Mamá y Familia

La importancia de que tu hijo interactúe en lugares públicos

Ir al parque o un museo ayuda a los niños a conectarse con el otro, a conocer su entorno y a generar conciencia ciudadana.

La importancia de que tu hijo interactúe en lugares públicos

Llevar a tu hijo al parque le permite liberar energía acumilada, explorar nuevos espacios y conectarse con otros niños.

Viernes 21 de septiembre del 2018

Luis tiene 6 años. Vive con su mamá, abuela y bisabuela. Su dinámica la hace casi toda en casa. La mamá de Luis no puede llevarlo al parque, ya que tiene que trabajar la mayor parte del día. Mientras que las abuelas salen poco a la calle debido a sus ocupaciones domésticas y avanzada edad. Cuando va al colegio, Luisito se siente intimidado por sus demás compañeros, con frecuencia no sabe cómo actuar y a menudo llora.

Melissa -su compañera- se siente feliz yendo al colegio, sale en todas las actuaciones y juega en el recreo con sus dos amigos. Ella tiene tres hermanos con quienes se divierte por las tardes en el patio de su casa y, los fines de semana, sus papás organizan actividades para escapar de la rutina.

La diferencia entre ambos niños es marcada. No solo por cómo es su crianza dentro de casa, sino en la manera en que se relacionan con los demás en los espacios públicos: aquellos ambientes que pueden utilizar todas las personas, donde se puede circular libremente y realizar actividades recreativas como ejercitarse en el parque, visitar una exposición fotográfica o jugar en un concierto de música para niños.

Las idas al parque o a la plaza han quedado desplazadas. Los padres están ahora más enfocados en brindar estabilidad económica a los hijos y en protegerlos de los peligros de la calle, confinando a los chicos en casa con algún aparato electrónico y sin pensar en cómo esas decisiones pueden afectar el comportamiento y el desenvolvimiento de los chicos con su entorno.

“Trabajamos más, estamos más tiempo fuera de casa y los fines de semana laboramos también o estamos muy cansados. No dedicamos el tiempo que nuestros hijos necesitan, haciendo lo que nos resulta más fácil, compensar nuestras ausencias dándoles lo que ellos quieren para que nos dejen hacer nuestras cosas”, describe Rosario García Quispe, del Centro Cultural CAFAE-SE

RESPIRAR AIRE FRESCO
En lugar de permanecer frente a la PC, la psicóloga Evy Tapia recomienda salir a la calle. “Un espacio al aire libre o público le brinda al niño la oportunidad de explorar, de conectar con otras personas, le permite liberar energía acumulada y hacer actividad física en beneficio de su crecimiento y su desarrollo cognitivo y emocional”, sostiene.

García Quispe, por su parte, comenta que compartir con otras personas en la calle ayuda a generar conciencia ciudadana. “Es preciso apropiarse del espacio público, sentirlo nuestro, enseñarles a los hijos a respetarlo y cuidarlo, desde el hecho de no botar papeles en la calle hasta no pisar los jardines. Necesitamos que ellos conozcan su entorno, no podemos cuidar, proteger o respetar algo que no conocemos”, sostiene la especialista.

Melissa y Luis participaron en un festival de comidas dentro de su salón. Ese día debían llevar un plato típico de una región del Perú. El jurado –formado por profesores de otros niveles- pasó a degustar cada platillo y le preguntó a los alumnos sobre la comida que eligieron. Luis no supo exponer su plato favorito y no ganó el concurso. Melissa, en cambio, explicó con ánimo por qué le gustaba esa comida y quedó en segundo lugar, aunque su platillo no era el mejor.

¿Qué pasó con Luis? ¿Hubo timidez, falta de confianza en sí mismo o empatía con el jurado? La psicóloga Tapia Elera sugiere que el contacto con otras personas –que no sean necesariamente la familia-, ayuda a construir su personalidad. “Al no haber interacción con el otro, un niño no puede formar su identidad ni sentirse parte de algo. El niño debe observar, escuchar y solo lo hará interactuando. Todo esto lo ayudará con su aprendizaje, su formación y a vencer sus temores”, sentencia.

La especialista recuerda que involucrarse en las actividades de los niños, motivar su creatividad, ayudarlos con sus tareas, darse un tiempo para jugar con ellos, salir al parque o leer cuentos no tiene por qué ser un trabajo adicional para los padres. Solo hay que poner en práctica la creatividad y organizar el tiempo. No esperemos resolver en terapia profesional aquello que se pudo solucionar con actividades de recreación al aire libre y jornadas de integración familiar.

✎ Escribe: Maríe Inés Ching

 

MIRA TAMBIÉN
¿Es posible tener paredes limpias con un niño pequeño en casa?
Celos entre hermanos: Consejos para evitar un conflicto en casa
¿Debes exponer la vida de tus hijos en las redes sociales?

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS