Mamá y Mujer

¿Tienes rosácea? 7 pecados capitales que no puedes cometer

Esta inflamación de la piel no tiene cura, pero se puede controlar si, por ejemplo, evitas exponerte a cambios bruscos de temperatura.

La rosácea se presenta, generalmente, en la zona de la nariz y mejillas. En la siguiente galería encontrarás siete acciones que deberías evitar si padeces esta condición crónica en la piel.

Jueves 24 de mayo del 2018

¿Tienes las mejillas sonrojadas todo el tiempo? Es posible que sufras de rosácea. Esta es una afección autoinmune de la piel que enrojece la piel, generalmente del rostro, y genera pústulas tipo acné en áreas como la nariz. Aunque no se sabe exactamente qué la origina, sí es posible hablar de factores que la desencadenan: el estrés o la genética.

“Todos podemos tener rosácea. Pieles blancas y morenas indistintamente. Pero no todos los casos son severos. Lo más importante es evitar la exposición al sol sin protección solar. Luego, el tratamiento integral es de medicamentos recetados vía oral, e incluso, se hace uso del láser para mejorar y reducir los efectos negativos”, precisa Lizandro Obregón, dermatólogo de la Clínica Augusto Cáceres.

En tanto, la dermatóloga Verónica Vilcahuamán indica que la rosácea suele aparecer entre los 18 y 30 años y no solo afecta la piel, sino también a los ojos (se le conoce como rosácea ocular, mal que se deriva al oftalmólogo). Por ello, es importante un diagnóstico temprano para tener esta afección bajo control.

Para lograr eso, ambos especialistas inciden en que lo mejor es evitar realizar ciertas actividades. Las hemos denominado los 7 pecados capitales de la rosácea que encontrarás en la galería.

DATO: El ritual de belleza para una persona con rosácea debe ser muy simple. Al despertar y antes de dormir, lava tu rostro con agua y algún jabón medicado (sin detergente). Finalmente, antes de salir de casa, aplica bloqueador con factor de protección 50+.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS