Mamá y Mujer

Ansiedad: 5 terapias alternativas para sentirte mejor

Ese estado de angustia está tratando de decirte algo. Conoce estos tratamientos.

Ansiedad: 5 terapias alternativas para sentirte mejor

Recuerda que en ti se encuentra al mejor terapeuta para enfrentar la ansiedad que te aqueja.

Miércoles 07 de noviembre del 2018

Casi 300 millones de personas en el mundo padecen trastorno de ansiedad al año, según un informe global de salud mental de la Universidad de Cambridge (Inglaterra). De acuerdo con esta investigación, las mujeres tienen doble riesgo de experimentar ansiedad, comparado con los hombres. No, no estás sola.

En su libro "Gracias, asiedad. Cómo transformé los ataques de pánico y ansiedad en libertad", la psicóloga mexicana Faviola Cuevas señala que este estado es la consecuencia de vivir con mucho estrés no canalizado, acumulado y reprimido en el transcurso de la vida.

“Cuando aparece, lo hace para darte el aviso desde tu cuerpo y tu interior, de que necesitas hacer un alto y generar algún cambio para sentirte mejor”, señala en la publicación. Ver a la ansiedad como una aliada puede ser difícil de entender, pero parece ser el primer paso para curarla o reconciliarte con ella.

“Es por eso que yo entiendo a la ansiedad como una amiga, pues me hace ver lo que no me he dado cuenta o querido negar por un tiempo, para que pueda transformarlo, evolucionar y retomar el camino que me lleva a mi plenitud personal”, añade.

La ansiedad constante que sentimos puede tener una explicación. “Le ponemos una expectativa a todo: a una pareja, un amigo, una relación, un negocio, a la misma sociedad. Esa combinación de invertir pensamiento, energía y emoción en algo que está fuera de nuestro control no contribuye a que sanemos”, agrega Sofía Barrios, instructora de yoga

TERAPIAS ALTERNATIVAS
La mejor terapeuta para controlar la ansiedad eres tú. La voluntad será primordial antes de iniciar cualquier tratamiento.

1. Centro de flotación: Esta terapia acuática consiste en ingresar en una cámara de aislamiento sensorial llena de agua a temperatura del cuerpo y sal de epsom, un compuesto de magnesio que permite que una persona pueda flotar en la superficie sin esfuerzo. Cuando la puerta de cabina se cierra herméticamente, la persona se encontrará en un ambiente libre de sonido y de luz con el cuerpo descansando sin gravedad y alejado de todo estímulo externo.

2. Reiki: Es una terapia japonesa de imposición de manos que busca retornar el balance al cuerpo y fortalecer el sistema de autosanación. Algunos profesionales de la salud especializados en medicina complementaria y alternativa creen que una fuerza de energía invisible fluye a través del cuerpo y que cuando está obstruido o desequilibrado puede aparecer una enfermedad.

Las diferentes tradiciones llaman a esta energía con nombres diferentes: chi, prana y fuerza vital. El objetivo de terapias energéticas como el reiki es desbloquearla o volver a equilibrarla.

3. Aromaterapia: Las Flores de Bach son un conjunto de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, una de ellas es la ansiedad. Su nombre se debe a que fueron descubiertas por Edward Bach, investigador, además de médico y homeópata. El tipo de aceite, dosis y frecuencia se determina de acuerdo a las características de cada persona. 

4. Yoga: El yoga es una práctica saludable que puede contribuir de manera holística a lograr un equilibrio entre la mente y el cuerpo. El hatha yoga, la base de todos los estilos, es el más recomendado para principiantes. Solo necesitas un mat o alfombra, 5 minutos por la mañana y algunas posturas base para empezar.

5. Técnicas de respiración: Para aprender a respirar bien, primero es necesario buscar un lugar cómodo. Hay muchas técnicas pero la básica consiste en estar sentado, colocar tu mano derecha sobre tu pecho y la izquierda en tu estómago, con el fin de asegurarte de que llevas el aire a las zonas apropiadas. Este ejercicio puede ir acompañado de minutos de meditación.

Cuando inspires, intenta visualizar cómo tu abdomen se infla y se llena de aire. Hazlo por la nariz durante cuatro segundos. Luego, expulsa el aire despacio a través de tu boca, como si estuvieras soplando una vela. Siente cómo tu abdomen se desinfla, como si fuera un globo. Repite este proceso en 10 oportunidades, varias veces al día.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

 

MIRA TAMBIÉN
¿Cómo ser una mujer optimista? Pautas para transformar tu mente
Consejos para aprender a instaurar armonía en tu vida
Guía para afrontar sin miedo las primeras salidas de tus hijos
Cuando la menopausia llama a tu puerta antes de tiempo

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS