ABRIDORA DESKTOP
QUIERO ASESORÍA

Claves para crear un dormitorio a tu medida

Logra de tu cuarto un buen espacio con colores que propicien el descanso, y eligiendo un estilo que vaya con tu personalidad.

Redacción ContentLab
Lunes 02 de septiembre del 2019

¿Una cama grande o pequeña? ¿Con cabecera o sin ella? ¿En tonos suaves o fuertes? Lo primero que debes tener en cuenta al momento de decorar tu cuarto es que para lograr un lugar que propicie el relax, la clave es mantener el equilibrio entre la estética, la funcionalidad y las dimensiones del lugar.

Todo el mobiliario tiene que ir en proporción a la habitación; por ello, antes de adquirir alguna pieza debes saber si será muy grande o pequeña. Para tener una idea más clara marca el área que ocupará cada mueble (con las medidas exactas) con cinta masking tape, así sabrás si el lugar se verá muy abarrotado o demasiado vacío. Ahora que conoces la importancia de las medidas, te decimos qué necesitas para decorar el cuarto a tu medida y cómo darle tu sello personal.

Dato ECO

EL FONDO PERFECTO
Destaca la pared de la cabecera de una manera sutil revistiendo el muro con diversos materiales:

Para una tendencia escandinava o rústica enchapa el muro con tablas de madera clara o materiales que la imiten, como porcelanatos y piezas de PVC. Las primeras van empernadas a la pared, y el resto se adhiere con pegamento especial.

Una apariencia industrial se consigue con tableros de OSB (fibras de madera prensada), porcelanato con tipo concreto o ladrillos envejecidos. Pinta los últimos de blanco si buscas reducir su protagonismo o si deseas darle una apariencia shaby chic.

Consigue una atmósfera elegante con papel decorativo de texturas tipo tela o de rayas. La última trama también se consigue pintando las líneas con látex. Para lograr un acabado parejo pega cintas de masking tape como guías, aplica la pintura, deja secar 6 horas y retira la cinta. Pasado este tiempo puedes habitar el espacio.

LA PALETA APROPIADA
 Aplica colores claros que propicien el descanso. Anímate por una de estas combinaciones:

Para una atmósfera sofisticada opta por los tonos off white (arena o beige) en paredes, techo y cabecera; y verde esmeralda o azul violáceo en cojines y adornos. La mezcla de grises con acentos de palo rosa y detalles dorados, también tiene ofrece un toque chic.

Un aspecto clásico se logra con paredes y techos claros, y muebles de madera oscura. Dale un giro romántico con textiles de tonos pastel (rosa, verde, amarillo).

Logra un efecto nórdico priorizando el blanco y gris claro en muros y muebles. Incluye cojines, alfombras y adornos de tonos suaves (verde, rosa, amarillo) y grises medios. Si vas a incluir muebles de madera, procura que sea clara.

UNA CABECERA A TU ESTILO
Puede ser la estrella de la habitación o un cómodo complemento.

Lo mínimo que debe medir una cabecera es 1.10 m de alto. Si el dormitorio es bajo -menos de 2.40 m de alto-, elige una cabecera vertical que genera sensación de altura. Puede medir desde 1.50 m de alto.

Las cabeceras tapizadas le dan un aspecto formal al dormitorio. Deben ser de cuero, cuerina o una tela resistente, como microfibra. La última se protege de la suciedad con un spray especial para textiles.

Para un efecto más minimalista o nórdico elige una de madera clara, recta y sin detalles.

Los diseños más juveniles lucen colores fuertes, como fucsia, turquesa, amarillo; o estampados urbanos (imágenes de calles y ciudades).

Si buscas una onda más étnica, cuelga a un tapiz de ese estilo a manera de cabecera.

imagen

Espacio. Deja, como mínimo, 90 cm alrededor de la cama para caminar cómodamente.

COMPLEMENTOS
Dependiendo de las dimensiones de tu cuarto puedes tener las siguientes piezas:

✔Para una propuesta formal opta por veladores iguales. Si buscas algo más casual, incluye dos modelos diferentes, vincúlalos usando la misma gama de

Si el cuarto es grande coloca una banqueta a los pies de la cama. De tener un cuarto reducido prefiere por un modelo con almacenaje oculto para optimizar el espacio. Para darle calidez opta por colocar mantas de diversas texturas encima.

Aprovecha una de las paredes libres para tener un tocador de 80 cm de largo, que también sirva de escritorio. Complementa con un puf que puedas guardar bajo el tablero.

La profundidad mínima del ropero debe tener unos 60 cm. Ubícalo al frente o al lado de la cama y optimiza su uso con organizadores o divisores de cajones.

Para tener todo en orden usa cajas organizadoras bajo la cama, en repisas y dentro de roperos. Pueden ser de plástico, tela o mimbre.

Si tu cabecera no es llamativa coloca en la parte superior de la pared un cuadro o una fotografía familiar de algún viaje que hayas realizado. Así le darás un giro más personal a la decoración.

Para que el espacio luzca equilibrado la alfombra debe exceder como mínimo 60 cm todo el contorno de la cama. Si buscas que solo sea un complemento elígela de un tono entero.

COMODIDA FUNCIONAL
Para lograr darle un efecto más acogedor al espacio debes incluir.

Iluminación cálida. Además de la luz general coloca fuentes de luz indirecta para generar mayor calidez. Usa lámparas de mesa o una de pie en una esquina.

Piso acogedor. Se recomiendan materiales cálidos al tacto y de tránsito bajo o medio como los laminados, de PVC y madera.

Aroma relajante. Para un ambiente de calma incluye un aromatizador de lavanda, canela y manzana, o floral.

Adiós humedad. Evita problemas respiratorios colocando un deshumedecedor en la habitación. Debe estar encendido un máximo de 6 horas. Y para el frío, opta por un termoradiador o estufa. Ubícalo a 90 cm de cualquier objeto y fuera del alcance de niños.

 

Agradecimientos: Gianfranco Loli, arquitecto e interiorista / Fiorella Milla-León, arquitecta e interiorista de García Milla-León Arquitectos

 

PUBLIRREPORTAJE