Mamá y Familia

La música ayuda a desarrollar la inteligencia de los bebés

Las canciones infantiles estimulan el desarrollo intelectual, sensorial, auditivo, psicomotor y del lenguaje de los chicos.

La música ayuda a desarrollar la inteligencia de los bebés

La estimulación musical logra que razonen mejor, resuelvan problemas, tengan más memoria, atención y concentración, afirman los expertos.

Martes 14 de agosto del 2018

Los padres primerizos a veces erramos al pensar que el silencio absoluto es nuestro aliado a la hora de hacer dormir al bebé. Nada más alejado de la realidad. Los especialistas recomiendan llenar de sonidos el descanso del niño, sonidos cadentes que los calmen y les brinden la placidez necesaria para alcanzar un sueño profundo. Allí radica la magia de la música y es solo una muestra de los múltiples aportes en el desarrollo de los chicos.

Cecilia Barreda, médico pediatra de la clínica San Pablo, explica que la reducción del estrés y la mejora del ánimo son dos beneficios inmediatos. Aparte del estímulo que produce en su desarrollo intelectual, sensorial, auditivo, psicomotor y del lenguaje. “Los niños expuestos a estímulos musicales mejoran su capacidad de memoria, de atención y concentración, porque las canciones de los niños generalmente vienen con rimas que ellos aprenden rápido y repiten. Tienen sonidos armónicos, con lo cual estás desarrollando el lenguaje”.

Flor Canelo, directora de la Escuela de Música Qantu y presidenta de la Asociación Suzuki del Perú, detalla que la música también permite el desarrollo afectivo del niño, porque es un vehículo de expresión, ya sea a través de un instrumento o del canto. Los niños se vuelven más sociables, porque la música es el lenguaje universal y permite que los pequeños interactúen con sus pares y con los adultos.

DESARROLLO COGNITIVO
La especialista asegura que la música dialoga muy bien con la educación, porque puede cohesionar los conocimientos que el niño adquiere en la primaria. Las melodías de fácil aprendizaje y alta retención permiten integrar contenidos de historia, geografía o matemática.

En su opinión, este arte además ayuda a formar valores, incentiva la creatividad, la perseverancia y le permite al niño desarrollar esa gran virtud llamada paciencia. “Así de fuerte es la influencia del aprendizaje del lenguaje musical”, asegura.

¿Y desde cuándo es aconsejable exponer al niño al contacto de la música? Mientras más temprano mejor. Incluso, desde que están en el vientre materno. “Es muy importante que las madres canten. Si no puede, que promuevan un quehacer musical en la casa, que el niño escuche buena música, que escuche belleza”, recalca Canelo.

Sobre el tipo de música recomendable, ambas coinciden en afirmar que la música clásica es fundamental. Más ahora que hay versiones de genios, como Mozart, Brahms y Vivaldi, adaptadas a ritmos amigables hasta para los bebés más pequeñitos.

¿Y qué dicen las mamás? Les preguntamos a diez mujeres, con niños entre 5 años y 8 años, sobre sus respectivas experiencias. Cinco de ellas afirmaron que sus primeros playlist de canciones de cuna estuvieron compuestos por clásicos, como los mencionados por las especialistas. 

Las otras cinco no recurrieron a la música clásica, pero se apoyaron en las canciones de cuna  no sólo para hacer dormir a sus pequeños, sino también para que vocalizaran sus primeras palabras, dieran sus primeros pasos de baile y se adaptaran a algunas rutinas, como la del baño y lavarse las manos. 

Al referirse a sus canciones preferidas, cuatro de las mamás consultadas respondieron que Estrellita dónde estás era el hit infantil del momento. Buen nivel de recordación también tuvo Un pericotito y Caracolito. Pero el set infaltable a la hora de dormir lo componen Los cochinitos ya están en la cama, Yo tenía 10 perritos, Para dormir a un elefante y Duérmase mi niño.

✎ Escribe: Silvia Mendoza

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS