Mamá y Familia

Atención rápida: ¿Cómo actuar ante una emergencia pediátrica?

Mantén la calma y actúa rápido. De eso depende que tu hijo se recupere más pronto y sin miedo.

Atención rápida: ¿Cómo actuar ante una emergencia pediátrica?

Si tu hijo sufre una quemadura, puedes enfriar la zona con agua de caño durante 10 a 15 minutos.

Miércoles 04 de julio del 2018

Los niños saltan, corren, trepan y, la mayor parte del tiempo, no miden el peligro. Por eso son los más propensos a sufrir accidentes. ¿Sabes cómo actuar ante una quemadura, un golpe o una intoxicación? Aquí te orientamos al respecto.

GOLPES

Si tu hijo se cayó o un amigo lo golpeó y se queja de dolor, envuelve hielo en un paño y colócalo en la zona afectada para conseguir una acción analgésica. Luego puedes, usar un desinflamatorio.

En caso de que golpe haya sido en la cabeza, deberás tener más cuidado. Aplica hielo es una buena alternativa, pero observa sus reacciones. Si empieza a vomitar, llévalo de inmediato a un servicio de emergencia. Evita que se duerma, porque entonces no notarás ningún síntoma que te indique gravedad.

La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año se producen 37.3 millones de caídas en el mundo, cuya gravedad requiere atención médica. Entre los más afectados, están los adultos mayores y los niños.

HERIDAS ABIERTAS

Los raspones suelen ser muy comunes entre los niños. Si le sale un poco de sangre, que no cunda el pánico. Desinfecta la herida con agua y jabón. Luego de secar, aplica povidona yodada, por ejemplo, que no arde.

“Si se produce una hemorragia, utiliza una gasa o un paño limpio para presionar la herida y evitar que el sangrado continúe, hasta que puedan atender al niño por emergencias”, enfatiza el doctor Abel García, jefe de Emergencias de la Clínica San Pablo.

QUEMADURAS

De producirse una quemadura con un líquido caliente o con fuego, enfría la zona afectada con agua del caño durante 10 a 15 minutos, a fin de calmar el dolor. De ninguna manera apliques crema o hielo sobre la parte afectada, ya que podrías causar más daño. Lo único que debes usar es agua y llevar a tu hijo inmediatamente al centro de salud más cercano. Durante el camino, es mejor que la parte quemada siga en contacto con el agua. Para ello, puedes usar un balde pequeño.

El Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja atiende aproximadamente a 600 niños por quemaduras graves. De ellos, el 70% no acude por quemaduras con fuego, sino con líquidos calientes. Por eso, es importante advertir a los niños sobre los peligros de la cocina y no permitir que entren a este ambiente sin la supervisión de un adulto.

ALERGIAS

Una reacción alérgica producida por alimentos, picaduras o partículas del ambiente puede resolverse con un antihistamínico oral. Pero si observas que la reacción obstruye las vías respiratorias o si alguna parte de su cuerpo se hincha, llévalo inmediatamente a una atención médica.

CONVULSIONES

Estos episodios atemorizan mucho a los padres, pero la mejor manera de responder ante una situación así es con calma. La doctora Lisseth Gómez, especialista en medicina general, afirma que las convulsiones se pueden presentar durante algún cuadro de fiebre muy alta. En esos casos hay que esperar a que la convulsión ceda espontáneamente y luego llamar a emergencias. Para prevenir una convulsión, vigila que la fiebre no suba más de 39 grados. Dale a tu hijo un antipirético con agua tibia para que la temperatura vaya bajando poco a poco. Si la fiebre regresa, lleva al niño a emergencias.

GASES 

Los bebés suelen tener dolores abdominales a causa de los gases. En estos casos, conviene darles un masaje en el área del abdomen o unas suaves palmaditas en la espalda. Para evitar este malestar, debes sacarles los gases durante y al final de cada toma de leche 

Si las molestias persisten, debes llamar al pediatra, para que te indique unas gotitas de simeticona o algún otro medicamento.

Los cuadros diarreicos suelen ser otra situación común entre los niños. Mantén a tu hijo hidratado, preferiblemente con sueros orales. Ofrécele una dieta blanda (pollo, frutas o verduras cocidas, no grasas). Si ves que no mejora, llévalo a consulta para que el médico descarte alguna infección.

✎ Escribe: Maritza Noriega

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS