroiwa, profesor emérito de la Universidad Nacional de Ingeniería, asegura que las viviendas autoconstruidas han sido la principal trampa mortal en el Perú, especialmente en zonas de playa.

En el terremoto de 1970, por ejemplo, “en el barrio San Pedro, en Chimbote, la destrucción de viviendas no reforzadas fue de 100%”, comenta el experto. En San Pedro todas las casas cercanas a las playas colapsaron, sobre todo, porque no estaban bien cimentadas.

Las cimentaciones en las casas de playa varían de acuerdo con los tipos de suelos, que básicamente se dividen en dos: los arenosos, que predominan en el norte del Perú; y los rocosos, que abundan al sur. En un país en donde el 70% de construcciones han sido levantadas sin planos ni estudios técnicos, el panorama es preocupante.

Y es que según expertos como el ingeniero Julio Kuroiwa, el terremoto que podría ocurrir en Lima y en parte del sur del Perú superará los 8 grados. Inevitablemente, después de un movimiento sísmico de tal magnitud el peligro de un tsunami es alto.

MATERIALES PARA CONSTRUIR UNA CASA DE PLAYA

La naturaleza siempre juega en contra de las viviendas construidas cerca del mar. Además del tsunami, el deterioro que producen las sales marinas es agresivo. El arquitecto José Sato, de PREDES, asegura que tan importante como el suelo es controlar la humedad, la salinidad u oxidación en el predio. 

Para el arquitecto Henry Lazarte, presidente de la Comisión de Innovación y Tecnología del Colegio de Arquitectos del Perú (CAP), el mantenimiento en las viviendas de playa se debería realizar dos veces al año. Lazarte asegura que no solo se debe reforzar los muros y columnas con aditivos anticorrosivos. “El piso y, sobre todo, el techo son elementos que están muy expuestos y todo el día recolectan partículas que a la larga hacen mucho daño a la estructura”, dice el representante del CAP.

Si bien los profesionales de la construcción son los indicados para determinar qué material será el adecuado para implementar en cada casa de playa, el ciudadano de a pie es quien decide sobre qué terreno hacerse. “Doy un mensaje a las personas que invaden sin tener en cuenta un estudio de suelos. Piensen que si sobre eso construyen viviendas inseguras y encima le ponen tres o cuatro pisos más, les están poniendo una trampa a sus hijos o nietos, dependiendo del periodo de retorno del terremoto”, dice el ingeniero Julio Kuroiwa. Para construir bien, en primer lugar, es necesario ser formal.

comment comment
comment
Arq. José Edgardo Allemant Muñoz                                  
Ex director general de Obras de la Municipalidad Metropolitana de Lima        
comillas

Las casas de playa siempre fueron una segunda casa y se inician con los balnearios del sur, que empiezan a desarrollarse a partir de los años 40 y 50”

Para desarrollarse, las municipalidades empezaron a adjudicarlos con cuotas muy bajas. Así aparecen en el sur Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo y Pucusana, hasta donde llega la jurisdicción de la llamada Lima metropolitana. Las casas, en su mayoría, se construían con materiales sobrantes o de segunda.

Se lotizaban y se entregaban en adjudicación para su desarrollo y eran construidas poco a poco. No se consideraban diferentes factores que nosotros los arquitectos tenemos en cuenta al momento de diseñar, como la ubicación, la orientación, el asolamiento, los vientos, las mareas y el paisajismo, más los parámetros técnicos de diseño, densidad, alturas, retiro, área libre, etc.

Por ello, en varias playas o balnearios muchas casas se han destruido ante la crecida de la marea o se han hundido por falta de un adecuado estudio de suelos. Estas viviendas informales son parte del 70% de casas autoconstruidas en el Perú, de acuerdo con las estadísticas que se manejan hoy.

Es muy importante llevar a cabo la construcción con los profesionales adecuados, a fin de resguardar su inversión. Se empieza por escoger un lote de terreno que se ubique y cumpla con los requisitos exigidos en el Reglamento Nacional de Arquitectos. Aunque ahora las Municipalidades regulan el área de delimitación profesional, se obliga a los propietarios a que los planos de arquitectura sean autorizados por arquitectos colegiados, quienes diseñarán proponiendo los espacios adecuados para el desarrollo de las actividades propias de una casa de playa.

Los planos de seguridad deben ser desarrollados por especialistas en evaluación de riesgos, que son profesionales en seguridad. Allí se propone que la ubicación del predio no sea zona aluviónica o peligrosa por los movimientos y crecidas de las mareas, así como los requerimientos en caso de sismos, maretazos e incendios, como cualquier factor de riesgo.

Luego viene el desarrollo de los planos de ingeniería y especialidades. Los cálculos estructurales deben ser autorizados por un ingeniero civil colegiado. Se sigue con los planos de instalaciones sanitarias, que son desarrollados y autorizados por un ingeniero sanitario; allí se diseñan las redes de agua y desagüe. Por último, los planos de instalaciones eléctricas son desarrollados por un ingeniero mecánico-electricista.

Es imprescindible que los profesionales participen en la construcción de la casa y si es de playa, con mayor razón, porque está expuesta a mayores riesgos.

En una construcción informal se corre riesgo desde la cimentación: los suelos en las playas son de arena y la resistencia es menos de 0,5 kilogramos por centímetro cuadrado y lo normal, para tener una idea, es 4 kilogramos por centímetro cuadrado. Por ello es necesario realizar la cimentación adecuada.

Por otro lado, no se utilizan cangrejeras en las construcciones de playa. Es por eso que entra el óxido y destruye el fierro. Lo peor de todo es que la casa podría colapsar.

Hoy en día los requisitos para las habilitaciones urbanas de playa son muy exigentes en cuanto a su desarrollo, así como en cuanto a estudios de impacto vial e impacto ambiental. Estos requisitos han sido aplicados en urbanizaciones de playa como el denominado Club Náutico Poseidón, ubicado en el distrito de Pucusana, el cual doy como ejemplo de exigencia de seguridad, por ser uno de los arquitectos que participó en su desarrollo.

Es indispensable seguir todas las recomendaciones señaladas para así lograr casas más seguras para sus propietarios y habitantes.