Mamá y Familia

¡Hora del baño! Una guía que te ayudará en el aseo de tus hijos

En el caso de los bebés, puedes bañarlo a diario solo con agua y jabón suave para irritaciones y posibles alérgenos.

¡Hora del baño! Una guía que te ayudará en el aseo de tus hijos

Para los recién nacidos, los especialistas recomiendan baños con esponja y agua. El jabón directo a la piel se podrá aplicar luego de la caída del muñón del cordón umbilical.

Viernes 22 de junio del 2018

¿Cuándo es el mejor momento para bañar a los pequeños? Es una de las preguntas más frecuentes de los padres. De ahí que el equipo de médicos de la Clínica Mayo (Estados Unidos) elaboró en el 2016 un documento con el paso a paso del baño del bebé. El estudio sugiere elegir aquellas horas en las que no estén ocupados ni sean interrumpidos. Algunos papás optan por las mañanas cuando sus hijos están más alertas, otros prefieren hacerlo en la noche como antesala al ritual del sueño. Ambas son opciones válidas. Eso sí, los especialistas indican que si vas a bañarlo después de alimentarlo, espera a que su pancita haya bajado primero.

La Academia Americana de Pediatría recomienda tener a la mano todo lo que necesitarás para el baño de tu bebé: un ambiente cálido, una superficie plana para colocar una tina de plástico dura para que no se resbale y una toalla para abrigarlo al salir. Durante este ritual de aseo es importante que sitúes una mano debajo de la espalda de tu retoño para evitar caídas.

Pero qué ocurre cuando las temperaturas bajan.  “El baño durante el invierno no está ligado a un aumento en las enfermedades, sino que estas son producto de infecciones virales o bacterianas, del contagio que se da entre personas por el contacto con otros niños o adultos enfermos y no por situaciones ambientales, como el frío o la humedad, como se suele pensar”, afirma el Dr. Antonio Soto de León, médico pediatra de la Clínica Anglo Americana.

NIÑOS Y NIÑAS
El especialista recuerda que los bebés tienen el pH neutro. Por tanto, su piel pueda irritarse e, incluso, infectarse, si se utiliza para su higiene jabones alcalinos. Prefiere aquellos neutros, con baja acidez y no perfumados.

En recién nacidos, se recomienda bañarlos con esponja (no con el jabón directo a la piel) hasta que se produzca la caída del muñón del cordón umbilical. Luego, se puede sumergir al niño en agua tibia para abarcar zonas de pliegues y las manos. Si el pequeño tiene algo de pelo, pueden lavarlo suavemente con agua. No es necesario aplicar champú.

El área del pañal se debe limpiar siempre después de cada cambio, con agua tibia y algodón para asegurar una buena limpieza. Evite el uso de productos o texturas abrasivas como los que contienen las toallas húmedas.

En el caso de las niñas, la limpieza de la parte íntima se realiza desde la parte anterior. Se limpia los labios mayores y luego la región perianal. Para evitar la contaminación con heces de esa zona que ya está limpia, utiliza una pieza de algodón distinta. Se debe repetir este proceso las veces que sean necesarias. En los niños, debes limpiar la zona íntima asegurándote de llegar bien a los pliegues por debajo de los testículos y el pene.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS