Mamá y Mujer

Mamás primerizas: ¿Por qué es bueno estar en un grupo de apoyo?

Estas redes ayudan a enfrentar los temores que surgen con la maternidad, y enseñan a las mamás a reconocerse como tal.

Mamás primerizas: ¿Por qué es bueno estar en un grupo de apoyo?

En estos grupos se comparten experiencias que resultan liberadoras en mujeres que experimentan una maternidad solitaria.

Miércoles 26 de septiembre del 2018

“Por más que hayas recibido mil consejos antes de dar a luz, una vez que tienes a la criatura en los brazos, te asalta la incertidumbre”. Así resume Mónica Cépeda su primera experiencia como mamá. “Ya nada es teoría o ‘lo que yo haría’, ahora es una realidad y simplemente te sientes desbordada”, recuerda.

Por esa razón, la comunicadora multimedia no dudó en crear -junto a otras tres mamás- la página de Facebook “Mamá culpable”, pues entendió que sentirse apoyada en los momentos de incertidumbre que se generan tras la llegada de tu primer bebé, es más que fundamental.

“Puedes respirar hondo y obedecer a tus instintos, pero es bueno tener cerca a alguien que haya pasado lo mismo que tú para sentirte más segura. Aunque a veces muchas voces confunden, hay que escuchar aquellas con las que más te identificas”, asegura la también gerente general de La Esquina.

En ese sentido, los grupos de apoyo se convierten en una excelente opción para encontrar respuestas al sinnúmero de preguntas que rondan por tu cabeza después de convertirte en mamá.

Y no parece equivocarse. Según la psicóloga perinatal Sara Jort, la necesidad de apoyo (psicológico, familiar y social) se siente casi inmediatamente después del nacimiento de nuestros bebés.  

“Existen muchos tipos de apoyo. El apoyo mutuo es uno de ellos y es proporcionado por otra madre que está pasando o ha pasado por lo mismo. Es un grupo en el que existe un relato común, en este caso la maternidad. Todas comparten experiencias similares y por eso difiere de lo que puedes compartir con tu pareja, con un papá o con una profesional. La potencia del grupo de apoyo mutuo está en los beneficios que proporciona estar en la vivencia compartida”, afirma la experta española.

¿CÓMO HACERLO?
Nathalie Otárola, comunicadora y creadora de la web “Soy mamá y no me compadezcas”, está convencida de la relevancia de los grupos de apoyo en una etapa tan sensible y vulnerable como la maternidad.

“La maternidad puede ser muy solitaria a veces. Yo lo sentí así con mi primer hijo, si bien tenía a mi hermana, a mi mamá y a mi esposo para conversar sobre el tema, no tenía muchas mamás amigas. La maternidad puede ser muy agobiante, como primeriza te autoexiges el doble de lo que a veces podemos dar. Yo abrí mi blog a manera de catarsis y gracias a eso, conocí mujeres maravillosas que pasaban por lo mismo, entonces me sentí acompañada”, sostiene.

No existe un manual para la creación de los círculos de apoyo. Sin embargo, Nathalie Otárola considera que deberían estar encabezados por la familia, las amigas, las mamás del nido o del colegio y hasta por los grupos de maternidad. “Todo sirve, porque cada uno tiene beneficios para nosotras y nos ayudan con información, datos, apoyo mutuo y planes en conjunto”, añade. 

Mónica Cépeda, por su parte, recomienda empezar los círculos de apoyo con quienes te sientas identificada. “No hay lugar específico. Basta que sientan lo mismo que tú y que no juzguen” afirma convencida de que el estereotipo de madre perfecta que impone la sociedad y la publicidad, hace que muchas madres oculten sentimientos como hartazgo, estrés y cansancio. 

“Reprimimos sentimientos normales por el miedo a parecer malas madres y no sabes lo feliz que nos sentimos cuando encontramos que otras tuvieron esos pensamientos y sentimientos políticamente incorrectos. Es un gran alivio. Las madres peruanas necesitan espacios en los que se les reconozca como auténticas e imperfectas, que se les escuche y se les comprenda. No que se les pida ser súper mamás, porque eso no existe. Los grupos de apoyo son importantes, la sororidad es fundamental para avanzar en medio de los obstáculos”, asegura.

La ayuda más importante que ofrecen los círculos de apoyo radica en el hecho de compartir experiencias con personas que están en la misma situación, lo que resulta “tremendamente sanador”, según Sara Jort. La psicóloga perinatal asegura que lo primordial es que la red de apoyo se realice desde el “empoderamiento” para darle un enfoque proactivo, positivo y preventivo.

REQUISITOS
La psicoterapeuta Gestalt y psicóloga perinatal, Sara Jort, considera que los círculos de apoyo deben cumplir los siguientes requisitos:
✔ Crear un ambiente de contención y seguridad para la madre.
✔ Prohibiciones para emitir juicios y opiniones sobre las experiencias y decisiones de las compañeras integrantes.
✔ Metodología participativa y horizontal, aunque puede haber algunas moderadoras, no puede existir una figura profesional.
✔ No sustituye en ningún caso el grupo de psicoterapia o la psicoterapia, porque son tipos de ayudas diferentes y no excluyentes.

✎ Escribe: Silvia Mendoza

 

MIRA TAMBIÉN
[VIDEO] Silvia Cárdenas: mamá runner que apoya a los invidentes
[VIDEO] Silvana Pastorelli: una madre apasionada por el surf
Consejos para aprender a instaurar armonía en tu vida
¿Cómo ser una mujer optimista? Pautas para transformar tu mente

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS