Innovación empresarial

La innovación existe desde el inicio de la humanidad. La hubo el día que el hombre descubrió el fuego, la agricultura, al crear utensilios, edificios, aparatos de comunicación, centrales nucleares o smartphones. Sin embargo, hasta el siglo XIX la palabra innovación no formaba parte del vocabulario empresarial.

Precisamente, el premio Creatividad Empresarial, se inscribe dentro de ese conjunto de esfuerzos que lideran las universidades más importantes en el mundo, promoviendo la innovación como pilar del desarrollo empresarial. “De manera sostenida, durante 23 años, el Premio Creatividad Empresarial ha contribuido con el reconocimiento de los productos, servicios o estrategias innovadoras de grandes, medianas y pequeñas empresas que han destacado por la generación de valor con impactos medibles y trascendentes”, explica Jack ZilbermanDirector General de la Facultad de Negocios de UPC

En el pasado, existían inventores, cuyas creaciones transformaron sus apellidos en el germen de firmas trasnacionales: Carl Benz, Charles Goodyear, Robert Bosch, William Colgate, King C. Gillette, Isaac Merritt Singer, entre otros. Pero, ¿qué poseían estos innovadores en común? “Convirtieron un problema cotidiano en un producto sin precedentes, y lo mejoraron oyendo a sus clientes. Tenían curiosidad y ganas de hacer cosas grandes. Eso, con el tiempo, generó una cultura de la innovación”, reflexiona Juan Alberto Flores, director de Ynnovadores. Hoy las empresas más innovadoras son las que cumplen con los 7 mandamientos de las culturas ágiles según el Agile Business Consortium.

pata

En la actualidad, muchas empresas quieren ser innovadoras a partir de dos elementos clave: metodologías y procesos, apelando a conceptos como Scrum, Agile, Design Thinking, Lean Startup, Canvas Model, Lego Serious Play, entre otros. No obstante, las organizaciones han descubierto que no basta con querer ser innovadoras. Ahora, en pleno siglo XXI, producto de la aparición de nuevas tecnologías, la innovación empresarial tiene como objetivo principal desarrollar nuevos modelos de negocios. "Antes podías tener el monopolio. Pero la tecnología ahora le permite a una pequeña empresa aprovechar una ventaja y desaparecer ese monopolio de la noche a la mañana", explica Pedro Neira, CEO de Mi Media Manzana.

Compañías como Nokia, Kodak, Blockbuster, Blackberry, Geocities y más recientemente Toy R Us, llegaron a liderar el mercado en sus respectivos segmentos, pero la falta de flexibilidad, velocidad y capacidad de adaptación a los cambios del consumidor marcaron el fin de estas firmas. “Hoy, si no te vas a enfocar en la experiencia del usuario digital, mejor no hagas nada”, explica Nicolás Droguett, CEO de SeguroSimple.

Para este emprendedor tecnológico en el rubro de los seguros digitales, pocas empresas peruanas ofrecen experiencias 100% online. “Ya no podemos obligar a una persona que se comunica por WhatsApp, que se entretiene con Netflix y que compra por Amazon a que se acerque a una tienda a comprar un producto, a llamar por teléfono para presentar un reclamo o llenar a mano un formulario para pedir un préstamo. Eso ya fue”, expresa Droguett.

SEGUNDA PARTE- CREATIVIDAD EMPRESARIAL

Creatividad Empresarial, desde hace 23 años, no solo nos ha permitido ser testigos de más de 540 casos de innovación empresarial, sino que ha seguido el paso de las organizaciones que tienen el reto de ser sostenibles en el largo plazo, preparando su presente para los desafíos del futuro. Porque, como dijo una vez en CADE Ejecutivos el gurú Marshall Goldsmith, “lo que nos trajo hasta aquí no nos llevará allá”. Y, sin contar los casos de startups, cuyos procesos ágiles dejan lecciones, son los líderes empresariales los llamados a liderar las empresas como los emprendedores del siglo XIX, cuya hambre los llevó a crear productos y servicios que aportaron valor a sus organizaciones y a la sociedad.

Innovaciones más destacadas en el Perú

A lo largo de estas dos décadas la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) acompañó y motivó este cambio, reconociendo a aquellas iniciativas privadas y públicas que rompieron el statu quo y se atrevieron a ir un paso más allá. El principio siempre fue el mismo: reconocer las innovaciones que logran hacer un mejor país donde vivir y una sociedad más justa, con oportunidades para todos. Pero, además, en este esfuerzo, Creatividad Empresarial, expresa a través de su larga lista de ganadores la evolución de la innovación peruana, pasando de soluciones básicas y prácticas a proyectos que hacen uso de las nuevas tecnologías, con potencial de escalar con éxito en cualquier parte del mundo.

