Mamá y Hogar

¿Bebé en camino? Aprende cómo adaptar la habitación del hermano mayor

Que la llegada de un nuevo integrante a la familia no se complique por la falta de espacio en nuestro hogar.

¿Bebé en camino? Aprende cómo adaptar la habitación del hermano mayor

Analiza si el espacio de la habitación te permite instalar dos camas. De lo contrario, una buena alternativa son los camarotes.

Jueves 30 de agosto del 2018

Los exámenes confirman las sospechas. Un nuevo bebé viene en camino, pero tu casa solo tiene dos habitaciones: la principal y la que hasta ahora estaba destinada al único pequeño de la casa. Sin más espacio para construir una nueva habitación y sin la posibilidad de mudarte a una propiedad más grande, ¿cómo afrontar el proceso que implica recibir a un nuevo integrante de la familia?, ¿de qué manera empezar?

Olenka Marquina, arquitecta y fundadora de D&D Cowork & Shop, considera que lo primero y fundamental es evaluar las medidas del espacio. Ello nos permitirá confirmar si podemos acondicionar o no el dormitorio del hermano mayor. 

“Para introducir dos camas en el dormitorio -y hablo de camas porque el hermanito crecerá y necesitará de una- la medida mínima en alguno de los lados debe ser de entre 2,90 y 3 metros si consideramos camas de una plaza y media. Si optamos por camas de una plaza, la medida será de entre 2.6 y 2.7 metros", asegura.

En caso de que no cuentes con las medidas recomendadas, la experta sugiere trabajar echando mano de las alturas. Así resultará más sencillo diferenciar los estilos de los hermanos. Utilizar un camarote permitirá que el hermano mayor tenga su espacio en la parte alta, mientras que en la parte baja se podrá colocar la cuna y, tiempo después, una cama.

“Existen diversas formas de resolver los dormitorios para dos. Lo más importante es tomar una buena decisión en cuanto a la distribución, porque de ahí parte todo el proyecto. Una manera eficaz de lograrlo es trabajar con las alturas o con camas lineales, porque permiten tener espacios independientes sin tener que separarlos con una pared”, señala.

SU PROPIO ESPACIO
Elke Fleischman, psicóloga y piscoterapeuta de SANNA Clínica San Borja, asegura que la organización es otro punto que debemos considerar como como parte del proceso de acondicionamiento. ¿Por qué razón? La especialista afirma que es vital que tu hijo o hija mayor tenga su espacio ordenado y que sepa dónde van a estar sus cosas en esta nueva etapa.

“Es importante designar una pared del cuarto para ellos y si es la que está junto a su cama, mejor. Es recomendable que esa pared tenga algún tipo de decoración, algo sencillo pero agradable y que sea divertido. Si ya tiene edad de escoger el personaje o el tema de su agrado, denle la oportunidad de hacerlo, y háganle notar que esa es su pared especial”, anota.

Hay que tomar en cuenta que el diseño y decoración de la habitación son intercambiables con el tiempo. De ahí que Olenka Marquina sugiere escoger elementos neutrales como base, por ejemplo muebles blancos o de madera, y poner acentos de color para darle contrastes de acuerdo con la edad.

LA CONVIVENCIA

La llegada de un nuevo bebé supone un cambio de dinámica para el hermano mayor. Por ello, la piscóloga y piscoterapeuta Elke Fleischman sostiene que para evitar futuros conflictos y propiciar una buena convivencia es necesario que tu hijo se haga la idea desde el principio de tu embarazo de que recibirá en su cuarto al nuevo miembro de la familia.

La estrategia dependerá de la edad del niño. Pero el cariño, la comunicación natural y asertiva serán las mejores herramientas. "Hacer que nuestro hijo mayor entienda que nadie le quita sitio a nadie en el corazón de mamá y de papá, resultará fundamental para crear una convivencia armónica entre los hermanos", comenta la especialista. 

Ya cuando los niños empiecen a crecer, lo más recomendable es que cada uno tenga sus actividades individuales según sus propios intereses, habilidades y talentos. De esta manera, Fleischman asegura que cada quien tendrá su propio espacio fuera de la casa y, al llegar al hogar, tendrán la posibilidad de compartir sus experiencias.

“El secreto está en darnos cuenta como pareja que la llegada de un nuevo miembro es un hito en la vida familiar que trae cambios de muchos tipos: cambia la dinámica del grupo y modifica nuestra rutina diaria por los cuidados especiales que requiere un recién nacido. Por eso, es necesario enseñarles a nuestros niños cómo adaptarnos a los cambios y eso empieza por nosotros como padres”, apunta.

✎ Escribe: Silvia Mendoza

 

MIRA TAMBIÉN
Elige el cuento ideal para tu hijo, según su edad
¿Cómo hacer de nuestra casa un lugar más seguro para los niños?
Redecora el cuarto de tu hijo de acuerdo a sus necesidades

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS