Mamá y Familia

¿Debes exponer la vida de tus hijos en las redes sociales?

Los ‘likes’ que tanto gustan a papá o mamá pueden generar potenciales riesgos para los más indefensos de casa.

¿Debes exponer la vida de tus hijos en las redes sociales?

El sharenting es un término utilizado para describir el uso excesivo de las redes sociales para compartir información de nuestros hijos.

Viernes 31 de agosto del 2018

El primer paso, el primer día de clases, el primer ‘Halloween’, el primer premio escolar. Momentos únicos de tus hijos hay de sobra para retratar y conservar en el tiempo a través de una fotografía. Pero ya no te limitas a guardar esas imágenes para tu consumo personal o familiar. Ahora, tienes la tentación de compartir en redes sociales, casi de forma impulsiva sin medir las consecuencias. Por eso es válido preguntarse ¿hasta qué punto es saludable exponer la vida de los hijos?

Trasladamos la inquietud a la psicoterapeuta Liliana Tuñoque y su primer comentario fue de advertencia: “si las redes sociales pueden significar un riesgo para los adultos, lo pueden ser aún más para los niños o adolescentes”.

Ivanna Barreda Estrada, médico psiquiatra y psicoterapeuta conductual cognitivo, asegura que el mal uso de este medio puede llegar a vulnerar la intimidad de las personas que exponen o ven expuestas facetas de su vida.

Para no generar una sobreexposición del niño o de la familia, Barreda sugiere activar la opción de privacidad, para así limitar el acceso de estas fotos, comentarios o vídeos a los contactos o amigos. De manera que el contenido no sea público y así evitar los riesgos de su mal uso.

El hecho de mostrar eventos de la vida y crecimiento del niño a través de las redes sociales es una forma de compartir alegría con los seres queridos, a través de un medio de fácil acceso. Pero tanto la madre como el padre deben cuidar de no llenar esas imágenes con expectativas elevadas sobre su futuro, plantear objetivos que ellos quisieron conseguir y usar al niño como un instrumento para cumplir deseos frustados, porque puede tener consecuencias.

“Conforme el chico va creciendo, va dándose cuenta de lo que esperaban sus padres de él, porque queda un registro. Ello puedo traer consecuencias desastrosas en los chicos, alteraciones en el ánimo como  frustración, ansiedad, rabia, depresión, entre otros, y confusión, ya que son conscientes que están haciendo algo que no desean y que no les hará felices”, comenta Barreda.

Liliana Tuñoque añade un riesgo adicional a tomar en cuenta. Si un niño o adolescente crece con padres proclives al sharenting (uso excesivo de redes sociales), es posible que normalice la acción de compartir información personal o que desarrolle la necesidad de validación externa en desmedro de su seguridad. “Todo se enseña con ejemplo. Cómo podemos decirles a los chicos que no estén mucho tiempo en la Internet o en las redes sociales si como padres hacemos lo mismo”, comenta la especialista.

UN LÍMITE RAZONABLE
¿Cuál es el límite para compartir contenido de tus niños sin ponerlos en peligro? La psicoterapeuta explica que la prudencia es la mejor consejera. Ni la paranoia ni la sobreexposición. Basta estar atentos para identificar cualquier impacto negativo en los chicos.

Para la psicóloga Ana Lorena Elguera, la palabra clave es equilibrio. “Es importante buscar un punto medio entre nuestra vida privada y lo que compartimos en redes”, afirma. “No sólo información relevante de nuestros hijos y familia, sino también de nuestra vida privada, viajes y actividades. Este balance se recomienda por seguridad y para mantener en reserva nuestra vida privada”.

A su jucio, hay que estar muy atentos a las señales que nos revelan cierta dependencia hacia las redes sociales. “Hay quienes si no publican lo que hacen, sienten o piensan, les genera ansiedad. No podemos vivir tan pendiente de lo que mostramos, sino de lo que somos como esencia. Allí radica el real valor del ser humano”

✎ Escribe: Silvia Mendoza

 

MIRA TAMBIÉN
Consejos para controlar el uso de videojuegos en los niños
¿Es recomendable poner un televisor en el cuarto de los niños?
¿Cómo afecta la hiperpaternidad en nuestros hijos?

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS