Mamá y Hogar

Año escolar: 7 pasos para organizar un espacio de estudio

La elección del mobilario y del lugar debe atender a ciertos criterios. Establecer rutinas favorecerá el aprendizaje.

Año escolar: 7 pasos para organizar un espacio de estudio

De no tener tantos ambientes en casa, puedes hacer uso doble de las habitaciones para crear una zona de estudio. Solo delimítala bien.

Viernes 22 de febrero del 2019

El año escolar está a punto de comenzar y llegó el momento de acondicionar en casa un área de estudio para tu hijo que empieza primaria. O replantear la que armaste el semestre anterior si pasa a otro grado. En cualquier caso, crear un área para estimular su aprendizaje es un asunto importante que debes atender, para así ayudar a tu pequeño a alcanzar un mejor rendimiento en el colegio.

Más allá de la decoración, hay criterios básicos para preparar de manera adecuada su espacio de estudio. Estas pautas te servirán para crear un ambiente agradable, cómodo y acorde con sus necesidades académicas:

1. Elección del escritorio
“Debe tener un buen tamaño. Idealmente, de 80 cm de largo”, sugiere Georgette Cárdenas, diseñadora de interiores y gerente general de Movlet. Coloca una bandeja que le permita tener sus útiles de escritorio a la mano y un par de cajoneras, como máximo.

2. Ubicación del espacio
Catherine Alva, profesora de primaria, recomienda que el área de estudio no esté dentro del cuarto, porque puede haber elementos distractores. Tampoco en los pasadizos que tengan mucho tránsito. “Si no se tiene espacio en casa, se puede hacer doble uso de algunas habitaciones”, aconseja. Siempre y cuando sean zonas que no inviten al recreo, sino que favorezcan la concentración y estén bien delimitadas. 

3. Escoger una buena silla
Una buena postura es esencial para favorecer la concentración y evitar dolores de espalda o la aparición de lesiones lumbares a futuro. Por eso, antes de comprar los muebles, Cárdenas recomienda ir a probarlos a la misma tienda. “Si el niño se siente cómodo y le gusta, esa es la elegida”, señala la diseñadora de interiores.

4. Estanterías auxiliares
Opta por los estantes que no tengan puertas para que los niños pequeños puedan tener todo visible y al alcance de su mano. Otro punto: deben estar a su altura, de lo contrario se les dificultará acceder a sus materiales de trabajo. Para hacerlo más lúdico y versátil, se le puede colocar rueditas a las cajoneras o estantes pequeños.

5. Acabado de los muebles
La melamina es un material resistente, económico y de uso bastante frecuente en este tipo de espacios. Se puede limpiar fácilmente con un paño húmedo, cuando se mancha con plumones y témperas. Eso sí, la profesora Catherine Alva sugiere evitar los colores fuertes. Prefiere aquellos que transmitan calma y orden, como el blanco. Lo mismo para las paredes.

6. Iluminar el espacio.
Debe ser un área de la casa que cuente con una buena iluminación natural para aprovecharla al máximo durante el estudio diurno, porque favorece la lectura. Para las horas del día con poca luz, puedes comprar una lámpara de apoyo y usarla con un foco LED de luz blanca cálida para mantener una atmósfera visual cómoda. El escritorio no debe estar ubicado a contraluz, aconseja Cárdenas, ya que produce fatiga ocular.  

7. Alejarlos de la computadora
“Conviene situar la laptop o desktop en un espacio distinto, pero cercano. Una vez que el niño obtenga la información que requiere, debe regresar al área de estudio”, explica la docente Catherine Alva. De lo contrario, tener la computadora al lado puede convertirse en una tentación para tu hijo, que es preferible evitar.

✎ Escribe: Fiorella Iberico

 

MIRA TAMBIÉN
Exceso de juguetes: ¿Cómo ayudar a que tu hijos sean ordenados?
¿Bebé en camino? Aprende cómo adaptar la habitación del hermano mayor
10 consejos para mantener tu hogar fresco durante el verano
10 prácticas ecológicas para realizar en casa con tus hijos

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS