Mamá y Mujer

Igualdad de género: ¿Cómo empoderar a tu hija desde pequeña?

La igualdad de oportunidades es crucial para su desarrollo. Ayúdala a quebrar los estereotipos y defender sus derechos.

Igualdad de género: ¿Cómo empoderar a tu hija desde pequeña?

Es importante concientizar a las niñas sobre sus derechos desde la infancia temprana, y de manera progresiva.

Viernes 08 de marzo del 2019

Nia tiene 8 años y, aunque hay temas vinculados a sus derechos que experimenta de manera progresiva, también tiene algunas certezas: sabe, por ejemplo, que no hay ninguna diferencia si quiere entrar a un equipo de fútbol o decide convertirse en una programadora de videojuegos, y entiende qué es el contacto consentido. A veces, le gusta jugar a ser Lady Gaga y otras, su propia versión masculina: Nio. Pero, sobre todo, comprende qué es pasar un límite y a quién debe recurrir si se siente en peligro.

Esa consciencia —atípica, todavía, para muchas niñas de su edad— se ha ido construyendo desde la primera infancia. Al inicio, con la guía de su mamá, Pierina Ravizza, y su abuela. Y, luego, con el acompañamiento de sus profesores, en el colegio. Pero la tarea no termina allí: “El verdadero reto —explica su mamá— está en el mundo real y en los momentos cotidianos”.

No obstante, su acercamiento temprano a estas nociones resulta alentador. Pues, como explica la Sociedad para la Neurociencia del Perú, los primeros años son vitales para educar a los niños en valores de igualdad y respeto.

¿CADA VEZ MÁS IGUALES?
La equidad de oportunidades nunca estuvo más presente en el debate público y, desde algunos sectores, ya comienzan a hablar de una disminución en la brecha de género. Sin embargo, en nuestro país las estadísticas no resultan tan alentadoras, con un 65.4% de las mujeres que ha sufrido violencia física, sexual o psicológica de parte de su esposo o compañero, según la “Encuesta Demográfica y de Salud Familiar. 2017”, del Instituto Nacional de Estadística e Informática; y un promedio de cuatro niñas menores de 15 años que dan a luz al día, según estimaciones del mismo organismo.

A esos temas hay que sumar las dificultades que enfrentan las mujeres para conseguir empleo formal, la baja representación política, los problemas de acceso a la justicia y la falta de un enfoque de género —un tema sobre el que el Poder Judicial se pronunciará hoy— en el currículo nacional, entre muchos otros. “Además, hay que tener en cuenta que las realidades de las áreas urbanas no son las mismas que en las zonas andinas y amazónicas, donde también entran en juego el acceso geográfico, lingüístico y cultural”, explica Liz Ivett Meléndez López, directora ejecutiva del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán.

Por eso, los desafíos involucran a diversos sectores, como el gubernamental, educativo, social y familiar. “Es un trabajo conjunto, porque los niños no nacen con prejuicios o ideas machistas —dice la también socióloga y magister en Igualdad de Género—. Eso es algo que se va construyendo y reafirmando a lo largo de los años, con mensajes que tienen origen en el hogar y en la escuela”.

LA EQUIDAD EMPIEZA EN CASA
¿Cómo educar a nuestras hijas en la igualdad? Lo esencial, cuenta la jefa de Género y Equipo Técnico Nacional de Plan Internacional Perú, es que tengan un desarrollo pleno y respetuoso; donde gocen de todos sus derechos. Lograr eso implica un trabajo que comienza desde los 2 o 3 años, cuando empiezan a tomar conciencia de su entorno. “Lo inicial es que aprendan a valorarse, y educarlas en el entendimiento: que sepan que van a tener el pelo diferente al de otras niñas y niños, otro color de piel o diferentes habilidades; y eso no implica algo negativo”, indica Ada Mejía Navarrete.

Otros aspectos importantes son, a la vez, los ejemplos de comportamiento y las formas de relacionarse entre los diferentes miembros de la familia. Y, especialmente, el cuestionamiento de esos estereotipos —conocidos como roles de género— que las encasillan en ciertas actividades o formas de expresarse. “Es necesario replantear esas ideas que indican, por ejemplo, que los niños juegan con carritos y las niñas con muñecas, o que deben vestirse con determinados colores; porque son cosas que fomentan situaciones de disvalor”, señala la especialista.

La tarea recibe un fuerte impacto de las instituciones educativas, el entorno e incluso los productos culturales. Pero empieza por casa y requiere la participación de toda la familia. Tal como ocurre en el caso de Nia.

✎ Escribe: Gloria Ziegler

 

MIRA TAMBIÉN
5 claves para entender el perfil actual de la mujer peruana
¿Cómo reinventar la maternidad en función a tu esencia?
Mamás emprendedoras: Guía para poder iniciar tu propio negocio
Comunicación asertiva: Consejos para aplicarla en el trabajo

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS