Las ventajas de una casa inteligente

24.09.18
Conoce los cambios constructivos que requiere tu vivienda para convertirse en una smarthouse
slider slider

Una smarthouse puede brindar mejor calidad de vida. Juan Alberto es un reconocido arquitecto peruano que utiliza la tecnología dentro de su vivienda para observar a su hija de nueve años, que tiene una enfermedad crónica que, por ahora, la mantiene en cama. Como la pequeña no se puede mover mucho, ha instalado un sistema inteligente en casa, que le permite controlar las persianas y la temperatura desde su tablet.

“Una vez la tenía que internar en una clínica, pero no me alcanzaba el presupuesto. Ese internamiento de rutina por cinco días sobrepasaba los diez mil soles”, cuenta Juan Alberto, quien le propuso al médico que trataba a su hija un monitoreo desde su casa mediante la tecnología celular enlazada a unas cámaras angulares. “¡Increíblemente funcionó! El doctor se comunicaba con mi hija, la observaba y pudo ayudarla mucho a distancia”, cuenta el arquitecto.

La historia de Juan Alberto y su niña se dio en el Cusco y evidencia que los hogares inteligentes no solamente cumplen una función decorativa. Si bien en el Perú el boom de las smarthouses aún no se da, en otras partes del mundo, sobre todo Estados Unidos y Europa, las casas inteligentes se reproducen a gran escala.

Solo este año, la fabricación de casas inteligentes generará 71 mil millones de dólares, según un estudio de Juniper Research.

En el Perú, poco a poco este modelo de vivienda está calando en algunos sectores de la población. “El próximo año tenemos que entregar 400 departamentos inteligentes implementados por la inmobiliaria”, dice el ingeniero Óscar Barrena, gerente general de Smart-House Perú, quien agrega que es recomendable pensar en un diseño inteligente antes de construir la casa. De esta manera el cableado de la fibra óptica —indispensable para tener un internet de calidad— no tendrá por qué cruzarse con algún circuito eléctrico.

Si la casa ya está construida, también se puede convertir en una smarthouse. En este caso, el cableado se puede hacer en canaletas escondidas o en tabiquería drywall. Muchas veces este se realiza en el techo de la vivienda. Hace seis años, una clienta que estaba por estrenar un departamento le encargó la instalación de un sistema inteligente al ingeniero estructural Raúl Estacio Jiménez. 

“Para la parte del cableado interno se hizo un falso cielo raso y así se hizo inteligente su departamento. Se controlaban las luces y el encendido de algunos de sus equipos tecnológicos desde un celular”, cuenta Estacio Jiménez, quien afirma que, según las normas de construcción, la altura mínima a respetar en un departamento es de 2 metros y 40 centímetros. Este tipo de instalaciones requiere profesionales y técnicos especialistas.

CASAS INTELIGENTES PARTE 2 CASAS INTELIGENTES PARTE 2

Estos especialistas participan en la implementación de una casa inteligente

frase

Si bien el costo de un departamento inteligente es 1,5% mayor que el de un departamento tradicional, el retorno de inversión se da a través de los años.

Según el Departamento de Innovación y Tecnología del Colegio de Arquitectos del Perú, en tres años se recupera la inversión de una casa inteligente, gracias al ahorro de energía. Solo en electricidad se ahorra un 20% al mes en una smarthouse frente a una vivienda convencional.

“Además de ahorrar energía, las casas inteligentes permiten contribuir al cuidado del medio ambiente”, asegura el ingeniero Raúl Estacio. Y es que muchos edificios y departamentos que utilizan la tecnología smart tienen sistemas constructivos relacionados al ahorro de agua potable y el aprovechamiento de la luz natural. Todo ello ayuda a reducir emisiones de CO2.

Comprar los gadgets y aparatos tecnológicos para controlar de manera inalámbrica las luces, la temperatura y el televisor, entre otros electrodomésticos, implican en el Perú una inversión mínima de cinco mil dólares. Todos funcionan con señal wifi y se les llama “el internet de las cosas”. Según el estudio de Juniper Research, este año los usuarios de Estados Unidos y Europa gastarán 12 mil millones de dólares en dispositivos inteligentes para el hogar.

Todos estos dispositivos móviles funcionan a la perfección cuando se encuentra operativo el internet wifi. Así, desde un celular, una tablet o desde un comando de voz se puede operar el sistema de la vivienda.

“Por ejemplo, yo podría estar en el dormitorio principal y desde allí monitorear toda la casa. Podría observar el estado de las luces, las cortinas, el audio, el video, el aire acondicionado, la calefacción, los motores, las piscinas, el riego, las termas y todo lo que tenga energía en la casa”, afirma el ingeniero Óscar Barrena.

 

Cinco edificios inteligentes en Latinoamérica

No solo las grandes edificaciones de Latinoamérica poseen sistemas inteligentes. Henry Lazarte, comisionado del Colegio de Arquitectos del Perú, cuenta que en muchos complejos habitacionales de México se ha desarrollado el modelo smarthouse. El objetivo es que el ciudadano de nivel socioeconómico medio o bajo aprenda a reducir y controlar el consumo de energía.

“El ayuntamiento de cada distrito otorga premios a los ciudadanos que más ahorran energía”, comenta Lazarte, quien ha diseñado el edificio automatizado Altos del Hipódromo, en Madrid, España. Las smarthouses podrían masificarse en el Perú. La implementación de inteligencia y de tecnología en una casa no es tan costosa. Como en México, por qué no soñar en el Perú con casas inteligentes para quienes más las necesitan.

comment comment
comment
Adm. e Int. Eliana Basma
Interiorismo, Innovación & Tecnología
comillas

En muchos países, sobre todo en los más desarrollados, ya se habla de internet como un servicio básico comparable con la electricidad, el agua, el gas y el teléfono. ”

El acceso inalámbrico a internet potenciará aún más estas posibilidades, aspecto que concuerda con quienes auguran, basados en la tendencia tecnológica, un aumento sustancial de los sistemas interconectados.

Internet y el teléfono móvil se convierten entonces en el cordón umbilical que une al usuario con el sistema domótico desde cualquier parte del mundo. Por lo tanto, es necesario que el internet de buena calidad se masifique en el Perú. De ser así, podríamos todos contar con nuevos equipos y dispositivos que harían de nuestras casas espacios inteligentes.

Si bien es cierto que hoy por hoy el internet está llegando a casi todas las  regiones del Perú, no siempre contamos con una señal wifi. Este es un problema que debemos solucionar con equipos de última generación. Este obstáculo también lo tenemos en hogares ubicados en algunos distritos de Lima.

Las innovaciones tecnológicas siempre han sido aplicadas y utilizadas en las viviendas. Su incorporación ha contribuido a cambiar desde las relaciones familiares hasta la estructura de la ciudad. La tecnología pasó de satisfacer necesidades básicas a cubrir necesidades de confort, seguridad, ahorro de energía, mejor comunicación e interacción y control.

Y esto se está logrando con la aparición de conceptos como, por ejemplo, IOT, el internet de las cosas, domótica, inmótica, vivienda digital y casa inteligente. Todos ellos, sistemas capaces de automatizar e interactuar con las personas y las cosas.

Lo anterior, sin duda, sugiere que la vivienda está mutando y que nuestra relación con ella y los objetos que la definen puede potencialmente modificarse, aunque para algunos ya es todo un hecho.

Los expertos han definido esta relación con la vivienda como una relación más natural y hasta humana, al contrario de aquellos que asumen que estas tecnologías deshumanizan. El internet ha revolucionado lo existente y aún nos falta mucho por ver.