“La innovación alrededor del desarrollo de tecnologías avanzadas, como la hiperconectividad, la robótica, Big Data, Internet de las Cosas (IoT), Blockchain y la inteligencia artificial (AI) recién se encuentra en una fase inicial para la digitalización de procesos productivos y de atención al cliente en las empresas de América Latina”, explica Jack Zilberman, Director General de la Facultad de Negocios de UPC. Para Zilberman, la transformación digital está llena de oportunidades para las empresas e instituciones en el Perú en los años venideros y el premio ha venido reconociendo a diversos casos de éxito en gestión pública, desarrollo tecnológico, medios interactivos y servicio al cliente, que destacan por la aplicación de estas tecnologías.

Innovación tecnológica

Innovación y transformación digital son conceptos diferentes. Un proceso de innovación podría conducir o no a un cambio de modelo de negocio basado en plataformas digitales. Pero son las startups peruanas las que han explotado el potencial de las nuevas tecnologías, como Inteligencia Artificial, Analytics, Machine Learning, Cloud e Internet de las Cosas (IoT).

Algunos de los primeros peruanos que se embarcaron en esta aventura tuvieron experiencia profesional en Silicon Valley, como Gonzalo Begazo (Chazki), Luis Arbulú (Xertica), Diego Echecopar (Bocadio) y Rodrigo López Dávila (Arrivedo). Entonces, mientras que el ecosistema iba tomando forma, con el apoyo de Wayra (Telefónica), con fondos de capital semilla, y Endeavor Perú, con inversión en startups, las universidades más importantes, entre ellas la UPC con su incubadora de negocios Start UPC, aportaron su grano de arena especializándose en venture capital.

Peruanos exitosos

“Start UPC se ha convertido en un punto de encuentro para emprendedores e innovadores que tienen ideas de negocio, donde reciben asesoría con el fin de comprender si su proyecto posee futuro, analizar los requerimientos que deberán implementar para desarrollar su emprendimiento y recibir capacitación de la mano de mentores especializados en su rubro”, explica Renzo Reyes, Director de Iniciativa Empresarial en Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas. Finalmente, Start Up Perú, el fondo concursable del Ministerio de la Producción, terminó de cerrar el círculo.

En ese contexto, algunas startups alcanzaron ese momento de gloria conocido como ‘exit’: la etapa en la que los fundadores originales venden su parte en el accionariado al triple o cuádruple de su valor original. Ese es el caso de Cinepapaya, PickApp, Joinnus, Turismoi, Crehana, Mi Media Manzana y Diloo, cuyos directorios les abrieron la puerta a corporaciones locales o fondos globales para seguir escalando. Sus metodologías de innovación, basadas en experiencia del usuario, hoy son replicadas por organizaciones más tradicionales.

Startups como Mandü, qAIRa Drones, Qempo, Latin Fintech, Bederr, Riqra, Quantum Talent y Culqi, entre otras se han convertido en una bocanada de aire fresco para la forma tradicional de hacer negocios, inspirando a las organizaciones a adoptar sus procesos o metodologías en busca del ADN innovador.

Innovación Educativa

La innovación está presente en el sector empresarial y educativo, y la UPC reconoce estas iniciativas.
video

"Bueno por dentro" es el programa liderado desde el año 2015 por la empresa Supermercados Peruanos S.A., que consiste en evitar que los alimentos en buen estado para el consumo humano -pero que por estándares internos no pueden ser comercializados- terminen siendo desechados. En un país en el que el 12,9% de los niños y niñas menores de 5 años sufren de desnutrición crónica, resulta inaceptable que el 8,8% de todos los alimentos que se producen terminen convirtiéndose en desperdicio.

Gracias a esta iniciativa, la empresa Supermercados Peruanos S.A. fue reconocida con el premio Creatividad Empresarial 2018 de la UPC, en la categoría 'Compromiso con la Sociedad' por impactar a más de 15 mil niños diariamente de comedores populares, albergues y colegios. Con ello, estos menores pueden obtener una buena alimentación que favorece una mejor concentración en sus estudios, sobre todo ahora que existen nuevos paradigmas en la enseñanza.

