Mamá y Familia

5 tácticas para que tu hijo te cuente cómo le va en el colegio

Fomenta la comunicación desde sus primeros años. Pero debes tener paciencia y aprender a acercarte a ellos.

5 tácticas para que tu hijo te cuente cómo le va en el colegio

Evita las preguntas cerradas en las que te puede responder con un sí, no, bien o mal. Con paciencia podrás ganarte la confianza de tu hijo.

Viernes 22 de febrero del 2019

Lograr que tus hijos te cuenten cómo les fue en el colegio puede resultar una odisea.  Muchas veces en tu preocupación por saber qué les ocurrió en la escuela, terminas sometiéndolos a un intenso interrogatorio. Y si te responden con monosílabos, te llenas de impotencia o frustración. De modo que aquí radica la importancia de poner en práctica algunas tácticas, para lograr que se explayen y te confíen sus experiencias en las aulas sin sentirse presionados por el exceso de preguntas.

La psicóloga Sarela Quiroz, directora del centro de estimulación temprana y psicología integral Yo Puedo, señala que la comunicación con los niños y adolescentes debe trabajarse desde sus primeros años de vida. Entre más chicos mejor. Así, los padres desarrollarán un vínculo de confianza y tendrán más posibilidades de que les hablen de sus cosas a medida que vayan creciendo. Hay que tomar en cuenta que los pequeños atraviesan por etapas en las que son muy reservados y les resulta complicado expresarse. Pero existen pautas para superar estas barreras.

1. Aprende a preguntar
Evita las preguntas cerradas en las que te puede responder con un sí, no, bien o mal. ¿Qué fue lo mejor qué paso hoy en tu salón?, ¿cuál es la parte de tu colegio que te gusta más?, ¿en qué momento te aburriste?, si pudieras elegir, ¿con quién te gustaría sentarte? son algunas preguntas que pueden ayudarte a obtener respuestas más detalladas y te permitirán saber si tu hijo se siente cómodo con sus compañeros y profesores.   

Otro esquema se utiliza para los más chiquitos, que aún no saben expresarse muy bien. El juego es una gran herramienta para que expresen sus emociones. Los títeres y los dibujos son perfectos, porque los ayudan a proyectar lo que están viviendo. Después de algunos minutos podrás darte una idea de cómo se sienten en clases. 

2. Elige un momento oportuno y escúchalo sin interrupciones
Nunca trates de conversar con tu hijo cuando estés apurada por llegar al trabajo o no puedas prestarle la debida atención, advierte Ornella Fortunic, psicóloga especialista en terapia sistémica familiar. Lo único que lograrás es alejarlo y hacerlo sentir frustrado porque creerá que realmente no te importa. Debes encontrar un momento en el que ambos estén tranquilos y puedan hablar sin interrupciones. Quizá cuando realicen alguna tarea cotidiana del hogar, como poner la mesa o al momento de sacar a pasear al perro.

3. Fomenta el diálogo y no impongas tus ideas
No juzgues ni censures lo que te cuenta. Muchas mamás comenten este error inconscientemente. Si te comenta que un amigo fingió estar enfermo para no dar un examen, ni se te ocurra decirle cosas como: “pobre de ti, si haces lo mismo. Te castigo un mes sin salir de casa”. Estarás muy lejos de fortalecer la confianza entre los dos, reforzarás su hermetismo y, después, no te contará nada. Pensará que si no estás de acuerdo con algo que te dice, te enojarás y lo censurarás.

En estos casos, lo mejor es preguntarle si cree que su amigo hizo lo correcto y por qué. De esta forma sabrás cómo piensa, se dará cuenta que valoras su opinión y podrás aconsejarle.

4. Háblale de tu adolescencia
Una forma muy efectiva para acercarte a un joven en esta etapa es contándole cómo eras cuando tenías su edad. Hazle saber cuáles eran tus dudas y temores. Coméntale sobre los problemas que sufriste y cómo los pudiste superar. A juicio de las especialistas, esto es muy importante porque sabrá que tú también pasaste por una serie de conflictos y pudiste resolverlos con ayuda.

5. Dale tiempo y no lo presiones
Cuando un púber se siente presionado, suele salir corriendo y/o ponerse a la defensiva. Tratar de forzar la comunicación puede ser contraproducente. Por ello, debes ser muy paciente. Sugiérele pasar algo de tiempo juntos. Proponle ir a comprarle ropa o ver una película. Así podrán pasar tiempo relajado y puede que se anime a comentarte lo que le ocurre.

Finalmente, recuerda: la confianza de tus hijos debes ganarla todos los días. Escúchalo, respeta su opinión y oriéntalo de manera asertiva.

✎ Escribe: Roxana Silva

 

MIRA TAMBIÉN
Consejos para ayudar a tu hijo a salvar el año escolar
Talleres de verano: Aprende a elegir el correcto para tu hijo
Estos alimentos ayudarán a que tus hijos rindan bien en el cole
¿Cómo podemos educar a nuestros hijos sin patrones machistas?

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS