Mamá y Familia

Vegetariano o carnívoro: ¿Cómo lograr un balance para tu hijo?

Estos consejos te ayudarán a elegir una dieta equilibrada según las necesidades nutricionales de los niños.

Vegetariano o carnívoro: ¿Cómo lograr un balance para tu hijo?

Recuerda que el aporte adecuado de proteínas es esencial durante el proceso de crecimiento de tu hijo.

Martes 09 de octubre del 2018

Tú eres vegetariana. Tu pareja, no. Pero ambos han aprendido a respetar la alimentación de cada uno desde que viven juntos. El inconveniente surge ahora que están proyectando tener una familia y florecen las dudas: ¿si quedas embarazada debes comer carne aunque no te guste?, ¿qué será mejor para tu bebé en formación y para ti?, ¿cómo deberán alimentar a su hijo conforme crezca?

Ante esa situación, lo primero siempre será la comunicación para encontrar el equilibrio. “Lo que deben lograr es ponerse de acuerdo en un punto intermedio para hacer cambios alimenticios y conseguir un régimen balanceado, basado en los requerimientos calóricos y protéicos de cada miembro de la familia. Y esto se logra con la asesoría de un profesional”, enfatiza la nutricionista Sandra Carreras.

Toma en cuenta que las dietas que no incluyen productos de origen animal de ningún tipo van a exigirte el consumo de suplementos multivitamínico-minerales o que elijas alimentos enriquecidos con vitaminas D y B12, calcio, zinc, hierro y ácidos grasos de cadena larga omega 3.

“La leche de las madres que siguen una dieta vegana estricta –es decir que no consumen ningún producto de origen animal- puede ser deficiente en vitamina B12. Por tanto, el bebé podría tener déficit y presentar bajo peso, apatía, inquietud, disminución de la actividad, regresión en las actividades motora, letargo e hipotonía (pérdida de fuerza muscular). Las mujeres ovolactovegetarianas –que consumen leche y huevos regularmente- carecen de este problema. Ellas solo tendrían que tomar un suplemento de hierro”, comenta Mewsette Pozo García, directora de MS Nutrition Corporativo

Los bebés hasta los seis meses reciben lactancia materna exclusiva. Luego empiezan la alimentación complementaria, que implica la introducción paulatina de alimentos sólidos. Primero algunos tubérculos, cereales, frutas, pollo o vísceras.

En esta etapa, el bebé no puede llevar una alimentación vegana, porque su dieta debe contener aportes de hierro, zinc, calcio y magnesio. De prescindir de estos elementos, el niño correría el riesgo de padecer anemia infantil, enfermedad común entre los 6 meses y 2 años de edad.

COMER PARA VIVIR MEJOR
Los padres, por tanto, deben acordar con anticipación cómo será la alimentación de su futuro hijo, lo que traerá como consecuencias cambios en su dinámica diaria. “En el caso de una familia con dietas diferentes, tanto mamá como papá deben coincidir en cómo se llevará la alimentación del niño, ser consecuentes con dicha decisión e intentar que todos en casa coman de manera similar -en lo posible-. De lo contrario, el niño podría confundirse y tener consecuencias negativas en su alimentación futura,” señala la nutricionista Melissa Paz

Lo importante es no caer en los extremos: una dieta vegetariana es muy beneficiosa a largo plazo. De hecho, no existe ningún alimento indispensable en la dieta del ser humano. Sin embargo, si un nutricionista te indica consumir ciertos alimentos para evitar deficiencias –sobre todo en caso de ser vegana durante el embarazo y la lactancia- deberás hacerlo. De este modo podrás evitar la desnutrición por falta de conocimiento.

Así que programen los menús de cada semana y vayan juntos a comprar los alimentos al mercado o supermercado: lograrán un mayor compromiso con los objetivos de cada miembro de la familia, una dieta más variada y mayores beneficios a su salud.

✎ Escribe: Marie Inés Ching

 

MIRA TAMBIÉN
Ideas para preparar los mejores sándwiches y postres en casa
¿Cómo congelar tus alimentos para alargarles la vida?
Cómo hacer un plato delicioso con la comida del día anterior
Niños en la cocina: ¿Por qué es un espacio de aprendizaje?

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS