Mamá y Mujer

Atención padres: ¿Cómo saber si estás criando hijos felices?

Validar sus emociones y apoyarlo cuando se equivoque es un ejercicio que debes practicar a diario.

Atención padres: ¿Cómo saber si estás criando hijos felices?

Existen tipos de terapias para niños, donde participan los padres y ven el vínculo que tienen con su hijo.

Viernes 23 de noviembre del 2018

Los padres se preocupan demasiado porque a sus hijos no les falte nada. Alimento, ropa, controles médicos, talleres. Pero a veces se olvidan de lo más importante: preguntarse si su pequeño es feliz. ¿Cómo saberlo? Expertas dan útiles herramientas para identificar ese estado de bienestar.

PAUTAS BÁSICAS
¿Qué necesita un niño para ser feliz? Vivian Lanzázuri, psicóloga y directora de Arcade Desarrollando Talentos, indica que este requiere sentirse parte de la familia y saber que es aceptado y amado de manera incondicional, sin importar sus logros o comportamiento.

“El niño debe entender que los errores que comete son parte de su aprendizaje y que no será juzgado o rechazado, sino estimulado a asumir nuevos retos, aunque no tenga el resultado esperado”, destaca.  

ROL DE LOS PADRES
Acompañar al hijo en ese proceso de sentir puede ser muy difícil para algunos padres, que cuando niños, no aprendieron a reconocer las suyas, ya sea por una falta de figura materna o paterna sólida, de soporte psicológico o de métodos de crianza específicos.

Así lo explica Linda Muller, psicóloga y psicoterapeuta, quien apunta que los padres suelen caer en otro clásico error: “Veo a papás que tienen otras expectativas con sus hijos. Que sus pequeños no sean deportistas o muy sociables no quiere decir que no sean felices. Otro grave error es compararlos con sus hermanos”, advierte. Asumir que cada hijo es distinto y en la diferencia está la riqueza es el mejor punto de inicio.

SEÑALES DE ALARMA
Muller afirma que la felicidad es un término muy amplio y abstracto. Al final, son momentos en la vida. Lo importante es entender que para estar bien, a veces uno tiene que estar mal. Le pasa a los adultos y también le sucede a los niños. Sin embargo, hay que estar pendientes cuando el niño se aísla o prefiere quedarse en casa en vez de salir a jugar al parque.

¿Qué hacer si no tengo un niño feliz? Así como cuando tu hijo está con fiebre, te preocupas y le pides ayuda a un médico, debes hacer lo mismo con sus emociones. “Acudir a terapia no es sinónimo de que hemos fallado como padres, sino que tenemos el recurso de consultar con profesionales, hoy más que ayer”, acota.

TERAPIA PSICOLÓGICA
No hay que esperar a que el niño esté mal para consultar a un especialista. Las terapias para menores de edad tienen una dinámica muy amigable y la ventaja es que dan frutos rápido, a diferencia de la etapa adulta. 

Landázuri indica que un niño que va a terapia no necesariamente tiene un trastorno, sino que puede acudir para desarrollar su potencial y optimizar sus habilidades, pues lo que se busca es justamente incrementar sus recursos para enfrentar situaciones de vida.

En la sesión con el niño se utiliza el juego como recurso fundamental de intervención, se incluyen conversaciones con temas que le interesan. “La finalidad es cerrar la sesión con algún aprendizaje o se propone alguna tarea, reto, experimento para casa, que permita consolidar lo realizado en terapia”, agrega.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

 

MIRA TAMBIÉN
Mamá canguro: ¿Cuáles son los beneficios de portear a tu bebé?
Consejos para ayudar a tu hijo a salvar el año escolar
Niños en la cocina: ¿Por qué es un espacio de aprendizaje?
Nueva familia: ¿Cómo integrar a tus hijos y los de tu pareja?

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS