humedad, óxido  - abridora
QUIERO ASESORÍA

¿Sabes cómo proteger del óxido tus piezas de metal?

Evita que la humedad ataque las rejas o los muebles de fierro, eliminando el polvo y aplicando pinturas anticorrosivas.

Redacción ContentLab
Miércoles 13 de noviembre del 2019

La humedad es un enemigo silencioso que daña poco a poco las barandas, los marcos de las ventana y los muebles de fierro, hasta dejarlos inservibles. Empiezan como sutiles puntos rojizos de óxido, luego se extienden formando manchas y, finalmente, el metal se descama debilitando la estructura.

El arquitecto Sandro Rodríguez indica que la forma apropiada de evitar que el óxido dañe el metal es protegerlo con bases y pinturas anticorrosivas. Se aplican con pistola, brocha o rodillo. Luego se les puede dar color con pintura acrílica o esmalte. El acabado debe renovarse cada uno o dos años.

¿Sabes cómo proteger los muebles de terraza?

Cabe destacar, que si tus piezas de metal presentan solo las primeras señales de óxido –es decir, las manchas rojizas–, aún estás a tiempo de recuperarlas. La arquitecta Shirley Encarnación recomienda en estos casos pulir toda la superficie con una lija de grano grueso, empezando por las zonas dañadas, para eliminar las partículas de óxido y remover el acabado anterior y el polvo. Luego, aplica la base anticorrosiva y dos capas de pintura para metal. 

CUIDADOS
La limpieza diaria es clave para tener los muebles y objetos de metal como nuevos. Lo principal es eliminar la tierra y el polvo con un paño seco. De no hacerlo, es posible que se formen capas que absorberán la humedad del medio ambiente, como si fueran esponjas, y darán paso al óxido.

Procura también evitar que el agua afecte al hierro. Si se derrama un líquido o llueve, seca la superficie inmediatamente. Del mismo modo, si haces limpieza con un paño húmedo, pasa luego un paño seco. Aunque parezcan menores, estos detalles harán la diferencia en la prevención del óxido.

ALMACENAJE
Por otro lado, si tienes objetos que no usas con frecuencia o decides guardarlos por un tiempo, fórralos con papel y luego con plástico film, y ubícalos en un espacio fresco y ventilado, alejado de la cocina, el baño o la lavandería.

Las piezas que sufren más los embates de la humedad, son los muebles de terraza. Por ello, asegúrate de protegerlos con forros cuando no los estés usando, sobre todo si están en una casa de playa, pues la brisa marina es otro gran enemigo del hierro.

¿Cómo conservar impecable la pintura de tus paredes?

PEQUEÑOS DETALLES
Los tornillos de las puertas y de los muebles también se oxidan y generan problemas al momento de retirarlos. Para facilitar esta misión, aplica aceite lubricante para metal, déjalo reposar por diez minutos e intenta quitarlos nuevamente con un desarmador. Este aceite se usa también en las herramientas, pues genera una capa que las protege del óxido.

Ahora que sabes cómo darle el cuidado adecuado a las piezas de metal y deshacerte del óxido, no hay excusa para que tus rejas, ventanas y mesas no luzcan como nuevas. ¡Pon manos a la obra! En este link encontrarás diversos productos anticorrosivos que mantendrán a raya la humedad. No dejes pasar más tiempo.