Acostumbrada a estar en constante movimiento, esta mañana de invierno en Lima Inés Melchor tiene la misión de estar tan quieta como una estatua. Su cuerpo pequeño y delgado, cubierto por una malla y una casaca de deporte, recibe una lluvia de flashes de un grupo de reporteros. Ella sonríe, callada, y el maquillaje celeste que le resalta los ojos se ilumina. A su costado, unos maratonistas kenianos hablan y ríen; y a la distancia, hay personas que buscan un retrato de ella con las cámaras de sus celulares.

“Ella es, ella es”, dicen en coro esos fotógrafos improvisados al disparar hacia una de las atletas más destacadas del país de los últimos años, ganadora de 10 medallas de oro en torneos internacionales (en el Campeonato Sudamericano de Atletismo, en el Campeonato Iberoamericano de Atletismo, en los Juegos Sudamericanos y en los Juegos Bolivarianos), reciente ganadora de la Maratón de Santiago (Chile) y próxima a competir en el Mundial de Atletismo de Londres 2017. Inés, que instauró los récords nacionales en las categorías de 5.000 y 10.000 metros, sigue en pie, pero ahora se toma fotografías y selfies con los asistentes y se prepara para las entrevistas para los canales de televisión que han venido: es el evento de lanzamiento de una maratón a realizarse en Lima y ella es la figura principal.

Inés Melchor se alista para correr en el Mundial de Atletismo de Londres [VIDEO]

Inés Melchor ya está acostumbrada a ser noticia. En realidad, casi siempre que ella aparece en los medios de comunicación, es por dos motivos: porque ganó una competencia o porque ese premio nos hizo recordar una vez más lo difícil que es para una atleta en el país competir. Para las 55 federaciones deportivas, el Estado peruano invierte al año solo la cuarta parte de lo que destinan Brasil, Ecuador, Chile, Colombia o Argentina, donde el deporte es una política nacional.

Por eso, la carrera de Inés ha estado signada por la autogestión. A los 13 años, cuando empezó su carrera como deportista, sus padres, tíos y primos de Huancayo, la ciudad donde creció, tuvieron que hacer una ‘junta’ para comprarle las zapatillas. Terca e imparable, ella se costeó sola la carrera de Derecho en la Universidad Peruana de Los Andes y a la par siguió preparándose para algún día ser campeona.

“La etapa más complicada es cuando uno comienza. Uno no tiene auspiciadores. Si los padres son de economía baja el dinero no alcanza para los suplementos deportivos. Es una etapa que el deportista tiene que sobrellevar y salir adelante”, dice hoy, rodeada de periodistas y de fanáticos que la siguen retratando con sus cámaras y celulares. A pesar de la atención que concita, aún es difícil para ella reunir los US$6.000 mensuales que necesita para seguir compitiendo. Pero sigue en la lucha, por el mismo motivo por el que empezó cuando era aún una adolescente. “Mi familia es mi motivación. En especial mis padres, que para mí son lo máximo. Mi papá siempre quiso que una de sus hijas sea deportista y yo lo hice”, comenta Inés Melchor.

Inés Melchor se alista para correr en el Mundial de Atletismo de Londres [VIDEO]

 

Ha pasado una semana de la sesión de fotos, e Inés Melchor se alista para volver a Huancayo. Hace unos días, participó en la Maratón Lima 42K. Entre 16.000 corredores peruanos y provenientes de 50 países, obtuvo el primer puesto en su categoría de la competencia más concurrida (la 10K) luego de 34 minutos y 45 segundos. Lejos de celebrar por el primer puesto, ella lo toma como parte de su preparación. En su mente está la fecha del 5 de agosto, cuando participe del Mundial de Atletismo en Londres. Su meta es quedar entre las 10 primeras de la competencia y luego continuar su preparación para los bolivarianos que serán en noviembre en Colombia.

¿Y luego qué viene para esta deportista imparable? “Yo soy abogada y quisiera continuar con mi carrera también en algún momento. Solo lo ejercí en el 2010 por un año, pero lo dejé para dedicarme al atletismo tiempo completo. Me gusta el derecho registral, pero tal vez más adelante me dedique al derecho deportivo”, cuenta.

La segunda de cuatro hermanos de una familia huancavelicana, la que jugaba fulbito en el colegio junto a sus hermanos y primos, es hoy y se perfila en adelante como una de las deportistas más importantes de la historia del país, a punta, como ella dice, de pasión, responsabilidad y disciplina. Y un poco de terquedad, también.



 Escribe: Diana Hidalgo 
❉ Fotos: Elias Alfageme y Archivo El Comercio

Espacio Patrocinado
Subir