Mantenimiento de ollas y sartenes - abridora
QUIERO ASESORÍA

Ollas y sartenes impecables: tips para mantenerlas como nuevas

No permitas que la grasa, los cambios bruscos de temperatura y el almacenamiento inadecuado dañen tus ollas y sartenes.

Redacción ContentLab
Miércoles 19 de febrero del 2020

Son muchos las razones que pueden ocasionar que ollas y sartenes se opaquen, deformen, rayen o manchen, acortando su tiempo de vida útil en la cocina. Mantenerlas impecables parece una tarea ardua, pero felizmente no es imposible. Presta atención a estos consejos y consérvalas siempre como nuevas.

¿CÓMO CURARLAS?
Usualmente se dice que las ollas y sartenes deben de curarse antes de su primer uso. No es un mito, es un ritual necesario para su mantenimiento, pues prolongan su duración y las vuelven más resistentes. Los especialistas del área de márketing de Utensilios-Record explican que este procedimiento varía según el material:

- Acero inoxidable. Deben llenarse con agua, hasta llegar a ¾ de su capacidad, y calentarse por 20 o 30 minutos. Luego, retirar del fuego y secar.

- Aluminio con acabado natural. Las paredes deben humedecerse con leche. Luego debe agregarse 10 ml de leche y hervir. Finalmente, lavar y secar.

- Aluminio con antiadherente o cerámica. El interior debe cubrirse con una capa delgada de aceite. Luego se debe calentar a fuego bajo por dos minutos, retirar del guego y limpiar con un paño seco. Finalmente, lavar y secar.

¡CUIDADO CON EL CALOR!
Si bien las ollas y sartenes están preparadas para la exposición al fuego, no debemos abusar. Carlos Chávez, gerente general de Aceros 910, explica que “no pueden estar expuestas por un tiempo prolongado a fuego máximo. Lo recomendable es usarlas a una temperatura media". 

Una cocina impecable: estos son los mejores tips de limpieza

Chávez añade que los cambios bruscos de temperatura ocasionan que la batería de ollas se deforme y las antiadherentes pierdan su recubrimiento. Por eso, no es recomendable mojarlas inmediatamente luego de cocinar. Lo recomendable es, más bien, esperar a que enfríen.

LAS ESPONJAS APROPIADAS
Aunque siempre hay manchas difíciles de sacar, nunca uses cuchilos o esponjas abrasivas o metálicas para desprender los alimentos pegados o quemados, pues lo único que conseguirás es rayar la superficie. Lo ideal es usar siempre una esponja suave.

ADIÓS A LAS MANCHAS
Los alimentos pegoteados y difíciles de desprender son cosa de todos los días. No fuerces ni maltrates tus ollas y sartenes; mejor aplica mezclas caseras o comerciales para su limpieza. “Para retirar los alimentos pegados o quemados, remójalas con agua caliente por 10 a 15 minutos. Eso facilitará que la suciedad se desprenda al momento de lavar”, explican los especialistas de Record. Por su parte, Chávez propone eliminar la grasa usando una solución hecha con líquido saca grasas, detergente en pasta para vajilla y bicarbonato de sodio.

Muebles de melamina: claves para mantenerlos como nuevos

Y para deshacerte de las marcas tornasoladas causadas por el sobrecalentamiento, lo mejor es hervir una taza de agua con media taza de vinagre blanco durante cinco minutos, y luego lavar.

ALMACENAJE CORRECTO
Evita apilar una olla dentro de otra, porque se daña el acabado y pueden golpearse. Lo apropiado es utilizar separadores de ollas y guardarlas con las tapas invertidas (es decir, con la perilla hacia adentro). Las sartenes pueden ir dentro del repostero o colgadas de una barra organizadora. 

Sigue estas pautas y disfruta de tus ollas y sartenes por mucho tiempo más. Si quieres renovar tu batería de ollas, ingresa a este link y dale una mirada a los diversos modelos.