En los últimos veinte años las nuevas Tecnologías de la Información (TIC) han roto viejos paradigmas de la enseñanza tradicional. Pasamos del aprendizaje a distancia, a través de cursos por correspondencia, al e-learning. Posteriormente llegó el momento del m-learning, en el que las laptops, tablets, phablets y smartphones alcanzaron un rol más protagónico. Hoy, el nuevo paradigma es el b-learning, que mezcla lo virtual con lo material, como el uso de la realidad aumentada, clave en facultades de Arquitectura, Medicina e Ingeniería.

Ahora, palabras como portabilidad, conectividad, adaptabilidad e interactividad son parte del día a día. No obstante, las plataformas y las nuevas soluciones son herramientas y el eje de la educación  sigue siendo el mismo de siempre: aprender a aprender. Iniciativas como las de los Colegios de Alto Rendimiento (COAR), promovidos por el Ministerio de Educación, forman parte del plan para elevar la calidad educativa al 2021 en las 25 regiones del país.

El próximo paso de esta red de colegios estatales será potenciar sus habilidades en las tecnologías del futuro, como robótica, programación, e impresión en 3D. En ese sentido, el acompañamiento de los maestros será crucial. Por eso los espacios de reflexión para potenciar el rol de los educadores resulta clave, como el Congreso Internacional de Educadores, organizado desde hace 18 años por la UPC, con el objetivo de traer al país las últimas tendencias y novedades en las ciencias de la educación, basadas en evidencia científica, para su discusión, comprensión y posterior aplicación en el aula.

La tecnología ha borrado las fronteras que existían entre personas y conocimientos. Hoy podemos aprender en cualquier lugar, de día o de noche, en diferentes formatos y plataformas, con o sin profesor y con la misma posibilidad de acceder al conocimiento, no importa si vives en Lima o Nueva York‎. Khan Academy, solo por citar un ejemplo, llega a 190 países de forma gratuita, empoderando maestros y potenciando la educación escolar en millones de escuelas. No obstante, a pesar de que estas tecnologías están a la mano, países como el Perú están atravesando una profunda crisis del aprendizaje.

Si bien se invierten sumas sin precedentes en el sector educación a nivel mundial, con el objetivo de escolarizar al 100% de niños, todavía hay millones de colegios cuyos maestros siguen enseñándoles a los alumnos a sumar o leer con ayuda de una tiza y una pizarra. Mientras tanto, fuera del aula, niños y jóvenes son testigos de cómo la tecnología acelera y democratiza el acceso a más oportunidades a velocidades exponenciales. Es hora de preguntarse cómo serán las escuelas del futuro.

INNOVACIÓN EDUCATIVA

Para Lucía Acurio, miembro del comité de CADE Digital, es tiempo de tomar el toro por las astas y dirigir estos esfuerzos hacia un nuevo paradigma del aprendizaje exponencial, caracterizado por su enfoque integral, masivo, planetario, inclusivo, colaborativo y ecosistémico. “Están todas las piezas sueltas para armar lo que denominamos una Educación Exponencial, que ponga los nuevos algoritmos al servicio de formas de interpretar y potenciar las capacidades del ser humano y su relación con el entorno socioeconómico, con políticas educativas que reflejen los avances tecnológicos”, explica Acurio, invocando sistemas que incluyan otras metodologías y herramientas, como el pensamiento computacional, programación, Inteligencia Artificial (AI), Internet de las Cosas (IoT), Big Data, robótica, entre otros. De otra forma, según la experta, la educación se nos irá de las manos.

En tiempos de internet, de redes sociales y smartphones, la escuela debe ser un espacio para el diálogo, pero sobre todo un lugar en el que la imaginación y la creatividad se despierten, con ayuda de nuevas tecnologías que faciliten y potencien el aprendizaje. El Horizon Report 2017, elaborado por New Media Consortium (NMC), señala que, además de los dispositivos móviles, existen tecnologías como el Oculus Rift o el Google Cardboard, para acceder a la realidad virtual. Estas tecnologías les permiten a los estudiantes participar en una simulación que genera experiencias sensoriales que potencian sus aprendizajes. A ello se suman los makerspaces, talleres creativos con impresoras 3D.

En relación al Big Data, existen softwares que analizan gran cantidad de información dejada por los alumnos para medir y predecir sus necesidades de aprendizajes con certeza. El futuro por fin llegó a la educación.

Si quieres conocer más casos de innovación, ingresa aquí.

CONOCE MÁS